Victoria, Yoro. Conexihon.hn.- Néstor Castillo es él corresponsal del noticiero Hoy Mismo para la zona sur de Yoro al norte de Honduras, ejerce el periodismo desde hace casi 10 años y de acuerdo a su testimonio la epidemia del coivd-19 ha sido la peor de las censuras para la desmovilizado del periodismo de calle.

“Yo pienso que esta situación del COVID-19, va a complicar la situación de los periodistas, más de los que trabajamos y sobrevivimos con la venta de la pauta publicitaria y que para ello necesitamos realizar periodismo de calle y de intervenciones con las comunidades…ahora no tenemos ingresos y tampoco tenemos como generarlos, pues los negocios están igual que nosotros sobreviviendo”, detalló Castillo.

Sentado en medio de un taller esperando que le repararan una llanta de su motocicleta, Castillo junto a su compañero de trabajo el camarógrafo Nahún Rodríguez, narró a Conexihon.hn lo complejo que resulta “hacer periodismo” en su sector.

“Hemos tenido y tendremos muchos enemigos, pero son más los amigos, las personas que lo aprecian a uno por el trabajo que uno hace y eso colocado en una balanza sopesa más entonces el compromiso y la pasión por lo que hacemos en beneficio de las mayorías”, aseguró en comunicador.

De acuerdo a Castillo, la epidemia por covid-19 ha conllevado a los periodistas de su sector a una desmovilizado económica y profesional. “Nosotros vivimos de pautas y con esta situación que enfrentamos nos ha bajado bastante nuestros ingresos, pero también nos mantiene limitados en el quehacer informativo, entonces ya ni las noticias, ni los ingresos son los mismo, por eso nos toca emigrar a otros espacios”.

“A título personal he tenido que reinventarme para poder sobrevivir y seguir haciendo lo que más me gusta que es el periodismo, por eso hago la venta de publicidad a través de redes sociales, además realizo ventas de bienes y raíces, y toda clase de ventas desde mis cuentas sociales que me ayuden a sobrevivir”, detalló Castillo.

Limitaciones al derecho a informar: El periodismo no puede desaparecer

Castillo mencionó que, durante casi una decana del ejercicio periodístico en la zona, ninguna institución u organismos se ha interesado en proporcionarles capacitaciones o formaciones que contribuyan a ofrecer un trabajo de calidad, puesto que las personas que ejercen el periodismo no cuentan con estudios académicos especializados.

“Falta mucha formación periodística, capacitaciones por ejemplo para poder fortalecer el área de redacción y perfeccionarse en periodismo de radio y televisión, además es urgente ahora la formación tecnología; las cámaras están pasando a un segundo plano ahora se utiliza más el teléfono se hacen las notas y rápido se envían a las redes sociales del noticiario”, aseveró el comunicador.

Castillo ratificó que el periodismo no puede desaparecer “somos la voz del que no habla, damos a conocer las noticias buenas y malas, es un gremio que no puede desaparecer, por ejemplo, ahorita con el covid hay muchas familias que viven con escasos recursos y nosotros damos a conocer la situación de esas personas y con ello contribuimos a gestionar apoyo para ellos”.

El comunicador social agregó que su trabajo además contribuye a la lucha por la transparencia y rendición de cuentas en momentos como los actuales en donde la población esta habida de recibir información oportuna, precisa y fiel de los gastos del erario publico encaminados al combate del covid-19.

Por otra parte, el periodista agregó que el poco apoyo técnico, asesoría legal e incluso respaldo en materia de seguridad personal y familiar para con su gremio ha conllevado a que varios colegas hayan dejado su labor informativa y ahora se dediquen a otras actividades.

“Como en todo lugar, cuando tocamos los intereses de las personas se vuelve algo difícil y es allí donde vienen las amenazas, más cuando se toman temas delicados…He tenido amenazas, por denunciar de las pocas respuestas que se le da a la población, yo tuve que asistir al juagado de paz para llegar a una conciliación, pero las amenazas siguen y uno se queda solo pero hay que seguir y  llegar a otras instancias”, denunció Castillo.

Finalmente el periodista se despidió del equipo de Conexihon aseverando que los periodistas nacen con la profesión, por ello es difícil dejar de ser periodista aunque esto ponga en riesgo no solamente su integridad física si no que además la de su familia.