viernes, mayo 17, 2024
InicioNoticiasOpinionesLa profecía derrotista contra Erdogan

La profecía derrotista contra Erdogan

Escrito por: Ronnie Huete S.

Periodista internacional

El “mayor problema para los jóvenes en Turquía es la corrupción que ha acompañado al gobierno del AKP”. Excandidato presidencial del Partido Democrático Popular (HDP), Selahattin Demirtas.

El candidato centrista de la oposición política en Turquía, Ekrem Imamoglu (CHP), se declaró victorioso por segunda vez en las elecciones a la alcaldía de Estambul. Con el 95% escrutado, Imamoglu habría obtenido el 53% de los votos, contra el 43% de Yildirim, mano derecha de Recep Tayyip Erdogan.

 

 Washington DC, 26 de junio de 2019. “Quien gana Estambul, Turquía gana” esa fue una vieja frase que utilizó el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan y que ahora comienza a cumplirse como una profecía en su contra.

 Un cuarto de siglo después, la antigua Constantinopla conocida ahora como Estambul respira otros aires políticos, después de estar contaminados con el viento maligno del partido de ultraderecha, Partido de la Justicia y el Desarrollo, conocido por sus siglas en turco como: AKP.

Y es que la inconformidad de los habitantes de Estambul se reflejó en las elecciones del pasado 23 de junio convocadas por segunda vez por Erdogan, puesto que en marzo de 2019 se efectuó el primer proceso electoral. Sin embargo, Erdogan, inconforme con el mismo, decidió repetir los comicios, cuyo desarrollo solo sirvió para reconfirmar la primera de las posibles siguientes derrotas, del partido político del presidente de Turquía, Tayyip Erdogan.

El candidato centrista de la oposición política en Turquía, Ekrem Imamoglu (CHP), se declaró victorioso por segunda vez en las elecciones a la alcaldía de Estambul y reafirmó el descontento de una población que se opone a vivir en el régimen que Erdogan a implementado en los últimos 25 años en Turquía. 

Fue sorprendente como el candidato del régimen de AKP, Binali Yildirim se apresuró a felicitar a su vencedor, cuando recién se habían cumplido dos horas del cierre de los colegios electorales, según lo difundieron medios locales turcos y la prensa internacional.

Con el 95% escrutado, Imamoglu habría obtenido el 53% de los votos, contra el 43% de Yildirim, mano derecha de Recep Tayyip Erdogan.

Según la prensa turca el Consejo Electoral Supremo en las pasadas elecciones del 31 de marzo por la alcaldía de Estambul, señaló fuertes irregularidades en la composición de las mesas y por tal motivo ordenó una repetición del proceso para el pasado 23 de junio.

No obstante, para la población de Estambul que se opone al régimen de AKP, afirma que este hecho solo fue una maniobra política realizada desde las altas esferas políticas de control de Erdogan, quien ha comenzado su preocupación por la perdida de las ciudades más importantes de Turquía como lo son Ankara y Estambul.

Estambul es una de las ciudades cosmopolitas más importantes del mundo por su riqueza cultural e historia universal, además cuenta con una población de 15 millones de habitantes.

Según informes oficiales, más del 30% del producto interno bruto (PIB) de Turquía se encuentra en Estambul.

Después del 23 de junio, Estambul se une a Ankara y a la ciudad de Esmirna como un fuerte peso de oposición al poder ejecutivo que preside Erdogan, cuyo partido político había dominado por completo a Estambul desde a mediados de la década de los noventas del siglo pasado.

Organismos financieros internacionales describen que para el 2018, se desarrolló una crisis financiera en la república de Turquía con fuertes repercusiones internacionales debido al contagio financiero que la produce el mercado de la globalización que encamina a las naciones aun nuevo orden mundial.

Para ese año hubo una depreciación de la lira turca, la alta inflación entre otras variables de especulación financiera que resultó en el declive de su economía.

En gran parte, estos desagradables hechos que afecta el bolsillo económico del pueblo turco lo responsabilizan a las ideas poco ortodoxas sobre la política económica de tasas de intereses del presidente Erdogan.

La prensa internacional informó un hecho irregular que responde a una persecución política de parte del régimen de Erdogan, ya que el excandidato presidencial del Partido Democrático Popular (HDP), Selahattin Demirtas escribió una carta desde la prisión, en donde ha estado detenido sin condena desde el año 2016.

Este preso político, fue acusado de incitar a la violencia con palabras y en su carta criticó al gobierno de Erdogan como corrupto, y haciendo mención que el “mayor problema para los jóvenes en Turquía es la corrupción que ha acompañado al gobierno del AKP”.

Turquía es un país intercontinental que mantiene de cerca los conflictos bélicos que se efectúan en Siria e Irak, siendo un país receptor de millones de refugiados que huyeron de la guerra en Siria.

Sus relaciones con Rusia dependen de la política territorial que negocian con los kurdos, cuya población lucha desde hace un buen tiempo por un territorio para conformar un país, y que en parte a ocasionado un conflicto bélico en la zona.

Sin embargo, el presidente Erdogan como es típico de un gobernante autoritario mantiene 7 caras diplomáticas en pro de las políticas imperialistas de Washington y Rusia, ya que exhibe a Turquía como una pieza de su propiedad ante las políticas injerencistas.

Prueba de esta hipocresía internacional, fue el hecho de que el presidente Tayyip Erdogan, apoyó la anexión de los Altos del Golán a la política sionista israelí de Benjamin Netanyahu y Washington.

Esta dictadura marcada con un matiz musulmán hizo que, en el año 2012, al menos 97 periodistas fueran encarcelados en el país turco. De igual manera al menos 100 personas resultaron heridas como parte de la represión de los aparatos de seguridad turca, según lo describió en un artículo, el internacionalista y politólogo Ángelo Flórez de Andrade.

Ante este pequeño panorama de Turquía pareciera que la derrota del Partido de la Justicia y el Desarrollo AKP en Estambulsolo fuese el comienzo del final de un régimen ortodoxo que lleva 17 años dominando y que Erdogan auto proclamase una profecía que comenzase a cumplirse en su contra.

 

Artículos Relacionados

Últimas Entradas