Por: Rodolfo Cortés Calderón

La palabra cachureco (a), el diccionario la define como algo torcido o mal habido. Para el vulgo y el pueblo también tiene que ver con aquellos personajes que andan en malos caminos: ladrones, narcotraficantes, sicarios, corruptos o corruptores, etc. principalmente políticos de oficio. A los seguidores de uno de los partidos del bipartidismo en HONDURAS, el Nacional, se les llama tradicionalmente cachurecos. Pero ahora el pueblo también llama a su par, el Liberal, como cachurecos. Sin embargo, también hay militares, periodistas, empresarios, banqueros, obispos y pastores cachurecos.

Pero no sólo hay cachurecos en los dos partidos del bipartidismo, los hay en los 9 partidos que participaron en la última contienda electoral donde ganó el candidato de la Alianza Opositora, pero el actual jefe del régimen, el cachureco Juan Orlando Hernández, le robó al pueblo su triunfo con la “bendición” del gobierno de Estados Unidos, la Unión Europea, la ONU y la OEA.

Los años noventa

Durante los años de 1990 a 1994 Honduras tuvo uno de los gobiernos más corruptos de su historia—no es que los anteriores o posteriores presidentes fueran blancas y puras palomas--, no, pero éste obtuvo nota sobresaliente: Rafael Leonardo Callejas, también cachureco miembro del partido Nacional.

A Callejas Romero le señalaron siete actos de abuso de poder y malversación de fondos. Los escándalos de corrupción fueron tantos que aún no ha pagado ninguno, sin embargo, las diferentes Corte Suprema de Justicia del bipartidismo cachureco posteriores a su gobierno le entregaron al final 16 cartas de libertad. Desde entonces a Honduras se le conoce como “el país donde el plomo flota y el corcho se hunde”.

A partir de este desaguisado jurídico, Callejas Romero se siguió comportando como un impoluto ciudadano que posteriormente hizo vida y escuela dentro del fútbol hondureño, FENAFUTH, durante 13 años, llegando hasta las grandes ligas directivas de la FIFA.

El escándalo Fifagate lleva preso a Callejas

En diciembre de 2015 la Corte de Nueva York, Estados Unidos, solicita al gobierno de Juan Orlando Hernández la extradición de Callejas Romero por un supuesto acto de corrupción al recibir soborno junto al también hondureño Alfredo Hawitt de US$ 600,000.00 de parte de MediaWorld para la transmisión exclusiva de partidos de la selección nacional de Honduras.

El 28 de marzo de 2016 Callejas Romero se declaró culpable ante un tribunal de Nueva York por conspiración, por crimen organizado y fraude electrónico en el escándalo conocido como FIFAGATE. Actualmente está preso en Estados Unidos.

LA JUSTICIA EN HONDURAS UNA QUIMERA

Pero si hay justicia en el mundo que es una quimera es la de Honduras. Desde 1982 que se inició “la nueva era democrática” bajo la égida de Estados Unidos con su Doctrina de Seguridad Nacional (DSN), todo ha sido corrupción al más alto nivel de parte de los tres poderes del Estado, cómplices por igual de los desmanes y la descarada corrupción que prevalece en el país.

A todos los actos de corrupción “limpiados” posteriormente por las diferentes Corte Suprema de Justicia se les conoce como los “azos”. Los hay el chinazo, el lapizazo, el petrolazo, etc. que untó a todos los gobiernos nacionalistas, liberales y a los partidos de maletín. Algunos pequeños gatitos fueron encarcelados, pero los “grandes señores” han sido presidentes del país, ministros, diputados, jefes de las fuerzas armadas y policía, fiscales, jueces, embajadores, comisionados, etc.

Los desmanes desde el Golpe de Estado

No obstante, la fiesta de la corrupción se acrecentó de manera pública y llegó al pináculo a partir del golpe de Estado de junio 2009, cuando las fuerzas armadas y sectores oscurantistas del empresariado, iglesias, altos corporativos de los medios,  partidos políticos corruptos y la complicidad de la embajada de Estados Unidos dieron golpe de Estado al gobierno liberal de José Manuel Zelaya Rosales, acusado, lo que no era cierto, de ser un revolucionario alineado con las políticas del gobierno de Venezuela que presidia Hugo Chavez. Zelaya lo único que hizo fue beneficiarse de las políticas del gobierno venezolano consistentes en donaciones de tractores, petróleo a bajo precio y un “préstamo” por US$ 150 millones (otros aseveran que son US$ 300 millones) que “no se sabe” a dónde fueron a parar. Hoy los dos partidos, el Nacional y Liberal y los militares se acusan mutuamente de haberse quedado con los fondos. Lo cierto es que desde entonces Honduras es reconocida como un país paria y un narco estado.

El Cachurequismo se hace gobierno

Desde aquél aciago año el país ha caído en las garras de los gobiernos más corruptos conocidos por la historia hondureña: los gobiernos “nacionalistas” de Porfirio Lobo Sosa y JOH, avalados en una perfecta alianza con los sectores más retrógradas y conservadores del país y la bendición de los gringos y los ilusos europeos que son al final quienes mandan en Honduras.

Desfile de narcotráficantes

Se cuentan por centenares la lista de narcotraficantes que han desfilado por las pasarelas de la DEA y la justicia de Estados Unidos, pero los “gatitos” no nos importan, estos son mandaderos y los hay ex militares, ex policías, alcaldes, civiles mulas del narcotráfico y pequeños empresarios.

Los cachurecos nacionalistas, encabezado por Hernández, creyendo hacerle mal al partido liberal empezaron a señalar a algunos liberales de tradición como ligados al movimiento de drogas, lavado de activos, negocios de maletín, corrupción estatal, etc. siendo los primeros acusados y señalados la familia Rosenthal Oliva, empresarios y políticos de más de una centuria en el poder real. Durante varios lustros el patriarca Jaime Rosenthal Oliva manejó la Corte Suprema de Justicia a su antojo y gusto.

Rosenthal Oliva, varias veces candidato a la presidencia de la República; uno de sus hijo Yani Rosenthal ministro de la presidencia en el gobierno de Zelaya Rosales y uno de sus sobrinosYankel Rosenthal, un próspero empresario y ministro de Inversiones de JOH, fueron solicitados en extradición por el gobierno de EE.UU supuestamente ligados al narcotráfico y lavado de dinero.

Desaparecen así varias empresas de esta familia que hicieron historia en Honduras: Banco Continental, empresa Continental, diario TIEMPO y otras. Hoy día Yani y Yankel Rosenthal están presos en Estados Unidos.

En 2009 con el asesinato del zar antidrogas general Julián Arístides González, Director de Lucha Contra el Narcotráfico, DLCN, y el asesinato en diciembre de 2011 de Alfredo Landaverde, ex asesor también de la DLCN, las cosas empiezan a dificultárseles a las mafias de narcotraficantes y al  narco estado.

El narcotráfico suelta la lengua

Pero el “culebrón” comienza a desenrollarse a partir del año 2015 cuando Estados Unidos empieza a extraditar a varios de los altos cabecillas del narcotráfico. Algunos se entregaron por miedo a que estructuras del narco estado los mandaran a asesinar y, otros, con la intención de rebajar sus penas.

Es así como resultan embarrados en el narcotráfico el hijo, el hermano y el primo del presidente de Honduras, periodo 2010-2014, Porfirio Lobo Sosa: Fabio Lobo, Ramón (Moncho) Lobo y Jorge Lobo respectivamente, según revelaciones de Devis Leonel Rivera Maradiaga, uno de los jefes del cartel de Los Cachiros. Pero también señaló a una serie de diputados, alcaldes, funcionarios de gobierno y militares y policías implicados en el tráfico de estupefacientes que hacen su “agosto” en lugares calientes del corredor noreste-oeste de HONDURAS.

Pero los narcos ya capturados no pensaron quedarse solos en las cárceles neoyorkinas, por eso han señalado también como presunto implicado al hermano de JOH, Juan Antonio (Tony) Hernández Alvarado en varios de estos actos.

Las acusaciones contra “Tony” Hernández

Hace unas horas el gobierno de Estados Unidos a través de la DEA declaró haber capturado en Miami a “Tony” Hernández, hermano del actual presidente del régimen dictatorial de Honduras Juan Orlando Hernández más conocido y repudiado como JOH. Según el Miami Herald se acusa a TONY HERNÁNDEZ por “conspirar para importar cocaína a los Estados Unidos y cargos relacionados con armas”.

Tony Hernández fue trasladado desde Miami a Nueva York donde las autoridades determinarán qué sigue.

Pero los señalamientos hacia “Tony” no son de ahora. Hace varios años se denunció un cultivo de opiáceos en el departamento de Lempira, donde tiene su origen la familia Hernández Alvarado. Se capturó a dos extranjeros dentro de esta empresa y supuestamente se les puso en manos de las autoridades antidrogas, sin embargo, varios días después salieron del país aparentemente liberados por intermediación e influencias de Tony Hernández.

El año 2017, siendo Hernández diputado al Congreso Nacional por el partido Nacional, fue señalado por el ex capitán del Ejército de Honduras Santos Orellana de ser el propietario de un helicóptero que fue capturado “con indicios de transportar cocaína” en la Mosquitia hondureña. En esta ocasión también se señaló de vínculos con el narcotráfico a Samuel Reyes Hernández, ministro de Defensa y primo de TONY y JOH.

JOH: “A nosotros no nos crearon así”

Queriendo dar un baño de pureza e inocencia a su familia Hernández Alvarado, el dictador JOH en una entrevista a la prensa en su ciudad natal de Gracias, Lempira, donde se realiza la convención anual del partido Nacional, dijo: “A nosotros no nos criaron así, nos educaron para poder respetar a los demás”.

Lo que se le olvida a este dictador es que su padre Juan Hernández Villanueva a quién él llama “general” fue un coronel de cerro (sin escuela) que durante fue Comandante de Armas (un todopoderoso) en la ciudad de Gracias se le recuerda por sus políticas represivas propias del cachurequismo cariísta de: “encierro, destierro y entierro” de sus oponentes políticos y desde entonces empezó a acumular bienes con el contrabando de aguardiente y otros negocios sucios.

Además, al dictador JOH se le olvida que durante el gobierno también del cachureco “Pepe” Lobo siendo él presidente del Congreso Nacional, se inició el famoso escándalo del robo y saqueo de 7,000 millones de Lempiras  (más de US$  318 MILLONES ) provenientes de las arcas del Seguro Social de Honduras (IHSS), muchos de los cuales fueron a parar a la campaña presidencial de JOH y él aceptó que había usado parte de esos fondos “pero que los devolvería” (lo que supuestamente no hizo).

Entonces cabe preguntarle: ¿fue esa la crianza que le dieron sus padres? ¡Sus taras y perversidades los arrastran en sus genes!

Conclusiones

  • En Honduras durante la “era democrática”, 1982-2018, ha habido nueve presidentes señalados de corruptos, narcotraficantes, asesinos y violadores de los derechos humanos, unos en mayor y otros en menor escala. Desde el gobierno liberal de ROBERTO SUAZO CÓRDOVA, 1982, hasta el actual del dictador Juan Orlando Hernández Alvarado todos los presidentes han sido señalados en acciones antiéticas y ninguno ha sido llevado a juicio por las autoridades judiciales hondureñas, menos ingresado a una cárcel.
  • Casi en todos los países de Centroamérica, con la excepción de Honduras, tienen uno, dos y hasta tres ex presidentes encarcelados por corrupción, lavado de activos, tráfico de influencias, narcotráfico y es este país el más señalado, pero hasta ahora ninguno ha visitado las ergástulas penitenciarias.
  • Así como van las cosas las “moscas” le ronronean a los presidentes Porfirio Lobo Sosa y Juan Orlando Hernández que se continúan cubriendo con un manto de impunidad.
  • Si quién aplica la justicia y toma las decisiones sobre este paisaje llamado Honduras es el gobierno gringo, lo más correcto sería desmantelar este aparato estatal y destinar esos presupuestos para mejorar las condiciones de vida del pueblo hondureño. La burocracia estatal es demasiado cara y corrupta.

25 de noviembre 2018

 


0
0
0
s2sdefault