Reflexión desde la amenazada libertad de expresión y de conciencia en la Dictadura del Subdesarrollo

Por: Guillermo E. Valle M.
Diciembre 31, 2018
Día 365 Año 1 INSURRECCIÓN


Mientras el Planeta celebra la llegada del 2019 con alegría, festividades y espectaculares fuegos artificiales sin quemados o mutilados; aquí, en la tierra de la portentosa cultura Maya, finaliza un año infame, uno de los peores en nuestra historia.

2018, triste año de cuestionados récords mundiales: Corrupto, traidor Jefe de Estado reelecto sin reelección, dictadura militar asesina impuesta vía grosero e inocultable fraude, al punto que no llegó un tan solo mandatario del mundo a la solitaria imposición en enero 27 del indigno tirano, con su hermano capturado y acusado en EE.UU. como supuesto narcotraficante a alta escala, traficante de armas. Inaceptable!

Año infame, trágico dónde mueren personas por falta de medicinas, niños por falta de suero antiofídico y por falta de cirugías; cuando protestamos, nos reprimen de forma desproporcionada, asesinan uno a la vez o estudiantes de dos en dos (para que no se note que es un genocidio contra los opositores), encarcelan, criminalizan, amenazan de muerte y gasean al por mayor, incluso -desde 2017- el propio 15 de Septiembre, frente a la Iglesia Guadalupe en el Bulevar Morazán y frente a la Catedral en el Parque Central de Tegucigalpa, por el Monumento a la Madre en San Pedro Sula, en el resto del país y por los ilegales peajes, pero lo más relevante que destacan en grandes titulares los medios voceros del régimen es el enorme logro de dos récords mundiales Guinness, el de la taza de café más grande y otro que ya se olvidó!

*Honduras, surrealismo infernal, dónde los medios escenifican y adornan el teatro de la falsa democracia*, pintando todo de color azul y rosa...enjuiciada, no condenada, como tampoco hay todavía un tan solo tiburón o "tiburona" -por eso de la paridad y la equidad de género, aunque los tres magistrados de sexo masculino del Tribunal Supremo Electoral violaron la Ley de Paridad y Alternancia-, condenado en ocho casos presentados por la OEA-MACCIH, UFECIC. Masivo éxodo, caravanas inocultables de compatriotas que huyen desesperados de las plagas y del teatro con el que pretenden engañarnos in saecula saeculorum.

Cuando estén llorando efervescentemente al narrar la partida enchachada de la dictadura, titulares cambiarán y dirán: " *ÚLTIMA HORA. Regresa y Triunfa la Democracia!*" o algo así, en un nuevo teatro improvisado, fútil e inútil intento para congraciarse con el *pueblo indignado que celebrará en caravanas a nivel nacional el triunfo de la INSURRECCIÓN, DERECHO que consagra y otorga nuestra Constitución, plenamente vigente*.

Mientras tanto, los medios tarifados, igual que las FF.AA. (que fracasaron miserablemente al incumplir su rol constitucional, Art. 272), otros "pistores" pseudo empresarios, autodenominados analistas y representantes de la sociedad civil -empleados públicos?-, sacerdotes y pastores que oran por cuatro años más, *le siguen el juego al pie de la letra a su Ley de Canje Publicitario y Ley de Secretos, Maldades y Corrupciones con las que les pagan sus mentiras y tribunas.*

" *Están desesperados. Están rabiosos.*" (así finaliza un párrafo del artículo del mexicano Epigmenio Ibarra), que parece un retrato exacto de lo que lamentablemente sucede en está noble Patria de Lempira, Morazán, Valle y Cabañas.

Los tarifados de la tierra Azteca, nación hermana de Benito Juárez, mariachis y tequila, dónde les llaman " _*Comentocracia*_", actúan en forma similar a las élites de los medios de comunicación tarifados, sus paraperiodistas y " _sicarios del micrófono_" de acá, siempre de forma sincronizada -como la mejor orquesta o el más famoso coro- y de manera con$i$tente, cuál Cadena Nacional, por instrucción de la Secretaría de Comunicación y Estrategia de Récords Mundiales de la dictadura; con la comparsa de otros, más oscuros, que el Periodista don Octavio Carbajal, llama "narcoperiodistas", lo que en una nación calificada afuera -y por muchos aquí- como narcoestado, no deja de ser altamente preocupante.

Tenemos *fe y esperanza que en el 2019 la élite oligopólica periodística reflexionará y actuará con verdadero sentido de amor patrio, retirando su apoyo y rechazando a la narcodictadura*, sumándose a contribuir eficazmente, con el resto de la gente decente, en acción ciudadana para recuperar juntos la República, regenerar la Democracia -para que sea real y no la falsa actual-, reconstruir la Economía y *nos transformemos en una Nueva Honduras en paz, próspera, con desarrollo integral, en armonía con los recursos (población y ambiente), dónde se respeten la vida, la Constitución y las leyes.*

Aunque no creemos que los tarifados, hipócritas le ayudarán a la Patria, si esperamos que los medios más decentes lo hagan.

Feliz 2019 en Insurrección!


0
0
0
s2sdefault