Une Tv y Radio Progreso denuncian sabotaje y boicot a transmisiones

Une Tv y Radio Progreso denuncian sabotaje y boicot a transmisiones

Tegucigalpa, Honduras (Conexihon) .-  El canal de noticias Une Tv y Radio Progreso denunció este lunes un proceso de sabotaje y boicot activo a medios de comunicación se considera opositores en Honduras.

De acuerdo con los técnicos de Une TV "la fibra óptica fue quemada, para irrumpir en la transmisión en vivo de este domingo" cuando la Alianza de la Oposición contra la Dictadura convocó a una manifestación en Tegucigalpa.

La antena -transmisor- terminó partida en tres pedazos.
La antena -transmisor- terminó partida en tres pedazos.

En su página oficial de Facebook Une Tv condenó "los actos de intimidación que desde el poder se ejercen contra los medios de comunicación, nuestra misión es informar al pueblo de forma transparente y sin censura, siempre estáremos al servicio del pueblo".

Igualmente, este lunes 11 de diciembre, el padre Ismael Moreno, director de Radio Progreso, medio de comunicación que pertenece a las Obras del Apostolado de la Compañía de Jesús, explicó que los tensores que tienen la antena de transmisión están aflojados este sábado.

"Salimos del aire el domingo y nos informaron que la antena se había caído, que el mismo nos enteramos de que solo fue nuestra antena, por lo que le pedimos al técnico, al torrero, que es quien la tiene para la que ir y la que acompaña a un equipo de la radio ", indicó.

Ismael Morero

La base de la antena cayó porque el cable ya no se podía sostener y se rompió en tres pedazos, "con la mano es imposible, eso solo pudo haber ocurrido porque una mano externa que deliberadamente se puede usar para manipular y colorear la antena de tal manera que al caerse no afectara las otras instalaciones. Además, es imposible que la antena se haya caído, así como esté colocada ", apuntó el Padre" Melo ".

De acuerdo con los técnicos de Radio Progreso es necesario usar herramientas especiales por lo que hicieron ese trabajo debieron ser técnicos también y debieron llevar herramientas con la capacidad para realizar herramientas.

En la zona además hay antenas de compañías celulares y otros medios de comunicación, pero ninguna de ellos fue afectada.

Las bases de cemento de la antena quedaron intactas.
Las bases de cemento de la antena quedaron intactas.

“Aquí lo que sucede es que movieron los tensores, los aflojaron y entonces la torre tendió a irse hacia un lado, hasta caerse completamente. No se puede saber quiénes fueron las personas que lo hicieron, pero no cualquiera puede venir a quitar eso, sino la antena puede caerse encima, además el acceso a esta zona es difícil”, indicó el técnico especialista de Radio Progreso.

A su criterio “el daño que han hecho es gravísimo” porque además del costo de la torre que oscila los 100 mil lempiras, la reparación podría superar los diez días. A esto se le suma el impacto de estar fuera del aire por el tiempo que dure la reconstrucción.

CONTRA LÍNEA EDITORIAL

“Nosotros hemos hecho esta denuncia de lo que calificamos como sabotaje. Nosotros identificamos que esta es una respuesta a la línea editorial de Radio Progreso que desde el 25 de noviembre hasta la fecha hemos estado cubriendo lo que llamamos fraude electoral, por lo tanto, responsabilizamos al gobierno de manera directa por lo ocurrido en este sabotaje”, subrayó.

Además sabemos que no se trata de una línea editorial solamente en estos últimos 15 días, sino que es un trabajo permanente de cuestionamiento a la línea autoritaria del gobierno que funciona como tal”.

Los tensores que sostienen los cables de acero fueron removidos.
Los tensores que sostienen los cables de acero fueron removidos.

Así también lo sostiene el defensor de derechos humanos, Joaquín Mejía, “para no decir algo que no era real habíamos dicho que esto se debía a las condiciones meteorológicos, sin embargo, expertos en el terreno y ha habido mano criminal en la destrucción de la torre y afectando la señal en la zona central del país. Esto implica un recrudecimiento en la represión, lamentó.

“La evidencia demuestra que no hay espacio para que las personas expresen sus opiniones en Honduras, que nos enfrentamos con toda la fuerza del aparato represivo, quienes nos atrevemos a expresar nuestras opiniones críticas”.

VISITA DE CONATEL

Este viernes, supuestos técnicos de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (CONATEL) visitaron las oficinas de Radio Progreso en la sede de Tegucigalpa “para ver cómo estaba funcionando la frecuencia de AM”, sin embargo -explicaron-  la misma CONATEL sabe que dicha frecuencia no funciona en Tegucigalpa, sino solamente en el Valle de Sula, “ellos saben cómo funciona. Cuando les pedimos a las dos personas que firmaran la visita se rehusaron”.

Para la periodista, Eleana Borjas, quien visitó el área este lunes 5:30 a.m.  los tensores que sujetan los cables de acero, estaban pintados en rojo y la misma mostraba señales de haber sido descascarada, el transmisor que estaba partido en tres partes, pero la base está intacta”.

La transmisión en la zona centro podría ser suspendida durante aproximadamente 10 días.
La transmisión en la zona centro podría ser suspendida durante aproximadamente 10 días.

Además explicó que para acceder al lugar se trata de una zona de difícil acceso, pero que aunque no hay seguridad en el terreno privado ningún otro medio de comunicación resultó afectado. 

El sábado a las 5:00 p.m. sintonizamos que la radio y notamos que iba y venía la señal, pero a eso de las 6:00 de la tarde se cayó completamente, recordó.

Varios miembros de Radio Progreso gozan de medidas de protección dictadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) desde 2009, meses posteriores al golpe de Estado. El mecanismo de medidas cautelares se encuentra previsto en el artículo 25 de la CIDH. Según lo que establece el Reglamente, en situaciones de gravedad y urgencia la Comisión podrá, a iniciativa propia o a solicitud de las partes, solicita que un Estado adopte medidas cautelares pare prevenir daños irreparables a las personas o al objeto del proceso en conexión con una petición o caso pendiente, así como a personas que se encuentran bajo su jurisdicción de forma independiente en cualquier petición o caso pendiente.

En 2014, Carlos Mejía Orellana, quien trabajó para Radio Progreso desde hacía trece años, fue asesinado en su casa, en la ciudad de El Progreso (norte). El responsable del departamento de Publicidad de la radio fue apuñalado varias veces en el tórax.

La Corte IDH dijo en una declaración que "el ejercicio periodístico solo puede adoptarse cuando las personas que lo realizan no son víctimas de agresiones físicas, psíquicas o morales u otros actos de hostigamiento".