Un premio más que merecido

Un premio más que merecido

Tomado de: "Nuestra Palabra", postura editorial de Radio Progreso y el Equipo de Reflexión, Investigación y Comunicación de la Compañía de Jesús (ERIC).

En Honduras existe una grave situación de violencia e inseguridad relacionada con la libertad de expresión, lo cual convierte a periodistas, trabajadores y trabajadoras de los medios de comunicación en un sector particularmente vulnerable.

De acuerdo con el CONADEH, entre 2001 y agosto de 2017, 70 personas de este sector han sido asesinadas y el 91% de los casos se encuentra en impunidad. Nuestro compañero Carlos Mejía se encuentra dentro de esa macabra lista que hace de Honduras el país más peligroso para ejercer el periodismo y la comunicación.

Los asesinatos de personas vinculadas a los medios de comunicación son la manifestación sangrienta de los diversos ataques a la libertad de expresión en el país. Frente a ello, en 2001 nace una coalición de periodistas y miembros de sociedad civil para promover esa libertad y el derecho a la información.

Esta coalición llamada Comité por la Libre Expresión (C-Libre) se ha convertido en un referente nacional e internacional a través de su trabajo de capacitación, asistencia legal, investigación y monitoreo de la situación de la libertad en Honduras, a la cual concibe como un derecho social que no es exclusivo de periodistas.

En reconocimiento de su enorme trabajo, en diciembre recibirá el VIII Premio Internacional Libertad de Prensa 2017 de la Universidad de Málaga, que propone la Cátedra UNESCO de Comunicación. Este premio “destaca la encomiable labor de la organización en la defensa de la libertad de prensa en Honduras y la seguridad de los periodistas en el país latinoamericano”.

Para su director, Edy Tábora, este reconocimiento les “alienta a continuar trabajando por una sociedad en la cual se respeten estas libertades públicas, tan importantes para la Democracia y el Estado de derecho”.

Desde el ERIC-SJ y Radio Progreso nos congratulamos por este merecido premio, no solo porque nos sentimos hermanados con C-LIBRE en el esfuerzo colectivo de construir una Honduras más justa y solidaria, sino también porque conocemos y valoramos su compromiso institucional y personal con los derechos humanos y los valores democráticos.