Tegucigalpa, Honduras (Conexihon).- El gobierno, a través del Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (SINAGER), destituyó de su cargo ad honorem como vocera oficial para la difusión de los comunicados oficiales referentes al Covid-19, sin justificación o explicación alguna a la doctora Roxana Araujo.

Durante los primeros 20 días de emergencia nacional por Covid-19, Araujo asumió la responsabilidad como delegada presidencial y única portavoz oficial del poder ejecutivo para la difusión de información referente a la pandemia mediante el Acuerdo No-38-2020, a través de la Secretaría de Gobernación, Justicia y Descentralización.

Dicha acción es motivo de cuestionamiento, ya que Araujo demostró honestidad, transparencia, credibilidad y precisión en las declaraciones brindadas a la ciudadanía durante su compromiso adquirido ya que “en ningún momento se ha mal informado o mal intencionado la información”, aclaró la ex ministra de salud.

Datos reservados y mal flujo de información

Más allá del reto de enfrentar una crisis sanitaria, la epidemióloga dejó al descubierto que la información manejada por la unidad de vigilancia de la salud es muy reservada, declaró la ex vocera en una entrevista para el noticiero nacional, Hoy Mismo.

“No me ocultaban información, el problema es cómo baja el flujo de información. El problema es que la unidad de vigilancia de la salud tiene esas reservas y eso hay que respetarlo”, ratificó, al punto que a ella siendo vocera oficial se le limitaba.

En la entrevista reveló que como portavoz sólo tenía acceso a la misma información a la que tienen acceso los medios de comunicación, refiriéndose a los comunicados oficiales de Casa de Gobierno y la Secretaría de Salud.

Resultado de esto, es el fallecimiento el pasado 21 de marzo de una persona en La Ceiba, Atlántida, que en su constancia de defunción no había un diagnóstico preciso. Sin embargo “fueron siete horas de intenso trabajo, de llamar a cualquier cantidad de personas para dar una información veraz y no algo con que salir. Siempre mencionamos que esa persona era sospechosa, que nunca se debió de poner en su defunción Covid-19 como un acto que ya se daba por hecho porque no habían resultados de laboratorio”, indicó.

Dicho malestar fue expresado en su cuenta de Facebook, en la que mediante un estado, Araujo se refiere a ella misma como “La portavoz sin voz y sin datos”.

Pasión, profesionalismo y calidad humana

Con una trayectoria que abarca 17 años de experiencia como referente de información sanitaria, Araujo se ha mantenido una relación de confianza y credibilidad en los medios de comunicación hondureños.

Durante la entrevista, el periodista Edgardo Melgar, reconoció la “pasión, profesionalismo, calidad humana y disposición en apoyar a los medios en informar de manera correcta”, expresándole a Araujo su agradecimiento en nombre del noticiero y el programa 30/30, que también conduce.

Melgar cuestionó la controversia de la destitución de la delegada, ya que “lo que trasciende no es tanto que ahora hay un vocero de Sinager y que es el señor Francis Contreras; razón por la cual usted ya no será portavoz del gobierno en ese tema”, le dijo el periodista a la entrevistada.

“Sino que  lo que trasciende es, que usted dijo que el equipo que se compró era lo que se había logrado comprar y adquirir en el mercado, entonces que por esto el gobierno tomó esta decisión”, argumentó.

Ella le respondió que no es especialista en equipos médicos y que no sabría decir si este fue el motivo de la cancelación de su cargo como delegada presidencial, pues su trabajo es “informar con la veracidad que se me permite y por eso nunca se me ha pagado para ser vocera y menos de la Secretaría de Salud”, precisó la experta.

Por otro lado, el Centro de Prevención, Tratamiento y Rehabilitación de las Víctimas de la Tortura y sus Familiares (CPTRT); organización de sociedad civil, expresó mediante un comunicado su admiración, respeto y solidaridad para con la doctora Roxana Patricia Araujo Valladares; “quien por hacer declaraciones públicas apegadas a la verdad en relación con la ineficacia del sistema sanitario de salud de Honduras, fue separada de su cargo”, expresó.

El CPTRT lamentó que las autoridades que tomaron esta decisión y solicitándoles mantener el respeto y restricto a la libertad de opinión en nuestro país.

No más declaraciones de Covid-19

Luego del primer caso de Covid-19 confirmado en Honduras (11 de marzo 2020), la doctora Araujo asume el papel como informante y voz única oficial del poder ejecutivo para declarar sobre el tema a nivel nacional.

Al ser removida de dicho cargo mediante acuerdo de gobierno firmado por el jefe de gabinete presidencial (17 de marzo), la doctora Araujo asegura que al haber un vocero por parte de Sinager, lo correcto es que ese vocero sea el que se encargue ahora de dar la información.

“Con el tema de Coronavirus no lo voy a tocar por respeto al vocero que ya existe”, enfatizó.  “Con cualquier otro tema como ha sido habitual siempre he sido abierta a los medios con respecto a información epidemiológica, porque eso siempre lo he tenido presente que lo que pueda informar sea veraz para que la población esté informada”, agregó humildemente.

Según la funcionaria de la salud es una sabia decisión en este momento porque las medidas que ha tomado el gobierno para la fase de contención, desde el punto de vista epidemiológico son las mejores.

Araujo informó que al país están viniendo personas que vienen de países con alta incidencia de casos, refiriéndose al punto fronterizo con Nicaragua, lo cual torna un escenario más difícil.            

Iniciando el 2020, la enfermedad ha demostrado que ningún gobierno está lo suficientemente preparado para evitar su propagación. Evidencia de ello son las altas cifras que superan 23 mil víctimas mortales por Coronavirus a nivel mundial y  una en Honduras, registrándose 52 casos confirmados de personas contagiadas hasta la fecha.


Más Leídos