Tegucigalpa, Honduras (Conexihon).- Tras 72 horas del secuestro de cuatro líderes de la comunidad El Triunfo de la Cruz, en Tela, Atlántida, hondureños inician actividades de movilización física y virtual para exigir el regreso con vida de los jóvenes.

De acuerdo con información brindada por la coordinadora de la Organización Fraternal Negra Hondureña (OFRANEH), Miriam Miranda, el sábado 18 de julio de 2020 a eso de las seis de la mañana, fueron secuestrados por hombres con vestimentas de la Dirección Policial de Investigación (DPI), los jóvenes: Alberth Snaider Centeno, Milton Martínez, Suami Mejia y Albert Sentana.

Hasta el momento las autoridades estatales no se han pronunciado al respecto, desconociéndose las pesquisas que realizan para proteger sus vidas, pese a los reclamos hechos por una comunidad que cuenta desde el año 2015 con medidas de protección de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en consecuencia, de varias violaciones a derechos humanos.

La CIDH ordenó a Honduras ejecutar reparaciones a favor de la comunidad garífuna que incluía entre otros, la devolución de terrenos ocupados por personas ajenas a ellos, sin embargo, a la fecha el Estado hondureño no ha cumplido con la sentencia.

Así lo denunció Miranda quien aseguró que solo en este país lleguen personas a la comunidad vestidos con indumentaria policial y militar, “no hemos dormido nuestra gente ha hecho una peinada a todo Tela buscando a los jóvenes…es increíble que hayan secuestrado a nuestros líderes un día sábado donde se supone que nadie circula ese día”.

Los cuatro jóvenes es garífunas son reconocidos lideres en la comunidad de El Triunfo de la Cruz, Alberth Snaider Centeno es el actual presidente del patronato de dicha comunidad. “Se trata de personas claves dentro de las comunidades, son jóvenes que han hecho mucho trabajo en pro de los derechos humanos, nos llama poderosamente la atención los señalamientos externos que dicen que en algo andaban…andaban trabajando por sus comunidades”, dijo Miranda.

“Eso es normalizar la muerte, nosotros deberíamos trabajar por mejor futuros para nuestro país, condenamos el secuestro de estos jóvenes, recordemos el caso de Bertha Cáceres agarran a los que ejecutan las ordenes y no a los que pagan, por eso hacemos lectura de un plan maquiavélico para hacernos desaparecer como pueblo garífuna”, denunció Miranda.

Todo el pueblo esta en vilo, aseveró indignada Miranda, “para nosotros la vida tiene mucho significado y perder a alguien de nuestra comunidades es costoso porque somos una población muy pequeña y vulnerable”.

A movilizarse a las calles y en las redes, para exigir el regreso de los jóvenes garífunas

El clamor de la comunidad garífuna venció la desmovilización ciudadana impuesta por medio de Decreto Ejecutivo PCM021-2020 desde el pasado 15 de marzo del presente año, donde el Estado de Honduras suspendió otros el derecho a la circulación, manifestación y expresión.

La reacción no se hizo esperar por parte de los garífunas que, en menos de 48 horas del secuestro de los jóvenes, salieron a las calles como mecanismo de protesta para exigir el retorno con vida de los cuatro ciudadanos.

A primeras horas del lunes 20 de julio, pobladores de la comunidad garífuna de Sambo Creek de La Ceiba bloquean la carretera CA-13 en exigencia a una respuesta de las autoridades por el rapto de los líderes comunales. La manifestación se mantuvo hasta el martes 21 de julio por horas de la tarde cuando fueron disuadidos por la Policía Militar y Antimotines a punta de gas lagrimogeno.

Lo mismo ocurrió con los pobladores de El Triunfo de la Cruz, que se plantaron en la misma carretera CA-13 a la altura del municipio de Tela, impidiendo con ello el paso de vehículos hacia el municipio de La Ceiba.

Por horas de la tarde la comunidad hondureña garífuna en Manhattan New York, exigiendo mediante una caminata pacifica, la liberación de los cuatro garífunas secuestrados en Triunfo de la Cruz. 

Para el día martes 21 de julio, las movilizaciones se han intensificado en el territorio nacional, en horas muy tempranas de la mañana, frente a la DPI de la ciudad de San Pedro Sula, en el departamento de Cortes en la zona norte, la comunidad garífuna residente en ese sector realizo un plantón pacifico exigiendo la liberación de os jóvenes.

Lo mismo ocurrió en la capital política de Honduras, en la entrada principal a la Corte Suprema de Justicia, donde la comunidad garífunas y representantes de la sociedad civil se sumaron a la exigencia del retorno de los jovenes.

El clamor por el respeto de las vidas de los cuatro jóvenes ha iniciado un también movimiento en las redes sociales en donde la ciudadanía nacional e internacional han impulsado una serie de campañas solidarias en apoyo a las exigencias para el regreso con vida de los cuatro jóvenes garífunas.

#LasVidasGarifunasTambienImportan

#VivosLosQueremos

#TuLuchaEsMiLucha

#TodosSomosGarifunas

#CuidemosNuestrasCulturas

“No están desaparecidos cuatro simples hombres, están desaparecidos cuatro hombres garífunas que son líderes, que defienden, que luchan y cuidan el patrimonio cultural qué hay en Honduras, protegiendo las playas, los territorios y el medio ambiente de toda la costa qué hay en nuestro país”, detallan los mensajes solidarios en las redes sociales.

Últimas Noticias

Más Leídos

  • Semana

  • Mes

  • Todo