viernes, julio 19, 2024
InicioNoticiasInvestigacionesNuestra historia ha sido difícil, pero soñamos en una historia maravillosa

Nuestra historia ha sido difícil, pero soñamos en una historia maravillosa

Gualaco, Olancho (C-Libre).- Los hijos del pueblo originario Nahua han visto con el pasar de los años el olvido de la gente en las áreas rurales y sueñan con recuperar la lengua y su territorio,  así lo sostiene María Teresa Torres, directiva de la Organización del Pueblo Indígena Nahua de Honduras (OPINAH). 

Una breve pausa en la participación de Teresa da paso a un incesante cacareo de las gallinas que llenó el lugar de un ambiente campestre de singular belleza de Gualaco, una comunidad que suele traducirse como «En las buenas tierras»​ o “Tierra Entre Ríos”, situada a 239 km al nororiente de la capital hondureña.

“Tenemos desafíos en razón a las problemáticas existentes, por eso también soñamos en grande; dentro de estos desafíos tenemos, mejorar el sistema educativo en beneficio de nuestro pueblo que quiere recuperar su lengua originaria y por otro lado, también tenemos la tarea de la defensa de nuestro territorio y nuestra tierra soñamos con un día en que podamos decir vamos mejorando, sabemos que nuestra historia ha sido difícil, pero soñamos en una historia maravillosa para un futuro”, asevera Torres.

Primordialmente necesitan ser escuchados por las máximas autoridades del gobierno, pues hasta el momento los mandos intermedios que les han atendido en Casa Presidencial sólo han engavetado la lista de necesidades y propuestas que el pueblo Nahua junto a otras organizaciones campesinas considera como pilares para llevar cabo una verdadera Reforma Agraria en el país, subrayan.

Los lideres nahua se esfuerzas por conseguir que les reciba en Casa de Gobierno, la presidenta Xiomara Castro

Gualaco tiene una extensión territorial aproximada de 2,363 km², está conformado por 12 aldeas y 213 caseríos y desde este sector del país, la población Nahua enfrenta una serie de desafíos que desvanecen los sueños de volver a ser el granero de Centroamérica.

Darvin Ulloa, vicepresidente de la organización, también forma parte de esta experiencia de diálogo con pueblos originarios, el Comité por la Libre Expresión (C-Libre) con el auspicio la Unión Europea a través del proyecto Proderechos- Honduras. Y quien, notamos que mantiene un dialogo visual con María, que fomentan un dialogo enriquecedor, al tener la opinión de los líderes de la comunidad, sin embargo resulta que la experiencia del histórico abandono gubernamental les permite hablar con mucha propiedad, pues lo que se tiene a la vista no se necesita anteojos.

En su intervención, Ulloa expresa que lo que ahorita les preocupa bastante es la parte del territorio, la tierra. Señala Darvin que al momento “les pretenden despojar de unas 20 mil hectáreas a nivel de los tres municipios en que hay asentamientos humanos de este pueblo originario como ser: Gualaco, Guata y Jano”.

Estas tierras han pertenecido al pueblo Nahua “por años y tenemos los títulos ancentrales y ahora han salido dueños con títulos supletorios a nombre de empresas madereras que tienen la intención de apoderarse de nuestros territorios, tratando de desalojar más de 3 mil familias que tienen muchos años de vivir en esa tierra”, expresa Darvin, mientras María asiente con su cabeza afirmando las declaraciones de su compañero de lucha en la defensa de los bienes del pueblo Nahua.- Es así como sale a la luz el conflicto territorial y como desde el Instituto de la Propiedad se constituyó en una institución que en lugar de brindar seguridad jurídica, se convirtió en los últimos años en una institución que sirvió para despojar de la tierra a los pueblos originarios al registrar títulos de propiedad de origen de dudosa procedencia legal.

Sanear todo este asunto es uno de nuestros principales retos, una situación que ya es del conocimiento de las autoridades de quienes hoy nos gobiernan “por eso, ahorita exigimos con mucho respeto, que por favor nos resuelvan”, acotó Darvin.

La defensa de la tierra es un reto que heredan las futuras generaciones del pueblo Nahua.

En esta misma línea temática, trasciende que algunos sectores territoriales han sido cerrados con cadenas e instalado guardia de seguridad, en estos casos los habitantes de los sectores tienen que contar con la autorización para trasladarse de un lugar a otro, la situación se agudiza cuando surge una emergencia sanitaria por la noche, el temor a ser agredidos por los guardias de seguridad, impide que se pueda auxiliar a la persona que necesita atención médica.

Su territorio ha sido fraccionado, limitando el derecho a la libre locomoción, lo cual para los pueblos originarios del Departamento de Olancho, no es algo nuevo que han vivido, ya que desde tiempos de la colonia, han sufrido el despojo y exterminio por parte de los grupos de poder que a base de armas los han ido desplazando.

El hecho que el pueblo Nahua, se caracteriza por su alta espiritualidad y se puede ver que en su mayoría tiene una fuerte formación religiosa, basado en el temor a Dios, la presencia y acompañamiento de algunos líderes religiosos ha permitido que la situación no pase a más; sino que esperan una salida pacífica a esta problemática con la oportuna intervención de las autoridades de gobierno. “imagínese usted, hombres armados en la carretera con una cadena donde hay que pedir permiso para poder entrar y para poder salir cuando son territorios ancestrales que las personas han vivido ahí por años de herencias de sus abuelos, sus padres y vivir ahora en esta situación es muy difícil” sostienen Darvin y María.

Otro de los aspectos que inquieta la tranquilidad del pueblo Nahua es la crisis del sistema de salud público, la cual ha sido producto de malas decisiones y actos de corrupción de gobiernos a lo largo de los últimos años y de lo cual el pueblo Nahua, no es la exención pues en el caso de esta población originaria tiene que recurrir frecuentemente a la madre tierra para recuperar, en algunos casos, cierta mejoría de su salud. “no tenemos la atención que realmente nosotros necesitamos y nos toca, pues acudir a nuestros remedios naturales como pueblos, pues en los centros de salud se carece de muchas cosas para atender una simple gripe o una tos”, sostiene Elsy Lizbeth Torres, Coordinadora de la Mujer del pueblo Nahua, quien se queda a cierta distancia del resto de personas que participan en el diálogo, pues ella está afectada de su salud, de ahí que prefirió retirarse del lugar para evitar los excesos de tos que le provoca el estar hablando continuamente.

Se podría decir que la falta o ausencia del sistema de Salud pública en el territorio Nahua, ha tenido un efecto positivo en el pueblo Nahua y es la recuperación de la medicina natural, para tratar las enfermedades, sin embargo esto no debe ser visto como una razón para que siga persistiendo la ausencia de un sistema de salud de calidad.

Ya en los últimos minutos de este espacio cívico para el fortalecimiento de la libre expresión, promovido por C-Libre con la participación de la Unión Europea a través de Proderechos Honduras, nuestros entrevistados subrayan la necesidad que las autoridades puedan intervenir para resolver estas problemáticas, “pues como pueblo creyente en un Dios y porque creemos en la justicia y sabemos que tomar acciones por nuestras manos no es lo más conveniente, tenemos la esperanza que la presidenta pueda mediar en la situación, pues como población originarios tenemos más de 200 años de estar asentados en nuestras comunidad y es injusto que algunos de nuestros paisanos estén acusados como usurpadores de la tierra, cuando tenemos los títulos ancestrales de la tierra”, concluye Darvin.

El pueblo Nahua sueña con tener sus tierras ancestrales libres y poder sembrar el alimento de sus pobladores

Se debe de detener la expansión de la agricultura tradicional, así como la ganadería, que provoca los desplazamientos y conflictos, asi como la destrucción de la flora y fauna, sin olvidar los problemas de seguridad que sufren, por parte de bandas criminales que operan o circulan por su territorio.

Por su parte, María Torres como mujer hace un llamado a la presidente Xiomara Castro, “como mujer y originaria de estas tierras olanchanas le solicitamos pueda recibirnos para tratar estos temas de interés para la gente de aquí, salud, educación, tenencia de la tierra son aspectos importantes en esta comunidades que en tiempo de política son visitadas, pero luego de las elecciones quedan en el olvido, marginados y ya no podemos seguir así, su discurso de campaña política era en favor de los pueblos indígenas y ahora no hemos visto mucha anuencia por recibirnos”, puntualizó esta mujer líder del pueblo Nahua.

Unas 20 mil hectáreas están siendo expropiadas al pueblo Nahua, después de habitar esas tierras por más de 200 años. Está situación afecta a unas tres mil familias que cuentan con títulos ancestrales, sin embargo están siendo despojadas del territorio por empresas extractivas de los recursos naturales de la zona de Gualaco, Guata y Jano, municipios en los que habitan miles de pobladores del pueblo Nahua y que integran el que un día fue el granero de Centro América, Olancho.

Puede ver este espacio de dialogo en Facebook.

Artículos Relacionados

Últimas Entradas