Tegucigalpa, Honduras (Especial para Conexihon).- En sólo una semana, la ex rectora de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Julieta Castellanos se gastó más dos millones de lempiras del presupuesto público, para desprestigiar y criminalizar a los estudiantes universitarios, durante las protestas estudiantiles del 2017.

En cumplimiento de una orden del el Instituto de Acceso a la Información Pública (IAIP), las autoridades de la UNAH a través del rector interino Francisco Herrera, la Universidad hizo entrega de los contratos de publicidad que la ex rectora Castellanos firmó con diferentes medios de comunicación para desacreditar al Movimiento Estudiantil Universitario (MEU) que paralizaron el campus universitario durante su mandato.

Mientras el Vicerrector de asuntos estudiantiles Ayax Irías firmaba la cancelación de becas y expulsiones contra estudiantes que reclamaban derechos, la rectora Julieta Castellanos repartía con la cuchara grande del presupuesto de la UNAH a varios medios de comunicación mientras premiando su apoyo a la represión con millonarios contratos de publicidad.

Curiosamente la mayoría de medios contratados mantuvieron discursos estigmatizantes y de odio contra la lucha estudiantil y se parcializaron con las autoridades, apoyaron la persecución y los juicios instrumentalizados desde el poder público en la UNAH.

La mayor "tajada" del contrato se la lleva la Corporación Televicentro con contratos para casi todos sus canales de televisión y programas informativos, como Frente a Frente, TN5 Matutino y TN5 estelar, Noticiero Hoy Mismo, o el programa 30/30. También tienen se firmaron contratos con Canal 11, Hable como Habla, Canal 10, Abriendo Brecha, Si TV, TV Azteca, la cadena radial Audio Vídeo conocida comercialmente como Radio América y Proceso Digital un periódico online.

En total fueron nueve los contratos firmados por la rectoría para un periodo del 21 al 28 de junio de 2017, cuyo valor total suma a un millón novecientos setenta y cinco mil ochocientos setenta y cinco mil lempiras con cuarenta centavos (L 1,975,884.40) sin incluir el 15% de impuesto sobre ventas, por lo que el valor real sobrepasa los dos millones de lempiras.

Castellanos mintió en junio 2017

Aunque la ex rectora mantiene un discurso público en favor de la transparencia y es crítica de procesos y actos de opacidad y corrupción en la administración pública, cuando le tocó responder personalmente por el manejo del presupuesto público bajo su responsabilidad, su respuesta mediante el oficio RU-N°554-2017, fue una m,entira, al afirmar que “el diseño la universidad tiene un departamento de diseño”.

Sin embargo en la información que el IAIP ordenó entregar, consta que la Universidad si contrató a la empresa “UNO MARQUETING”, para la producción y elaboración de dos spots de la campaña, para lo cual pago ciento diez mil lempiras (L110,000.00) más el 15% de impuesto sobre ventas.

Mientras que a la empresa denominada “Sociedad Informativa de Televisión o Valores SiTv” responsable del “diseño y producción de la campaña pautada del 21 al 28 de junio”, denominada por la empresa y la UNAH como “Campaña Revoltosos-Testimoniales”, las autoridades de la Universidad pagaron 70 mil lempiras. 

La información contradice completamente las aseveraciones de la ex rectora, en el oficio entregado como respuesta en el mes de julio de 2017. En su momento Castellanos, violando la Ley de Acceso a la Información Pública y la Convención Contra la Corrupción y el derecho a conocer como se gastan los impuestos que pagan los ciudadanos, se negó a entregar la información requerida y mediante un oficio firmado por ella, mandó al solicitante de la información que fuera a pedirla a los diferentes medios de comunicación del país.

Sin hacer uso de ningún argumento de derecho, la respuesta firmada por la entonces rectora de la UNAH, fue una demostración de indolencia y soberbia, como si los funcionarios públicos tuvieran la potestad decidir de forma arbitraria como administrar los recursos del Estado, o como si estuvieran por encima del derecho de los ciudadanos.

En aquel momento, la respuesta de la alta funcionaria, fue que el solicitante acudiera a los diferentes medios de comunicación donde se difundió la campaña a solicitar copias de los spots, cuando la Universidad tenía la obligación de entregar la información solicitada, como un ente que se financia con recursos públicos y que debe ser ejemplo de transparencia, por la alta responsabilidad en la formación de profesionales éticos comprometidos con la transparencia en la administración de la cosa pública.

UNAH obligada a entregar información

Con fecha 22 de Junio de 2017, con número SOL-UNAH-444-2017, se hizo la solicitud a la Oficial de Acceso a Información Pública Cintia Liliana Salgado, para que fuera entregada la información referente a: “1.- Copia íntegra de los vídeos de las cámaras de seguridad del edificio administrativo de Ciudad Universitaria del día 24 de mayo de 2017 de las 7:00 P.M. hasta las 2:00 A.M. del día 25 de mayo de 2017. 2. Copia del video de la campaña para exigir clases que se transmite por varios canales de televisión. 3. Cuantas empresas se han contratado para la difusión de dicha campaña. 4. Cuál es el presupuesto destinado para la realización y difusión de dicha campaña y cuál es la línea presupuestaria que se afecta. 5. Que empresa fue la que diseño y produjo dicha campaña. 6. Cuantos medios de comunicación y que medios han sido contratados para la difusión de dicha campaña.”, a lo que las autoridades se negaron hacer.

Ocho meses después la Universidad fue obligada a cumplir con la Ley de Acceso a la Información Pública, cuando mediante resolución de obligatorio cumplimiento el IAIP, le “ordenó” a las actuales autoridades la universitarias, “hacer entrega inmediata en el formato que se encuentre disponible”, de la información solicitada, tras declarar con lugar el recurso de revisión a favor del demandante.

El IAIP no solo obliga a las autoridades a entregar la documentación requerida, también sanciona a las autoridades universitarias por no hacer entrega en tiempo y forma la información solicitada y porque lo que entregó no fue el solicitante realizó a través de la Plataforma del Sistema de Información Electrónico de Honduras (SIEHLO). La UNAH también hizo entrega de un CD conteniendo un spot de la campaña de desprestigio contra los estudiantes universitarios.


0
0
0
s2sdefault