Por: OFRANEH*

La Ceiba, 28 de octubre de 2018.- Una vez más el gobierno de Juan Orlando Hernández demostró su inclinación por la violencia, al utilizar el día de ayer, alrededor de 1500 efectivos, entre policías y militares, los cuales desalojaron sel Campamento de la Resistencia en Guapinol, dónde durante 87 día se mantuvieron habitantes de la zona, en defensa del derecho al agua, ante la destrucción que viene realizando la empresa minera Pinares.

La destrucción que viene perpetrado Lenir Perez y Ana Facusse, en el Parque Carlos Escaleras, conocido previamente como Parque Nacional Montaña de Botaderos, donde nacen los Tinto, Mame, Monga, Cuaca, San Pedro, Guapinol, Tocoa, Taujica, Bonito, Izquierdo, Rio Chiquito; fuentes hídricas que alimentan a 14 comunidades del sector de la ciudad de Tocoa y de Abisinia

La explotación de óxido de hierro a manos de la minera Pinares, ha desatado un enorme malestar entre las comunidades afectadas, las que ven el derecho humano al agua ser denegado por las instituciones estatales encargadas de supuestamente velar por la protección del medio ambiente. La Secretaria de Recursos Naturales, Ambiente y Minas, parece ser que está destinado mas a la destrucción de la biodiversidad en le país que a protegerla.

En el 2013, el Congreso Nacional emitió el decreto legislativo 252-201 con el propósito de disminuir la zona núcleo del Parque Nacional Carlos Escaleras, y así poder proceder a la concesión del áreas protegida. La estrategia aplicada con la montaña de Botaderos se esta convirtiendo en un ardid aplicable a varias zonas del país que pasaron a formar parte de corredores biológicos impulsados por organismos financieros internacionales en la ´década de los 90 del siglo pasado.

Las acusaciones por parte del ministro de la Presidencia Eball Díaz de señalar públicamente que “fuerzas ideológicas financiadas desde el extranjero serían responsables de boicotear la inversión en Honduras”, en referencia al campamento de resistencia en Guapinol; así como la creación de una fuerza de tarea destinada a” solucionar conflictos en el sector minero”, son amenazas dirigidas contra el campamento de resistencia en Guapinol y a los protectores de los bienes comunes en general.

La actitud asumida desde la municipalidad de Tocoa, pasando por MIAMBIENTE, Ministerio Público y fuerzas de seguridad de darle continuidad a un proyecto de muerte que afecta al valle de Aguan, es una muestra de la mentalidad colonialista que persiste en Honduras. El óxido de hierro genera destrucción y las ganancias son irrisorias hasta el punto que en julio de 2017, Dania Baca, subdirectora de investigaciones de INHGEOMIN indico que ese mineral ya había salido de los cuadros de exportación del sector minero, ante el bajo precio en el mercado internacional, siendo el precio de $57 por tonelada no es rentable para las compañías mineras.

Para la OFRANEH es inaudito que el estado de Honduras, el cual viene expulsado a través de la violencia imperante y la corrupción, a miles de hondureños que huyen de desastres en que nos encontramos sumidos; utilice la violencia para acallar reclamos sociales ante la destrucción de cuencas hidrográficas, mientras protege a un gruspusculo de “empresarios” que se han dedicado a destruir el país.

*Organización Fraternal Negra Hondureña.


0
0
0
s2sdefault

Más Leídos