Por: América Económica

Honduras es uno de los lugares más peligrosos del mundo para ser periodista. Durante la última década, al menos 40 han sido asesinados en relación con su trabajo, según un informe publicado por el Instituto Internacional de Prensa (IPI). Esta cifra convierte a Honduras en el segundo país más letal para un reportero, y más peligroso que algunas zonas de guerra.

Estos asesinatos son, según el IPI, el resultado de una combinación mortal: narcotráfico, autoritarismo, debilidad institucional y corrupción endémica. Los periodistas que investigan o informan críticamente sobre cualquiera de estos problemas se enfrentan habitualmente la amenaza de ataques, amenazas de muerte y asesinatos.

En 2019, cuatro periodistas hondureños probablemente fueron asesinados por hacer su trabajo. En marzo, el periodista y presentador Leonardo Gabriel Hernández, crítico del alcalde local y miembros regionales del Congreso, fue asesinado a tiros en Nacaome.

En agosto, el periodista televisivo Edgar Joel Aguilar fue asesinado a tiros dentro de una barbería en Copán. Tres meses después, el presentador de radio de 73 años Buenaventura Calderón, crítico del Gobierno, fue abatido a tiros frente a su casa en Puerto Lempira.

El asesinato más reciente se produjo el 25 de noviembre, cuando el periodista de televisión José Arita fue asesinado a tiros poco después de abandonar su oficina del Canal 12 en la ciudad de Puerto Cortés. El portavoz de seguridad hondureño, Jair Meza Barahona, interpretó que el asesinato probablemente estaba relacionado con su labor como periodista.

Impunidad

Además de tener una de las muertes más altas, el pequeño país también tiene una de las peores tasas de impunidad por el asesinato de periodistas en el hemisferio occidental, alrededor del 92 por ciento, según Amada Ponce, del grupo hondureño de libertad de prensa y derechos C-Libre.

Desde 2001, 82 periodistas han sido asesinados en el país, según datos del IPI y el grupo de derechos C-Libre. Sin embargo, de estos asesinatos, solo siete han sido resueltos por las autoridades, según Dagoberto Rodríguez, presidente del Colegio de Periodistas de Honduras.

"No hay investigaciones de estos casos, o se llevan a cabo investigaciones y no hay resultados. Incluso cuando los sospechosos han sido encarcelados, a menudo son los desencadenantes, en lugar de los que ordenaron los asesinatos", lamenta.

Los esfuerzos realizados en los últimos años para reformar un sistema judicial y una fuerza policial ineficaces no han tenido mucho éxito . Ambas instituciones sufren la falta de recursos y están plagadas de corrupción endémica. En muchos casos, las implicaciones de lo que las investigaciones pueden descubrir sobre las autoridades, y aquellos que trabajan dentro de ellas, significan que los casos se ignoran por completo.

Los organismos creados específicamente para abordar estos problemas, como la Misión para apoyar la lucha contra la corrupción y la impunidad, creada en 2016, han demostrado ser en gran medida ineficaces. Este año, el gobierno creó la Oficina del Fiscal Especial para la Protección de Periodistas, Comunicadores y Defensores de Derechos Humanos. Si bien es un importante paso adelante en el papel, todavía se ha visto poco progreso, lamenta Rodríguez.

"Hasta ahora no ha funcionado en casos emblemáticos y no sabemos si los crímenes registrados en lo que va del año están siendo investigados", ha estimado.

Raíces de una crisis

En 2009, un golpe militar instaló un nuevo gobierno interino que inmediatamente impuso toques de queda y suspendió las libertades civiles. Estas duras medidas condujeron a una espiral de creciente inestabilidad económica y violencia, según el IPI.

Si bien Honduras no era un precisamente un bastión para la libertad de los medios, la nueva administración impuso un apagón generalizado de los medios y tomó medidas enérgicas contra la prensa de "oposición". Entre las estaciones de televisión cerradas se encontraban los canales CNN Español, TeleSUR o cualquiera afín al derrocado presidente Manuel Zelaya, que acusó a Estados Unidos de orquestar el golpe.

Durante este tiempo, el número de periodistas hondureños asesinados acabó disparándose. En la década posterior a 1999, solo dos periodistas fueron asesinados debido a su profesión. Sin embargo, en la década posterior al golpe de estado en 2009, al menos 40 han sido asesinados por hacer su trabajo.

Estas cifras solo han empeorado bajo el liderazgo del presidente actual, Juan Orlando Hernández, del conservador Partido Nacional de Honduras (PNH), quien asumió el cargo en 2014. Muchos de estos asesinatos están relacionados con la información sobre el vínculo entre la corrupción y el tráfico de drogas en Honduras, que se ha descontrolado bajo el liderazgo de Hernández. Su hermano fue declarado culpable de contrabando y el mandatario ha sido acusado, aunque no se ha podido demostrar nada.

Hernández ganó un segundo mandato en 2017 en una votación que, según observadores internacionales, se vio empañada por el fraude. Casi 40 personas fueron asesinadas y más de 2.000 arrestadas en una ofensiva contra las protestas. Desde entonces, los crecientes métodos autoritarios del Gobierno para mantener su control sobre el poder han llevado al empeoramiento constante de la crisis política y social en la que Honduras está sumida ahora.

Represión Institucional


El IIP acusa a la administración Hernández de aprobar y modificar una serie de leyes que otorgan a las autoridades la capacidad de silenciar a periodistas críticos. En 2017, el Congreso modificó por primera vez el código penal para castigar a los periodistas declarados culpables de un delito vagamente definido -- "disculpa, glorificación, [o] justificación del terrorismo" -- , con penas de prisión de hasta ocho años.

Un año después, el Gobierno presentó una propuesta de Ley Nacional de Ciberseguridad destinada a regular los "actos de odio y discriminación" en Internet: una normativa destinada a censurar de la red el contenido considerado ofensivo contra las autoridades. El proyecto de ley, considerado una "ley de mordaza" por los grupos de derechos, está actualmente en espera de aprobación después de un tercer y último debate en el Congreso.

Mientras tanto, los casos de difamación criminal también se han utilizado para silenciar a periodistas. En 2014, por ejemplo, el conocido periodista de Globo TV Julio Ernesto Alvarado fue declarado culpable de difamación criminal y se le prohibió informar durante 16 meses. Dos años más tarde, Ariel Armando D'Vicente , anfitrión del canal de televisión Libertad 21, recibió una sentencia de tres años de prisión por el mismo delito.

En marzo de 2019, la Policía allanó la oficina de Radio Globo y Globo TV en Tegucigalpa y arrestó al director de la estación, David Romero Ellner, en relación con un caso de difamación presentado en su contra por un ex fiscal. Actualmente cumple una condena de 10 años de prisión, en una condena descrita por C-Libre y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos como una campaña motivada políticamente por el gobierno.

Con una tasa tan alta de asesinatos, en los últimos años algunos periodistas han huido del país para salvar sus vidas. Para aquellos que se quedan, el clima de miedo ha llevado a la autocensura. Muchos de los periódicos más grandes del país, como 'La Tribuna', 'El Heraldo' y 'El Tiempo', han atenuado durante mucho tiempo sus críticas y rara vez se alejan de la línea del gobierno.

Los problemas subyacentes que hacen de Honduras un lugar tan letal para informar no muestran signos de disminuir, y en el clima político actual parece haber poca voluntad para mejorar la situación. Por ahora, las cosas van a seguir empeorando antes de mejorar, según el IPI.

 

 


Noticias Destacadas