Colors: Blue Color

Por: Juan López
DPD, Pedagogo
05 de julio 2020

No se puede luchar por la vida del pueblo Hondureño y mantener al mismo tiempo al ídolo dinero en funcionamiento empresarial en plena pandemia. Ahora son médicos quienes están poniendo las cosas en su lugar. La sociedad está acostumbrada a aplaudir, vitorear y hasta besar a los grandes líderes que discursan sobre aquello que el pueblo necesita, hombres o mujeres que levantan la esperanza en un mundo de justicia y de verdad aunque no llegue a realizarse, casi siempre personas que no pertenecen al mundo de los excluidos y hambrientos, sino a elites que saben jugar y manosear la subjetividad de la población. En estos tiempos de pandemia, de crisis global y derrumbe de toda esperanza anclada en personas e instituciones, cuando todo se encuentra en la cuerda floja, la palabra del medido es una palabra de Dios. Estamos en la metamorfosis de la resignificacion del ser humano, la humanidad, el mundo, la vida.  

Víctor Manuel Ramos

Muy preocupante resulta el silencio de quien ostenta, ilegalmente, la presidencia de la República en torno a los escándalos de corrupción que han salido a la luz pública, con motivo de la pandemia que tiene al pueblo hondureño en la zozobra y llena de pánico. Esto, a pesar de sus constantes comparecencias en las Cadenas radiales, que no dejan de ser un abuso, pues en ellas se dedica a hacer el papel de médico y no de conductor de un país.

Al parecer, (aun en tiempo de crisis nacional) el trabajo más arduo que realizan algunas|os diputadas/os, es la de fungir cómo "community mánager" del partido político con el que militan. Se esmeran mucho en andar revisando detenidamente ciertos perfiles en las redes sociales, y dar seguimiento a aquellas publicaciones, que son contrarias a los intereses de altos funcionarios, o simplemente afectan negativamente la imagen política de los mismos.

 

Por: Víctor Ramos

El día jueves, 25 de junio, en plena pandemia, entra en vigencia el nuevo Código Penal. Este nuevo instrumento legislativo, una vez que fue del conocimiento de la ciudadanía hondureña, despertó una ola de oposición y rechazo, sentimiento que se hizo evidente a través de múltiples medios, sobre todos en los canales sociales masivos.

Por: Rodolfo Cortés Calderón

Como lo dijo el ilustre pensador Rafael Heliodoro Valle: “la historia de Honduras se puede escribir en una lágrima”, esto en referencia a la mentalidad esclavista y colonialista que aún pervive en el pensamiento y sentimiento hondureños; a lo que se suma la cómplice politiquería barata de los modernos mesías y la salvaje explotación del capitalismo imperialista y sus lacayos catrachos.

Por: Naama Avila*

Antes, nuestras abuelas tenían el privilegio de poder conocer y disfrutar varias de sus generaciones. Y a su larga edad, todavía contaban con la fuerza de caminar en las calles del pueblo, ir a la playa, reunirse con sus viejas amistades y hasta iban a fedujear (Fedu es un baile tradicional garífuna, ejecutado por mujeres, cuyas canciones contienen elementos tópicos expresivos de sentimientos femeninos, hacia las situaciones que las mujeres viven en sus comunidades). Un ejemplo de los mensajes que se utiliza es: "Un hombre, qué comete un delito, algún día por los buitres en círculos elevados, encontraremos su cuerpo."