domingo, abril 21, 2024
InicioNoticiasLibertad de ExpresiónExilio, amenazas y un sistema violatorio de derechos humanos atentan contra la...

Exilio, amenazas y un sistema violatorio de derechos humanos atentan contra la libre prensa en Honduras  

Tegucigalpa, Honduras (conexihon); Honduras forma parte de los seis países en América  que el último semestre reportaron asesinatos de periodistas, crímenes que evidencian según el presidente de la Sociedad Interamericana de Prensa, Michael Greenspon, el deterioro de la democracia en el continente una ‘práctica que ha venido en aumento desde hace décadas.

La razón de estas agresiones radica según análisis de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación Ciencia y Cultura (UNESCO) en el efecto inmediato del ejercicio de la libre expresión y prensa en el desarrollo democrático de los Estados y su vínculo directo en la defensa de todos los demás derechos considerando la libre prensa como “motor para la promoción de derechos”.

Nuevas formas de agresión

La UNESCO reconoce que la actual violencia y los gobierno “democráticos” cada vez más represores, derivaron en nuevas formas de limitar el derecho a la libre prensa y expresión, asegurando que la polarización del discurso político y social, la erosión de la confianza, la imposición del estado de excepción y el cierre de Internet, la represión de las voces críticas y de los medios de comunicación independientes, la desertización informativa debida al colapso de los modelos de negocio de los medios de comunicación tradicionales y la lucha contra la incitación al odio y los daños en línea que hacen caso omiso de las normas internacionales, plantean amenazas cada vez más comunes.

En Honduras, la represión de voces críticas se refleja con mayor claridad en los reclamos directos por parte de funcionarios a periodistas en cuentas oficiales de las secretarías, desde 2022 a la fecha tres dueños de medios de comunicación y un periodista independiente denunciaron a C-LIBRE las repercusiones provocadas por las acciones de los burócratas.

Sumado a lo anterior, los delitos contra el honor mantienen en proceso judiciales a 40 personas entre periodistas y comunicadores sociales que denunciaron abusos a menores hasta actos de corrupción, sin embargo, ahora son ellos los que deben enfrentar los tribunales, el caso más conocido el de Carlos Ávila, quien ya un año huyendo en su propio país por ejercer su labor, casi el mismo tiempo que los diputados tienen de haber recibido la moción procesar con sanciones civiles y no penales los delitos contra el honor sin mostrar avances.

Recientemente la Secretaría de DDHH emitió un comunicado sobre la libre prensa, sorprendiendo a muchos al llamar a respetar la figura de la Presidente y señalar que se promueve un discurso de odio contra las actuales autoridades, al respecto.

Te puede interesar

Violencia digital desprestigia, acosa y amenaza a las periodistas en Honduras

Artículos Relacionados

Últimas Entradas