Colors: Blue Color

Por: Claudia Mendoza

Las autoridades de la Policía Nacional le deben una explicación a la prensa hondureña. ¿O es que de ahora en adelante saldremos a hacer nuestro trabajo, so pena de convertirnos en víctimas de la agresión de los elementos policiales?

“Nuestro Compromiso Servir y Proteger”, reza el lema de la policía nacional de Honduras. Pues bien, señor director general de esa institución, mande a sus subalternos a respetar la libertad de prensa, la libertad de expresión y la libertad de informar que tenemos las y los periodistas en este país.

Un pequeño recordatorio

El 23 de julio, el camarógrafo Engel Padilla, de canal 11, fue víctima de agresiones por parte de elementos de la policía nacional de Honduras. Varios videos en los que quedaron registrados los empellones, su captura y el daño de su equipo fueron la fiel denuncia de los abusos cometidos en su contra.

Ocho días después, otro video registra la forma en cómo otro grupo de policías restringieron el derecho a informar de la periodista del Comité por la Libre Expresión (C-Libre), Gissel Grandez.

Igual o más delicado, las imágenes que transmitía ella misma (en vivo y en directo) evidenciaron a los uniformados agrediéndola física y verbalmente. Mientras le arrebataban su celular, la transmisión continuaba y se escuchó la mofa de los policías y la exhortación que se hacían entre ellos para “zamparle gas y quitarle la máscara” que portaba.

Al igual que con el caso de Padilla, con el de Grandez, la Secretaría de Seguridad “corrió” a emitir un comunicado, que es algo así como un “copiado y pegado”. Las mismas frases, las mismas expresiones, el mismo compromiso y blablablá. Ni tiempo de escribir algo distinto, acorde a los hechos, tuvieron.

El comunicado establece que durante el enfrentamiento entre los manifestantes y agentes del orden, se captó un “video aficionado que registra un incidente con una reportera de un medio de comunicación digital”. Se afirma que “se ordenó la investigación de los hechos para determinar el grado de abuso y deducir la responsabilidad de los agentes participantes”.

Y rescato del texto otro párrafo que dice, “La Policía Nacional garantiza los derechos y libertades consignadas en la Carta Magna y en los convenios internacionales en materia de libertad de expresión, respeto y protección a la labor de todos los periodistas, comunicadores sociales y otros empleados de medios de comunicación sin distinción alguna, y rechazamos cualquier procedimiento de nuestros funcionarios en el cual se transgredan los derechos humanos y la libertad de prensa”.

Inexorablemente hay una inconsistencia entre lo que hace y dice la policía en Honduras. El año 2017 dejó registrado una importante cuota de agresiones a la prensa, en pleno desempeño de su trabajo. El 2018 va por el mimo camino.

Lo más lamentable de esta situación, es que aún y cuando se censura este proceder, la desunión del gremio evita que se formulen demandas frontales por la situación que vive la prensa en el país.

El silencio del Colegio de Periodistas de Honduras, y de las demás organizaciones que dicen representar y defender a las y los periodistas, es sencillamente ensordecedor.

Retomando, las autoridades de la Policía Nacional le deben una explicación a la prensa hondureña, por estos y muchos casos más de agresiones. Como periodista, me sumo a las voces que exigen respeto a la libertad de prensa, la libertad de expresión y la libertad de informar que tenemos.

0
0
0
s2sdefault

Por: Alex Palencia

Honduras es un país surrealista en el sentido extenso de la palabra, pareciera un lugar terrenal inventado por el genio creativo de García Márquez donde Macondo se queda corto. País donde flota el plomo y el corcho se hunde, donde los aviones han chocado con los autobuses, donde las locomotoras atropellan a los barcos, donde se construyen con 100 millones de dólares un Trans450 (Bus Transporte Rápido BTR 450) para decirnos después que en realidad era una pista para que transiten bicicletas, en fin; hasta la naturaleza parece ser aquí inexplicable, peces del cielo caen en forma de inusual lluvia. País en donde los curas y pastores evangélicos son expertos leguleyos y los abogados grandes versados en asuntos teológicos.

0
0
0
s2sdefault

Por: Rodolfo Cortés Calderón*

Por casi dos días los empresarios y trabajadores del transporte mantuvieron paralizado al país. Nadie debe ignorar que la columna vertebral de la economía de un país es el Sector Transporte. Ellos movilizan a las personas por rutas largas, por rutas cortas y en las ciudades; ellos transportan todos los productos básicos, insumos, equipos y grandes maquinarias que transitan el país; ellos trasladan diariamente toneladas de alimentos y bebidas dentro del territorio; ellos conducen a los puertos y aeropuertos todo lo que se traslada y viene del extranjero; el comercio, la agroindustria y la banca sin ellos no podría vivir: en síntesis es uno de los principales sectores para el desarrollo de un país.

 

El problema en Honduras es que un espécimen de políticos corruptos del bipartidismo “morado” que ha asaltado la economía del país mantiene como principal sacrificado a este sector tan vital.

 

Los representantes del saqueador y manipulador gobierno en las personas de Ebal Díaz, ministro de la Presidencia y Rocío Tábora, ministra de Finanzas, pretendieron ayer justificar al gobierno en sus enormes incrementos al combustible, mismo que es apadrinado por los mafiosos del COHEP.

 

Llegan al extremo de decir que el país perderá más de 7,000 millones de Lempiras si se accede a la pretensión de los transportistas de rebajar de manera general el galón en 23 Lempiras, pero no dicen que ellos se quedarán con otra cantidad similar que ni en señas llega al bienestar del pueblo, sino que va a los bolsillos de este CLEPTO-GOBIERNO.

 

Pero ayer estos burócratas dejaron ver de qué excremento están hechos. Propusieron a los taxistas una serie de estupideces indignas: la primera rebajar al precio del galón de combustible en 2.00 Lempiras. Pero usted apreciado ciudadano sabe que en dos o tres semanas el mafioso gobierno ya le habrá aumentado 6.00 Lempiras al galón; la otra oferta para los taxistas fue agregar un quinto pasajero en los taxis colectivos, una ofensa para toda persona que se moviliza en estas cajitas de sardina y, en tercer lugar, les planteó una pregunta embarazosa: y si el gobierno accede a su petición ¿en cuántos Lempiras rebajaran ustedes el precio del pasaje?

 

No debemos olvidar que los transportistas, tractoristas, camioneros, taxistas, buseros, mototaxistas, etc. han sido los únicos sacrificados en el último año. Ahora, en vez de esa pregunta el gobierno de JOH debería proponerle a toda la burocracia del Ejecutivo, Legislativo y Judicial rebajar por lo menos el 50% de sus sueldos.

 

Pero usted amigo ciudadano, ciudadana, debe comparar lo que pasaba durante el gobierno de MANUEL ZELAYA ROSALES y cotejarlo con el de los cachurecos PORFIRIO LOBO SOSA y JUAN ORLANDO HERNÁNDEZ, JOH. Veamos: durante el gobierno de ZELAYA ROSALES el barril de petróleo costaba a nivel internacional 99.91 dólares USA y el galón de gasolina se vendía a 51.32 Lempiras y hoy día en tiempo de los saqueadores nacionalistas LOBO y JOH se compra el barril a 79.66 dólares USA y el galón de combustible cuesta 100.42 Lempiras.

 

Si todos nos beneficiamos con el servicio en los diferentes campos de los hermanos transportistas, de igual manera estamos obligados a apoyar incondicionalmente esta causa.

 

¡Todos a salir a las calles en la próxima convocatoria del CONSEJO NACIONAL DEL TRANSPORTE, CNT!

¡NO AL AUMENTO DE LOS PASAJES Y PRODUCTOS DE LA CANASTA BÁSICA!

 

21 de julio 2018

0
0
0
s2sdefault

Por: Félix Cesario*

El ocaso del patrón que está sentado en el sillón presidencia hondureño, es una caricatura, mal elaborada, del “otoño del patriarca” del inmortal Gabriel García Márquez “Gabo”. En lo único que lo imita con veracidad es que, la madre del dictador sietemesino se llama “Bendición Alvarado”, quien era una “pajarera” pueblerina, quejándose de su pobreza, ignorando que era la mujer más rica de los confines. En otra cosa que se asemeja es en que, el sietemesino convocaba a dialogo a las y los muertos de hambre para dialogar en como regalarles unas gotas de leche de la rex pública.

0
0
0
s2sdefault

Por: Rodolfo Pastor Fasquelle*

Centroamérica ¿ha inventado la política surrealista? En Honduras y Nicaragua el dialogo invocado -autorizado incluso- se degrada en monologo de un títere que rebota como tentetieso, cuyo ventrílocuo no podemos adivinar, aquí ni allá. Los gobiernos se rehúsan a aceptar que haya otra mayoría, ni razón para poner la suya a prueba. Y aunque están en posesión de las instituciones, devienen gobiernos de memes, en la sombra, virtuales, ficciones de su propia propaganda. Mientras que sus oposiciones no encuentran otra forma de salir de la burbuja que tirando cosas y haciendo tranques. En otro sitio, habrá que comparar los procesos de dialogo obligado y frustrado, hoy inútil y absurdo en ambos casos. ¿Debo decir que, puesto que no tenemos los ánimos ni las armas, me queda claro que tampoco tendremos, cuando llegue el momento, más opción que dialogar? Y clarísimo, que no es ahora.

0
0
0
s2sdefault
0
0
0
s2sdefault

Más Leídos