Ni "órdenes superiores" impiden a las mujeres sembrar justicia y vida

Ni "órdenes superiores" impiden a las mujeres sembrar justicia y vida

Tegucigalpa, Honduras (Conexihon).- Noviembre es un mes para recordar y luchar. Así se lo plantearon este miércoles organizaciones de mujeres y feministas del país, aglutinadas en la Coalición TODAS, Plataforma 25 de noviembre y la Tribuna de Mujeres “Gladys lanza”, en un recorrido desde las cercanías del Estadio Nacional, hacia la Corte Suprema de Justicia (CSJ), y el Poder Ejecutivo, quienes una vez más le cerraron el paso y obstaculizar la demanda de justicia.

Caminaron con sus recuerdos y consignas, con la fotografías de mujeres que ya no están, porque fueron víctimas de la violencia en todos sus niveles. Avanzaron con pancartas en las que también rechazaron el proyecto continuista del actual gobierno. Caminaron.

En su andar que transitó una parte de la colonia el Prado y el bulevar Kuwait, portaron los nombres de “nuestras vidas más reconocidas Margarita (Murillo),   Bertha (Cáceres),  Magdalena (Morales), Lesbia (Pacheco), Gladys (Lanza). No olvidaron a las Azaleas,  Beatrices, Carolinas, Dixíes, Emelinas,  Faustas,  Cinas,  Hortensias, Ixcheles,  Jackies,  Knstas,  Lucias,  Marías, Nereidas, OIgas,  Patricias, Rixies, Sandras,  Tatianas, Wendys o Zulemas.

En un comunicado, las mujeres plantearon el señalamiento continúo a un “Estado inoperante, un sistema de Justicia sin respuestas para las mujeres, a un sistema  de salud incapaz  de priorizar  a las sobrevivientes   de violencia,  a un  sistema  educativo  represor  y a los fundamentalismos religiosos que no solo destruyen  la idea  de un Estado  laico, si no  que  reprimen   y condenan   la decisión  de  las  mujeres  sobre  sus  cuerpos”.

El punto donde finalizaría la movilización feminista, sería la rotonda ubicada a unos 300 metros arriba de los edificios de la CSJ y otras instancias gubernamentales. Una valla metálica con un fuerte contingente de integrantes de la Policía Militar del Orden público (PMOP), y Policía Nacional impidieron el paso.

Matria

Cercaron justamente los espacios por dónde la lideresa feminsita Gladys Lanza caminó muchas ocasiones, al ser sometida a un proceso penal que culminó en una condena en 2015 hasta su fallecimiento el 20 de septiembre de 2016.

El Poder Judicial que criminalizó a Gladys y actualmente lo hace con Lesbia Pacheco, se prestó a bloquear la calle con el Poder Ejecutivo, ya que actualmente las oficinas de Casa Presidencial funcionan en donde operaba Cancillería, y cerrar el paso a la movilización.

“Lo que nos expresaron es que por órdenes del presidente de la República (Juan Orlando Hernández) cerraron el paso, violentándonos nuestro derecho a la libre circulación, es una calle del país que se construye con los impuestos ciudadanos, expresó Merly Eguigure, coordinadora Nacional del Movimiento de Mujeres por la Paz “Visitación Padilla”.

Eguigure afirmó que, irónico la fuerte presencia policial y militar “hasta una tanqueta nos han traído”. La presencia policial, no la consideró necesaria, ya que, tanto ellas como mujeres defensoras y feministas “y ellos son víctimas de la violencia de este país”.

El presidente que les cierra las calles a las mujeres, se cierra a sus demandas, a sus reivindicaciones. Ante esto, la Coordinadora Nacional de “Las Chonas” catalogó esta acción “como una burla y el resultado de sus cuatro años de gobierno y probablemente lo que será en el futuro”.

Un Ministerio Público que miente y un Congreso criminalizador

Las organizaciones de derechos de mujeres y feministas,  señalaron que mientras el Ministerio Público expresa una baja en las denuncias de violencia contra las mujeres, el Observatorio de la Violencia de la UNAH (OV-UNAH), en su más reciente informe reportó 1,852 casos  de violencia  doméstica  e intrafamiliar   denunciados entre enero  y junio  del 2017, una cifra alta para este ente.

De igual forma condenaron a un Congreso Nacional que aprobó la eliminación del delito de violencia

Nos están matando

intrafamiliar y dejándolo solo como “Maltrato familiar”.

Congreso  que bajó  los delitos  sexuales  y que  condena  la protesta   social,  el mismo  que  aprobó  solo  6 años  para  los  delitos  de corrupción.   Condenamos   desde  la vida  este  sistema  de muerte,  herero-patriarcal y misógino.

“Condenamos   a sus representantes  que tienen  el descaro  de presentarse   nuevamente a ser elegidos por el pueblo”, en referencia a quienes les han dado la espalda en el Palacio legislativo y que en el próximo proceso electoral, aspiran a la reelección.

Mujeres sembradoras de vida y lucha

El cerco Policial- Militar y de Guardia de Honor Presidencial (GHP), dejó de ser un obstáculo. Al final un grupo de mueres por otro acceso, llegaron a la rotonda y oficializaron lo que llamaron la Plaza de las Mujeres”.

Merly Eguigure, detalló que el significado de este espacio recuperado por las organizaciones de mujeres “simbolizará a las mujeres que nos han antecedido y que ya no están, pero a las que vienen, niñas que se enfocan y crecen defendiendo sus derechos”.

Un árbol de Jacaranda es el comienzo de que en sus ramas, se ven reflejadas las vidas de las que ya no están y de las que vienen, en un país violento para quienes ejercen voces opositoras, defensoría de derechos humanos o, a decir de la canción interpretada por la cantora y feminista hondureña, Karla Lara, las “matan por ser mujeres”.