Tegucigalpa, Honduras (Conexihon).- Una realidad de represión y muerte de opositores políticos al régimen de Juan Orlando Hernández, constató Amnistía Internacional, tras la visita “de respuesta rápida”, cuyos resultados fueron develados por su directora para las Américas, Erika Guevara Rosas, el pasado viernes 05 de julio.

En la visita de la semana pasada, un equipo de Amnistía Internacional, llegó al país para conocer la situación de violaciones a derechos humanos contra la ciudadanía en protesta como ser estudiantes, docentes, médicos, así como defensores y defensoras de derechos humanos.

En sus hallazgos el informe, destacan seis personas fallecidas, cuatro de ellas por arma de fuego a manos de las fuerzas de seguridad. Dos tratan de personas fallecidas a manos del ejército y policía militar; seis de personas heridas, cuatro de ellas por arma de fuego.

Para Amnistía Internacional, las fuerzas de seguridad han utilizado armas de fuego y usado de forma indiscriminada armas menos letales, como gases lacrimógenos o balas de goma, provocando lesiones en decenas de personas.

“Gritar ‘fuera JOH’ y exigir un cambio puede pagarse muy caro. Al menos seis personas han fallecido en el contexto de protestas y decenas han resultado heridas, en muchas ocasiones por disparos de armas de fuego a manos de las fuerzas de seguridad desde el inicio de esta oleada de manifestaciones”, dijo Guevara Rosas durante la lectura del informe de hallazgo de violaciones a derechos humanos.

La directora para las Américas de Amnistía Internacional aseguró haber solicitado un encuentro con Juan Orlando Hernández “Como lo he hecho en reiteradas ocasiones”; sin embargo, el titular del régimen delegó en otros funcionarios la interlocución con la organización internacional.

“Es claro que su gobierno no está priorizando el respeto a los derechos humanos de la ciudadanía. Parece tener otras prioridades”, expresó Guevara Rosas.

Protestar tiene un alto costo

Desde finales de abril, cuando las protestas del gremio magisterial y el Colegio Médico de Honduras (CMH), se articularon en la Plataforma por la defensa de la Salud y la Educación, iniciaron en diferentes puntos del país, la respuesta fue represión de las fuerzas policiales y militares.

Según el Comité por la Libre Expresión (C-Libre), del 4 de marzo al 25 de junio de este año, hubo al menos 346 protestas en todo el país. Estas en exigencia de la derogación de un conjunto de Decretos Presidenciales en Consejo de Ministros (PCM), encaminados a la privatización de los derechos a la salud y educación.

Aunque fueron derogados, las protestas continuaron exigiendo la renuncia de Hernández de la Presidencia, donde ocupa un segundo periodo presidencial de forma ilegal.

Se documentó casos ocurridos el 19 y el 20 de junio, en los que dos personas perdieron la vida de forma violenta a causa de disparos de militares.

En Tegucigalpa, Erik Peralta, de 37 años, intentaba cruzar una protesta en la colonia El Pedregal, cuando miembros del ejército comenzaron a disparar. El informe forense al que tuvo acceso Amnistía internacional, dice que una bala perforó su tórax y murió de forma inmediata.

Otro de los casos que destacó AI, es el de Eblin Noel Corea Maradiaga, de 17 años, asesinado mientras corría junto a su padre para salvar su vida de la represión militar en el municipio de Yarumela, departamento de La Paz, luego de formar parte de una protesta que ya había finalizado.

“El miembro del ejército tenía una posición privilegiada para elegir hacia donde disparara. Las municiones se tratan dos de calibre 9 mm y uno de 556 de rifle, armas utilizadas por el ejército y las fuerzas de seguridad en Honduras, una de ellas es de fabricación estadounidense”, sostuvo la directora para el continente de Amnistía Internacional.

La familia del joven, narró el pasado uno de julio, en una conferencia de prensa en Tegucigalpa, que mantiene vigilando su tumba día y noche. Su padre, Don Eblin Corea, expresó en dicha comparecencia que “el país en el que estamos hay mucha picardía, mucha delincuencia y pueden hacer algo para que no se dé con los verdaderos responsables”

Vea: Familiares no descansarán en lograr justicia para Eblin Noel Corea

Otro caso documentado por Amnistía Internacional sobre uso excesivo de la fuerza fue la incursión a la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) el día 24 de junio, cuando elementos de la Policía Militar entraron al recinto y dispararon contra decenas de personas que se estaban manifestando en el área de acceso.

En un comunicado de prensa, el gobierno justificó este actuar ante la necesidad de rescatar a un oficial privado ilegalmente de la libertad por parte de algunos estudiantes,

 la organización no pudo encontrar indicios de la supuesta retención del oficial castrense, y el propio rector de la universidad, Francisco Herrera, confirmó a Amnistía Internacional que no se habían presentado evidencias sobre tal hecho, ni de que hubiera existido un proceso de negociación previo al uso de la fuerza.

Impunidad una constante histórica

Para Erika Guevara, en el país “la impunidad por graves violaciones a los derechos humanos, la falta de justicia, la negación de los derechos a la verdad, justicia y reparación, han sido una constante histórica sobre todo los últimos dos periodos presidenciales de Juan Orlando Hernández”.

De ocho casos documentados por Amnistía Internacional, en dos de ellos, las familias no presentaron denuncia ante el Ministerio Público (MP) por temor a represalias. En los seis restantes, aunque si denunciaron, existe desconfianza en la eficiencia de la entidad investigadora; y en al menos tres casos alegaron que las diligencias necesarias para garantizar una investigación exhaustiva no se habían realizado a tiempo.

Guevara Rosas cuestionó el sistema de justicia hondureño, al mencionar que “una vez más, ha demostrado que las violaciones de derechos humanos, en el marco de las protestas, continúan sin ser debidamente investigadas, ni los sospechosos de responsabilidad penal, son llevados ante la justicia”.

Anteriormente, Amnistía Internacional se había pronunciado por la decisión del Consejo Nacional de Defensa y Seguridad (CNDS), de ordenar la salida de los militares por todo el país. El tema de represión a protestas, ha sido condenado por la organización con el informe “Prohibido Protestar: Uso de la fuerza y Detenciones Arbitrarias como estrategia para reprimir la disidencia en Honduras”.

Un tema que no fue abordado en este informe de Amnistía Internacional, fue el de los presos políticos, y ante el cuestionamiento hecho por la prensa, la directora de las Américas de dicha organización solo informó que continúan documentando casos.

Finalmente, la defensora de derechos humanos, hizo un llamado a los y las periodistas “que responsablemente dan cobertura a este contexto tan adverso de graves violaciones a los derechos humanos”, no imponerse la censura.

“El rol que ustedes juegan de informar a la población y de informar a la comunidad internacional sobre lo que hoy ocurre en Honduras, será fundamental para todos los esfuerzos que lleven a mejorar la situación y garantizar que las familias puedan ver la justicia”, puntualizó.

De no poner fin a la represión de la fuerzas policiales y militares hacia las protestas y el trabajo de defensores y defensoras, así como de medios de comunicación, existirán “razones de peso” para considerar la responsabilidad de Hernández en cada una de las muertes y violaciones de quienes ejercen su derecho legítimo a manifestarse, concluyó Erika Guevara en la presentación del informe de la Misión.

 

 

 

 

0
0
0
s2sdefault