Tegucigalpa.- Un nuevo escándalo salpica a la Secretaría de Seguridad, está vez al ministro Julián Pacheco Tinoco. Según el medio de comunicación https://theintercept.com/ otro testimonio

en un tribunal del sur de la Florida, el de José Santos Peña un informante de la DEA, quien supuestamente sostuvo una reunión con el entonces Jefe de Inteligencia y militar activo de las Fuerzas Armadas de Honduras, "para que él pudiera ayudarme a recibir envíos de Colombia a Honduras" dijo el informante.

A continuación reproducimos en una traducción libre el extenso reportaje que entre otras define al actual ministro de seguridad como un hombre de absoluta confianza del gobierno norteamericano y su destacado papel en el golpe de Estado militar de junio de 2009.

 

MINISTRO DE SEGURIDAD HONDUREÑO RESPALDADO POR ESTADOS UNIDOS ESTÁ MANEJANDO DROGAS, SEGÚN UN TESTIMONIO EN UNA CORTE

 

EL MINISTRO de seguridad HONDUREÑO , que estuvo íntimamente involucrado en la consolidación del golpe de Estado de 2009, está involucrado en el tráfico de drogas, según el testimonio de un narcotraficante mexicano convertido en informante de la DEA en un tribunal estadounidense.

En noviembre de 2016, cuando la atención mundial estaba obsesionada con la sorpresiva elección de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos, dos sobrinos del presidente venezolano, Nicolás Maduro, fueron declarados culpables de cargos de narcotráfico. La condena fue otra pluma en el tope de los fiscales estadounidenses que han estado apuntando al gobierno venezolano con investigaciones de corrupción y tráfico de drogas.

Pero en el tribunal del sur de la Florida, el testimonio de José Santos Peña también implicó a Julián Pacheco Tinoco, un ex funcionario militar hondureño con largos vínculos con el aparato de seguridad de Estados Unidos.

Un fiscal de los Estados Unidos le preguntó al informante sobre una reunión en Honduras en la que había participado unos años antes. El propósito de la reunión con el actual ministro de seguridad de Honduras y el entonces jefe de inteligencia militar Pacheco Tinoco era "para que él pudiera ayudarme a recibir envíos de Colombia a Honduras", dijo el informante al tribunal.

"¿Qué tipo de envíos?", Preguntó el fiscal.

"Cocaína", aclaró el informante.

De acuerdo con la acusación, uno de los acusados ​​en el caso había eliminado de su teléfono Samsung los registros de chat y la información de contacto con el nombre de Pacheco. Pero el alegato de que el principal funcionario de seguridad de uno de los aliados regionales más cercanos de los Estados Unidos estaba involucrado en el tráfico de drogas fue tratado como un evento sin importancia en Washington; ni una sola historia importante de los medios mencionó el testimonio del informante de la Agencia Antidrogas.

En marzo de 2017, esta vez en un tribunal de Nueva York, el nombre de Pacheco surgiría una vez más. Se revelaron más detalles sobre su presunta participación de funcionarios del gobierno hondureño en el tráfico de drogas.

Hoy, Pacheco sigue siendo el ministro de seguridad, a cargo de toda la policía nacional hondureña. Con cientos de millones de dólares en asistencia de Estados Unidos para las fuerzas de seguridad de Honduras, Pacheco es uno de los actores más importantes en la cooperación de seguridad y antinarcóticos del país con los Estados Unidos.

En una declaración enviada por correo electrónico, Tim Rieser, ayudante de política exterior del senador Patrick Leahy, demócrata por Virginia, dijo que el senador está preocupado por las acusaciones, pero que se necesitan más datos. Leahy "cree que el Departamento de Estado debería mirar esto con cuidado porque el Ministro de Seguridad necesita ser alguien de integridad intachable", escribió Rieser.

Con los fondos futuros para Honduras amenazados por algunos miembros del Congreso, incluido Leahy, Pacheco estuvo en Washington, DC, a principios de este mes. No era la primera vez que hacía un viaje para proteger la relación entre Estados Unidos y Honduras.

LA CONEXIÓN DE PACHECO CON los Estados Unidos se remonta a décadas atrás. Como cadete de 21 años, Pacheco viajó a la Escuela de las Américas del ejército de EE. UU. En Fort Benning, Georgia. En septiembre de 1979, se graduó de un curso sobre tácticas de contrainsurgencia.

Con la elección de Ronald Reagan al año siguiente, Honduras adquirió un nuevo protagonismo como aliado de los EE. UU. Y una base para el apoyo encubierto de Estados Unidos a la insurgencia derechista de la contra en Nicaragua. La ayuda de seguridad de los Estados Unidos al país se disparó, al igual que las denuncias de que el ejército hondureño estaba involucrado en el tráfico de drogas y de docenas de desapariciones de activistas. Los diplomáticos de EE. UU. En gran parte miraron hacia otro lado.

En la primavera de 1986, en el apogeo de los esfuerzos de la Guerra Fría en los Estados Unidos en Centroamérica, Pacheco estuvo una vez más en la Escuela de las Américas. Esta vez, después de haber sido ascendido a teniente, Pacheco se graduó de un curso de operaciones psicológicas .

Después de la caída del Muro de Berlín, el Pentágono cambió de rumbo en América Central y comenzó a centrarse más en la guerra contra las drogas.

En abril de 1988, el traficante hondureño más notorio de la época , Juan Ramón Matta Ballesteros, fue arrestado y enviado a los Estados Unidos. Como interlocutor clave entre el Cartel de Medellín en Colombia y los traficantes mexicanos, Ballesteros había comprometido los más altos niveles del ejército y el gobierno hondureños. También había sido un aliado de los EE. UU. Y era propietario de una aerolínea vinculada a la CIA que había canalizado armas a los contras nicaragüenses, mientras enviaba drogas al norte.

La constitución de Honduras prohibió la extradición, pero al trabajar con elementos deshonestos en el ejército hondureño, los agentes del Mariscal de los Estados Unidos facilitaron la captura de Matta Ballesteros. Fue llevado a la República Dominicana, donde fue entregado oficialmente a las autoridades estadounidenses. Los oficiales militares hondureños que participaron en la entrega fueron eventualmente acusados ​​penalmente en su país de origen.

Al año siguiente, Estados Unidos invadió Panamá y se volvió contra otro antiguo aliado del narcotráfico, el general Manuel Noriega. El mismo Noriega fue jefe de inteligencia militar antes de convertirse en presidente y había sido "nuestro hombre en Panamá", recibiendo pagos regulares de la CIA durante décadas. Cualquiera, sin importar su historial criminal, podría ser un aliado de los EE. UU. Eso es, hasta que no lo fueron.

En Honduras, las cambiantes prioridades de EE. UU., La disminución en el financiamiento y el arresto de Matta Ballesteros empujaron a los militares a un segundo plano, al menos por un tiempo. En junio de 2009, un golpe de Estado militar derrocó al presidente electo de izquierda, Manuel Zelaya, quien fue dejado en Costa Rica en pijama.

Con las relaciones probadas, y los Estados Unidos suspendiendo temporalmente la asistencia de seguridad, entonces-Col. Pacheco Tinoco fue enviado a Washington, DC . por el jefe de las fuerzas armadas hondureñas. Su misión era convencer a los Estados Unidos de que los militares actuaron correctamente, de que no hubo un golpe.

Se reunió con altos funcionarios del Departamento de Estado en Old Ebbitt Grill, cerca de la Casa Blanca, y con oficinas del Congreso en Capitol Hill. También se reunió con un general estadounidense retirado que dirigió el Centro de Estudios Hemisféricos de Defensa del Pentágono y supuestamente ayudó a facilitar reuniones para Pacheco.

Una relación continua era un interés geoestratégico de ambos ejércitos.

Más tarde ese verano, cuando Zelaya se coló de nuevo en Honduras y se refugió en la embajada de Brasil, diplomáticos estadounidenses intervinieron para asegurarse de que era Pacheco quien actuaba como "el punto clave de contacto".

Zelaya no fue restaurado a la oficina. En noviembre de ese año, Estados Unidos terminó respaldando elecciones controvertidas que fueron boicoteadas por grupos de oposición y consideradas ilegítimas por la mayoría de los gobiernos de la región. Con la elección, el golpe se consolidó, al igual que el regreso del ejército hondureño a la prominencia política. El ganador declarado de la elección fue Porfirio "Pepe" Lobo del Partido Nacional, que tenía fuertes lazos históricos con el ejército de la nación. Pacheco fue nombrado director de inteligencia militar.

Los líderes golpistas más prominentes del ejército fueron eliminados, y "en general", escribió el embajador de los Estados Unidos , "los oficiales respetados han sido promovidos a puestos de importancia". La reorganización permitiría que "los EE. UU. Comiencen a iniciar un cuidadoso proceso de la reenganche con el ejército hondureño ", escribió el embajador a una serie de agencias de inteligencia y otras agencias gubernamentales en Washington.

DESDE ENTONCES, ha surgido MÁS y más evidencia que vincula a altos funcionarios hondureños con el tráfico de drogas. En 2015, el hijo de Pepe Lobo, Fabio, fue arrestado en Haití y enviado rápidamente a los Estados Unidos. Para derrotar a Fabio, los fiscales de EE. UU. Volvieron a confiar en el trabajo de Santos Peña, el informante mexicano de la DEA. Más importante aún, a fines de 2013 Devis Leonel Rivera Maradiaga, el infame líder de la organización criminal hondureña Cachiros, silenciosamente se acercó a la DEA y comenzó a cooperar.

A principios de marzo de 2017, Maradiaga subió al estrado durante el juicio en curso de Fabio. Le dijo a la corte que había dado sobornos a Pepe Lobo durante su campaña presidencial de 2009. También describió una reunión con Pepe, Fabio y otros en la residencia del presidente.

"[Pepe Lobo] dijo que no se preocupe", testificó Maradiaga, "que si ocurriera algo, deberíamos hablar con Juan Gómez, que Juan Gómez a su vez hablaría con [Fabio Lobo], y luego [Fabio Lobo] obtendría en contacto con el general Pacheco Tinoco ".

Antes de su asesinato en 2015, Gómez era gobernador de Colón, un departamento rural hondureño en el corazón de la empresa de tráfico de drogas de Cachiros. A mediados de la década de 2000, cuando la empresa comenzó a florecer, Pacheco dirigió un batallón militar estacionado allí. Él y Gómez se conocieron casi todas las semanas. El día de una de sus reuniones, Fabio llamó a Pacheco desde la casa de su padre y le dijo que vendría más tarde ese día, según Maradiaga.

Maradiaga y Fabio se acercaron. Maradiaga dijo a los fiscales que consideraba a Fabio como un miembro de los Cachiros. En el otoño de 2013, justo antes de comenzar su cooperación con la DEA, Maradiaga le dijo a Fabio sobre un envío entrante de más de 1,000 kilogramos de cocaína. "Sabía que tenerlo a él conmigo, todo iría bien y me sentiría mejor respaldado si estuviera con el hijo del presidente", testificó. Con sus detalles de seguridad de los oficiales de la policía militar, Fabio condujo hasta Tocoa, en Colón, para cumplir con el envío.

Maradiaga dice haber pagado a Fabio $ 50,000. "Me preguntó si podía pagarle un poco más porque tenía que darle, darle más dinero al jefe y yo sabía quién era", testificó Maradiaga. El jefe era "el general Pacheco", dijo.

En junio de 2014, Fabio y Maradiaga se encontraron en una tienda de artículos para el cuerpo en San Pedro Sula, la segunda ciudad de Honduras. Un Hummer blanco estaba en la tienda, y Maradiaga sugirió que sería un regalo perfecto para uno de sus amigos en la policía. Fabio presuntamente llamó a Pacheco y le envió una foto del automóvil.

Solo unas semanas después, Fabio y el informante mexicano de la DEA visitaron Pacheco. La reunión fue grabada . "Queríamos venir aquí con algo ilegal. ¿Sabes? "El informante comenzó, después de intercambiar bromas," Por supuesto, solo queremos su autorización y consentimiento ".

"¿Qué tipo de trabajo?", Preguntó Pacheco.

"Um, queremos venir aquí con mercancía, con drogas".

El ministro de seguridad, un abogado con licencia, no cayó en la trampa absurdamente obvia. "No, no es mucho", Fabio intentó tranquilizarlo. Pacheco se disculpó y salió de la habitación.

Menos de seis meses después, el recientemente electo Juan Orlando Hernández, también del Partido Nacional, nombró a Pacheco como ministro de seguridad. Fue el primer oficial militar en servicio activo en ser nombrado para el puesto. A petición de la Embajada de los EE. UU., Y tras una fuerte protesta de grupos de derechos humanos, Pacheco se retiró del ejército.

Pacheco rechazó categóricamente las acusaciones "malintencionadas" e "infundadas" cuando el testimonio de Maradiaga se hizo público. El narcotraficante estaba tratando de obtener un trato favorable de los Estados Unidos y socavar los esfuerzos del gobierno hondureño para combatir la actividad delictiva, dijo Pacheco .

En septiembre, Fabio Lobo fue sentenciado a 24 años de prisión. "Quiero pedir disculpas al gobierno de los Estados Unidos" , dijo , "y especialmente a mi padre, que no tiene nada que ver con esto". Ahora bien, es posible que el actual presidente hondureño, políticamente, esté por reelegirse en 26 de noviembre, cuya familia tiene problemas legales.

Maradiaga le entregó a la DEA una conversación grabada que tuvo con el legislador hondureño Tony Hernández, el hermano del presidente Juan Orlando Hernández. Según el testimonio de Maradiaga , los dos discutieron el envío de dineros del gobierno a una compañía de fachada controlada por Cachiro a cambio de sobornos.

El mes pasado, las acusaciones llegaron al presidente mismo. The New York Times informó que Maradiaga había entregado a las autoridades estadounidenses otra grabación de 2013 en la que un narcotraficante dijo que "hizo un pago de $ 250,000 destinado a Juan Orlando Hernández". Un representante de Hernández negó los cargos al Times, y en lo que Respuesta increíblemente honesta o ingenua a un periódico local, el jefe de gabinete del presidente dijo:

Si vamos a ver cómo el crimen organizado ha penetrado a la sociedad en general y canalizado el dinero, colocado diputados, jueces colocados, varias oficinas, dentro de la oficina del fiscal general y en todas partes, agárrense a sus asientos, porque estamos hablando de todos colores aquí.

La toma del poder por parte del gobierno hondureño no ha impedido que Estados Unidos continúe apoyando a Honduras. A principios de este año, el jefe de gabinete de la Casa Blanca, John Kelly, se refirió a Hernández como un " gran tipo" y un "buen amigo ". Kelly era el jefe de la filial latinoamericana del Pentágono Comando Sur de los EE. UU. Bajo la administración Obama. Hernández dijo a la prensa que las relaciones ahora " probablemente sean mejores que nunca ".

Deseoso de intentar mejorar su imagen internacional, el gobierno hondureño ha iniciado un proceso de reforma policial con el apoyo financiero de los Estados Unidos y otros donantes internacionales. Al menos 14 sospechosos de tráfico de drogas han sido extraditados recientemente a los Estados Unidos.

Pero el gobierno hondureño parece ser selectivo con respecto a qué personas involucradas en el tráfico de drogas deberían entregarse a las autoridades estadounidenses. El mes pasado, se informó que Ramón Matta Waldurraga se entregó a la DEA en agosto. Él es el hijo de Ballesteros, el traficante hondureño prestado a los Estados Unidos en 1988.

Pacheco dijo a la prensa que el gobierno no tenía orden de arresto ni solicitud de extradición para Matta Waldurraga, aunque más tarde Estados Unidos reveló una acusación de 2014 por cargos de lavado de dinero y tráfico de drogas. Al igual que su padre antes que él, el testimonio de Waldurraga amenaza con implicar a los actores militares y políticos en todo Honduras.

Y entonces el gobierno hondureño permanece a la defensiva.

EL 3 DE MARZO DE 2016, la activista ambiental Berta Cáceres, de fama mundial, fue asesinada. Se ha arrestado a varios sospechosos, incluido al menos un miembro del ejército hondureño entrenado por los EE. UU. Pero más de un año después, los que sentó las bases permanecen libres.

Cáceres fue coordinador general del Consejo Nacional de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras, o COPINH. Con Cáceres a la cabeza, el COPINH lideró la lucha contra un gran proyecto hidroeléctrico en la zona rural de Honduras. La compañía, argumentó COPINH, no consultó a la población local como lo exige la ley hondureña.

La concesión de la presa fue otorgada bajo el gobierno posterior al golpe en 2010. La compañía que construye la represa, DESA, cuenta con algunos de los más ricos y poderosos de Honduras como inversionistas.

Bloqueados de tener acceso a la gran mayoría del expediente penal, y en ausencia de una investigación independiente, los familiares de Cáceres dispusieron que un grupo de abogados de derechos humanos internacionales realizaran el suyo propio. El informe del Grupo Consultivo Internacional de Expertos se publicó el 31 de octubre en Tegucigalpa.

El equipo analizó muchos gigabytes de datos extraídos de teléfonos celulares y computadoras de algunos de los involucrados, aunque todavía era solo una pequeña parte del archivo completo del caso. Aún así, el informe encontró mensajes de WhatsApp que sugerían una conspiración bien orquestada para asesinar a Cáceres que había durado muchos meses. El gobierno hondureño había estado sentado en la evidencia por más de un año.

Los autores del informe presentaron sus hallazgos a los miembros del Congreso en Washington, DC, a principios de noviembre.

"Ahora hay pocas dudas sobre las identidades de al menos algunos de los autores intelectuales que concibieron y pagaron por el asesinato de Berta Cáceres", señaló Leahy, el demócrata de mayor rango en el Comité de Asignaciones del Senado, en un comunicado presentado al registro del Congreso. . Sin embargo, agregó, "el Ministerio Público no ha actuado en base a esta evidencia, tal vez porque implica a los ejecutivos de DESA con vínculos con funcionarios del Gobierno hondureño".

La falta de responsabilidad y falta de voluntad del gobierno hondureño para investigar adecuadamente el crimen ha puesto "en peligro" la asistencia continuada de Estados Unidos, dijo.

En el momento del asesinato, Pacheco era ministro de seguridad. Dos semanas después de la publicación del informe, se filtraron mensajes más recientes de WhatsApp. Supuestamente son de Pacheco. (Pacheco no respondió a una solicitud de comentario de The Intercept).

En los mensajes filtrados, Pacheco se quejó de las medidas de protección que se han decretado para los miembros de COPINH y del costo para el gobierno, aunque la gran mayoría aún no se ha implementado. Pacheco se refirió a aquellos cuyas vidas han sido amenazadas como una "montaña de moochers que se refugian detrás de la bandera de los derechos humanos".

"Esto socava la paz y la tranquilidad", continuó, "esto socava la inversión nacional e internacional".

En las próximas semanas, se espera que el Departamento de Estado le permita a los apropiadores del Congreso saber si considera que Honduras ha cumplido con ciertas obligaciones anticorrupción y de narcotráfico vinculadas a la mayoría de la asistencia estadounidense al país.

Pero a principios de noviembre, antes de los mensajes de WhatsApp, y al mismo tiempo que la familia de Cáceres presentaba sus hallazgos, Pacheco también estaba en Washington.

Junto con los miembros de la comisión de reforma policial , Pacheco sostuvo reuniones de alto nivel con el personal del Departamento de Estado y oficinas clave del Congreso. El 2 de noviembre, la delegación participó en un evento público en el Centro Woodrow Wilson , financiado parcialmente por el Congreso , ubicado en el Edificio Ronald Reagan en el centro de Washington.

Al final del evento de dos horas, una asistente, Christiam Sánchez, se enfrentó a Pacheco por su presunto rol en el tráfico de drogas. Pacheco "debería presentar su renuncia y ponerse a disposición de las autoridades que son parte de la investigación", dijo Sánchez a la sala abarrotada."¿Cómo puede continuar siendo parte del proceso de reforma policial?", Le preguntó a Pacheco.

"Estaba sirviendo al hijo del ex presidente", dijo Pacheco sobre la reunión con Fabio y el informante mexicano de la DEA, "y si tuviera que hacerlo, lo volvería a hacer".

"Si yo fuera un 'narco' como Christiam dice", le dijo a la multitud, "no estaría sentado aquí".

* The Intercep es un medio de comunicación fundado por los destacados periodistas Glenn Greenwald, Laura Poitras, y Jeremy Scahill, quienes entre otras fueron parte del equipo de periodistas que dieron a conocer las denuncias de Edward Snowden a nivel mundial.

Tomado de theintercept.com


0
0
0
s2sdefault

Noticias Destacadas

Más Leídos