Por: Félix Cesario*

NOTA: El presente artículo, fue publicado en las páginas de opinión del desaparecido DIARIO TIEMPO, el 19 de enero de 2015. A petición del autor, se hace reproducción total del mismo,