Tegucigalpa, Honduras (Conexihon).- El Acceso a la información pública y a la libertad de expresión durante la emergencia sanitaria de la pandemia del COVID-19 en Honduras, se han registrado graves limitaciones a estos derechos fundamentales.

Así lo demostró un estudio regional sobre acceso a la información en contexto de emergencia sanitaria, realizado durante el mes de abril entre las organizaciones miembro de la Alianza Regional, respecto a la situación del goce a los derechos de acceso a la información pública (AIP) y libertad de expresión (LE) hasta el 30 de abril, en los siguientes países: Honduras, Bolivia, Cuba, Paraguay, Guatemala, República Dominicana, Brasil, Uruguay, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Colombia, México, y Nicaragua.

En Honduras especifican que existe una Ley de Acceso a la Información Pública (LAIP), pero que es incumplida de manera sistemática, de igual forma el último informe del Instituto de Acceso a la Información Pública (IAIP), demuestra que la mayoría de la información publicada por las instituciones estatales en el contexto de la pandemia es poco transparente.

Atraso en acceso a información

“A pesar del avance que las regulaciones sobre el derecho de acceso a la información pública (DAIP) que tuvieron en la última década en la región, resulta preocupante el nivel de atraso en el acceso a este derecho que se registra en la región. Aún en épocas de “normalidad”, sin emergencia sanitaria: el 67% de los países consultados informa que no tiene las condiciones para un goce pleno del acceso a la información pública”, subrayaron en el informe, la Alianza Regional.

Además, señalaron que en Honduras el IAIP suspendió sus servicios desde los últimos días de marzo hasta finales de mayo tramitándolas de forma irregular las apelaciones en tiempos de COVID-19.

La  transparencia activa es una vía de acceso a información en contexto de emergencia sanitaria y los procesos de compras y contrataciones son la información menos transparente brindada por las instituciones gubernamentales en Honduras según el IAIP.

Por su parte, según la Alianza Regional los países como Costa Rica, Ecuador, República Dominicana y Paraguay, son consideradas de alta calidad de la información que se publica en relación al COVID-19, puesto que los datos son completos y oportunos. Al revisar las buenas prácticas de estos países se advierten algunas características clave para la publicidad completa y de calidad:

¿Dónde publicar? En plataformas específicas o micrositios que permitan un acceso rápido y sencillo a las gestiones sobre la emergencia, evitando que la misma quede en medio de una enorme cantidad de información que dificulte su identificación.

¿Con qué frecuencia? Es clave que la información se actualice de manera permanente para permitir el seguimiento y la verificación de lo publicado en el corto plazo, a fin de que cualquier irregularidad o inconsistencia pueda ser prontamente advertida y corregida.

¿Qué publicar? Información que permita conocer y trazar el proceso completo de compras y contrataciones, desde la demanda y su justificación, hasta la evaluación del producto o servicio adquirido, pasando por los trámites correspondientes a la recepción y evaluación de ofertas y oferentes, su selección, factura de compra, recepción de lo adquirido y demás.

¿Cómo publicar? En formato de datos abiertos que permitan el análisis y reutilización por parte de terceros.

Libertad de expresión y COVID-19

El ejercicio de la LE también registra dificultades y riesgos específicos en el contexto actual, que bajo diversos argumentos restringen el ejercicio del periodismo, e incrementan los controles gubernamentales sobre la conversación social o la emisión de opiniones en redes.

El Comité por la Libre Expresión (C-Libre), ha realizado un total de 33 alertas contra la libertad de expresión en Honduras, siendo una de las más recientes la detención arbitraria del periodista Dassaev Aguilar, corresponsal de HispanTv.

Detenciones y censura

Otro tipo de restricciones a la libertad de expresión se manifiestan con reformas normativas que limitan el derecho y discursos estigmatizantes sobre medios o periodistas, como la Alerta No. 056-2020 de C-Libre sobre la Diputada Wesly Vásquez que llamó “lloriqueos” a críticas de organizaciones al nuevo Código Penal, nueva normativa que violenta el derechos a la libre expresión.

Además, otra forma de censura es la selección de periodistas que acceden a la información, C-Libre también alertó que la directora de la Región Metropolitana de Salud y vocera del Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (SINAGER), Gloria Fajardo, le dijo en comunicación telefónica, al periodista Santiago López  que no le daría entrevistas por “tirar cosas en contra mía”.

El periodista, denunció, “no tengo acceso a datos y entrevistas sobre COVID 19 porque la doctora Fajardo es la vocera de SINAGER y decidió no darme entrevistas, porque no le gusta mi manera de abordar la temática”.

Otro tipo de manifestaciones en contra de la LE es el seguimiento a defensores a derechos humanos, generadores de opinión pública, entre otros, además de la confiscación de equipos tecnológicos como computadoras, celulares, cámaras.

 


Más Leídos