Tegucigalpa, Honduras. Conexihon.hn.- El abogado Juan Orlando Hernández, dictador hondureño por la vía del re elección (2017), es el principal desinformante de la realidad hondureña, afectando con sus mentiras y corrupción, la existencia de la población que atraviesa la pandemia del coronavirus, cuya curva de letalidad supera el tres porcieto, mientras en otros países baja.

La población hondureña sobrevive a una de las peores crisis de su historia; narcoactividad, pobreza, criminalidad, encierro obligado por pandemia, recesión, mentiras y corrupción comprobada de parte del régimen.

Pese a este escenario, el señor Hernández, continua con sus mentiras o con verdades en las que la población no cree, incluso la de haber sido contagiado del virus Sars 2, lo que es puesto en duda por la mayoría de los sectores sociales y profesionales de la medicina, y en ese marco el malestar generalizado al tener a su disposición instalación, equipo humano y técnico del hospital militar, cerrada al resto de la población.  

Hernández además de abogado, es bachiller y teniente en reserva del líceo Militar, (promoción 1985).  En febrero 2015 en el velatorio del primer director de esa institución Francisco Ruíz Andrade, cito palabras de Hernández “Cada vez que salíamos en caminata por la ciudad, mi coronel nos decía que teníamos que prepararnos para heredar lo mejor a las próximas generaciones”, una de sus tantas mentiras, excepto la frase “mi coronel”.

Un documento de la Comisión Nacional de Derecho Humanos (CNDH), enviado en 2019 a los diputados mexicanos, refiere la entrada de 11 mil personas, casi todos hondureños con rumbo a Estados Unidos y la mayoría jóvenes huyendo de violencia y miseria económica, pese a los altos números de migrantes deportados cada día, en promedio 200 hondureños emprenden la ruta migratoria, cita el documento.

Incluso en el contexto de pandemia, la migración de hondureños no se detiene, hace poco tiempo una nueva caravana emprendió esa ruta con destino al norte.

En referencia, una búsqueda sobre violencia en Honduras muestra el informe de la policía nacional que reporta 3,500 crímenes en el año 2018.

Por su parte, según voceros de la Asociación para una Sociedad más Justa (ASJ), la criminalidad se ha reducido, pero “hay seis veces más muertes violentas que la media global y tres veces más que el promedio del continente, mientras las cifras del observatorio de la Violencia de la Universidad Autónoma de Honduras, registraba de enero a diciembre, el homicidio de 380 mujeres de diferente edad, en su mayoría mujeres jóvenes.

Pese a estos datos y declaraciones el señor Juan Orlando Hernández en la 73 Asamblea de Naciones Unidas, en septiembre 2018, en un salón casi vacío, declaraba: “La reducción de homicidios en mi país es tan alta que es modelo para Centroamérica, hemos logrado reducir los homicidios a más del 50%”.

No es muy difícil ubicarlo como “desinformante con la intención de engañar al público a sabiendas de su falsedad y ha afectado con sus mentiras la legitimidad y la existencia de una sociedad democrática”. De hecho, la definición en diccionarios lo ubica como dictador debido al control, injerencia que tiene sobre los poderes del Estado como Jefe del Consejo de Defensa y seguridad, que preside.

Luego de leer el documento “Guía para garantizar la libertad de expresión frente a información deliberada”, de octubre del 2019, consensuado por muchas organizaciones sociales, se puede concluir que Juan Orlando Hernández, desinforma bajo “el prisma de su propia ideología o posicionamientos políticos” y emplea a través de sus asesores, redes sociales, cuentas de FB o twiter, como una cámara de eco intencionada.

Y la respuesta es fácil encontrarla cuando 3.104 cuentas le fueron retiradas al régimen, de parte de twiter por tergiversación de la realidad, 611.808 eran retuiteadas, (Eco).  Aquí hablamos de una real malicia, una absoluta negligencia respecto a la verdad.

La mentira dicha en Naciones Unidas en septiembre 2018 sobre reducción al 50% de homicidios es apenas la punta del Iceberg, aunque haya sido dicha en esa cumbre.

Frases como “En mi gobierno habrá trabajo de sobra” es muy fácil desmentirla y es asunto de revisar datos de migración por falta de empleo o índice de pobreza arriba del 46%.

Desarrollar un alto nivel de desempeño como referencia durante su administración, podríamos establecer los préstamos aprobados para apoyar a la población durante la pandemia:

  • 10 de febrero: 110 millones de lempiras para combatir dengue y Coronavirus.
  • 11 de marzo: 623 millones en lempiras para insumos.
  • 13 de marzo: 10 mil millones de lempiras.
  • 17 de marzo: el 2% presupuestario de 3.700 millones de lempiras.
  • 31 de marzo: 3.500 millones de lempiras.
  • 2 de abril, alrededor de 60 mil millones.

Un gran total de 80.640.71 millones, aprobados como préstamos en el Congreso nacional, uno de los poderes que controla.

La pregunta que el pueblo se hace en la actualidad es, ¿dónde está el dinero?

Los hospitales no se dan abasto, los médicos y demás personal de salud no cuenta con equipo biomédico para su protección, un total de ocho profesionales de la medicina han muerto infectados, más de 300 enfermeras están contagiadas, arriba de 530 personas han fallecido por Covid 19.

Desde su lema de campaña, Una vida mejor, se ha podido verificar que todos los índices de Desarrollo Humano han caído a una situación de pobreza y pobreza extrema, en 2015 la CEPAL ubicó a Honduras como el país con más pobreza en América Latina.  Era su primer período en la presidencia y había declarado que saldría de la presidencia, sin embargo, en 2016, en octubre, dijo en voz alta “De la mano de Dios y el pueblo voy a ser el próximo presidente” y ya tenía arado el camino desde el 2012 cuando siendo presidente del congreso se le ocurrió con apoyo de su partido dar el golpe a los miembros de la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia.

En la actualidad niega sus vínculos con el narco actividad pese a haber sido nombrado por testigos claves que concluyeron con un fallo unánime en contra de su hermano el ex diputado Antonio Hernández, por cuatro cargos en la Corte Federal de New York. Actividad que negó desconocer.

En uno de los testimonios se menciona el hecho de haber recibido un arma irregular con su nombre grabado por parte del narcotraficante Chapo Guzmán; en su declaración ante el pueblo hondureño en cadena nacional, calificando de mentiras absurdas y campañas de criminales por su actuar hostil a esas bandas, acepta haberla recibido, pero no en el año que dijo el testigo, sino en el 2015 y dijo tenerla desde entonces, en custodia de la guardia de honor presidencial.     Asume como verdad en su burbuja, que “nadie está por encima de la ley”, sin embargo, en un país con pandemia donde toda la población tiene derecho a la salud, permaneció por encima de la ley en un hospital militar cerrado al público.

Dictador: Adj. Definición: Que abusa de su superioridad, de su fuerza o de su poder en su relación con los demás.

Definición de mitómano. Mitómano es un adjetivo que refiere a lo perteneciente o relativo a la mitomanía. El término procede del francés mythomane. La mitomanía, por su parte, es un trastorno psicológico que consiste en mentir de manera compulsiva y patológica.

Cámara de Eco: Los angloparlantes lo llaman cámara de eco (echo chamber), que denota una sala insonorizada y connota una caja de resonancia donde lo único que oyes es tu propia voz rebotada en las paredes

Últimas Noticias

Más Leídos

  • Semana

  • Mes

  • Todo