Tegucigalpa, Honduras (Conexihon).- El periodista Cesar Silva, condenó que la Corte de Apelaciones de Francisco Morazán, favorezca a Abelardo Mendoza, acusado por el delito de tentativa de homicidio en primera instancia cuando intentó asesinar en febrero del 2018 al periodista, mientras transmitía en vivo un programa en el canal UNE TV.

La CSJ bajó el delito de tentativa de homicidio al de amenazas, el reciente viernes 29 de enero, donde la justicia buscaba realizarle una audiencia abreviada, por lo tanto el equipo legal del periodista interpuso los recursos correspondientes para no permitir que su caso quede en la impunidad.

Silva, calificó como "lamentable" la decisión tomada por los operadores de justicia.

“Sentimos la persecución que se nos da de otras formas hasta el grado de bajar la tipificación del delito, solo cuando es en contra de personas que nos agreden a nosotros por emitir comentarios sobre el régimen, pero cuando nosotros los periodistas cometemos un exabrupto o una falta se nos juzga de lo peor”, añadió el comunicador.

Agregó, “este caso no sólo es simbólico por la evidente manipulación y el interés de que guardemos silencio, cuando en una transmisión en vivo, me intentan hacer puñaladas y que la misma Fiscalía General de la República a través de los Fiscales y que el Poder Judicial (PJ), a través de los magistrados degraden los delitos de homicidio en su grado de tentativa, y lo convierta en simples amenazas, eso además de coraje da lástima por el país en el que vivimos”.

El peor delito es denunciar el régimen

Silva es reconocido por su labor social como periodista crítico en contra del régimen de Juan Orlando Hernández, además de ser una de las pocas voces que denuncia  la corrupción.

El momento en que a Cesar intentaron apuñalarlo, él estaba cubriendo una manifestación del personal de salud del Hospital Psiquiátrico “Mario Mendoza”, el 12 de febrero de 2018, para su programa televisivo “Caminando con Silva”.   

“Estar en contra del régimen es de los mayores delitos por la actividad que desarrollamos como periodista, los comentarios que hacen en los pasillos de los Tribunales de Justicia le indican que por ser periodistas que estamos en contra de las acciones del régimen que está en el poder, tenemos ese trato de que dejarán en libertad a quienes nos hagan daño”, lamentó Silva.

Nunca ha habido justicia

“Lo que nunca ha habido es justicia, desde el primer momento porque ese hombre debió ser capturado ahí mismo cuando intentó apuñalarme mientras estaba transmitiendo en vivo para el canal, después se hizo una acción judicial y se le permitió defenderse en libertad, desde ese momento la justicia se estaba empezando a torcer, consideramos de antemano que habrá una sentencia y un fallo donde siempre logré quedar en libertad”, denunció el periodista.

Es intento de homicidio contra Silva

El abogado Mario Rojas, del Comité por la Libre Expresión (C-Libre), es el acusador privado del periodista Cesar Silva y explicó a Conexihon que el delito no es de amenazas, así como lo estipuló recientemente la Corte.

“Lógicamente el imputado tiene alguna influencia dentro de la Corte de Apelaciones porque las pruebas son claras en este caso, hay un video en el que se nota de que la persona con arma blanca intenta hacerle daño a César Silva, eso ya desfigura el delito de amenazas”, explicó el abogado.

De igual forma, señaló “la amenaza es cuando una persona mediante la palabra le dice que le va hacer daño, pero esto ya es una acción, donde la amenaza se cumple y se cambia el tipo penal a intento de homicidio, porque si César no se mueve lo hubiera matado, entonces es súper raro que la Corte de Apelaciones haga esto y más que lo degrade tanto a una simple lesión”.

Así mismo el abogado sostuvo que la Corte de Apelaciones modificó el delito de tentativa de homicidio y lo bajó a amenazas sin anunciarlo a la acusación privada de Silva, y que además presentó al Ministerio Público (MP) una solicitud de Juicio Abreviado.

“Esto es una figura que se utiliza en la que se acepta el delito, pero la pena baja con el nuevo Código Penal, de seis meses a un año y lógicamente de una pena de 10 a 15 años, a menos de un año”, subrayó Rojas.

Anunció que el Ministerio Público no comunicó a la acusación privada de ambas acciones en el caso, por lo que “apelamos la decisión del juez de abrir audiencia para que se celebra el Juicio Abreviado, pero primero repusimos y nos denegaron la reposición, después presentamos apelación ante la misma Corte de Apelaciones y seguramente van a confirmar su decisión, pero por lo menos ya hemos agotado el procedimiento”.

Según C-Libre desde el 2001 hasta la fecha, alrededor de 86 periodistas han sido asesinados por ejercer su profesión en Honduras.


Noticias Destacadas