Por: Galel Cárdenas*

Edilberto Borjas, es un organizador de eventos de toda su vida,  lo conocí cuando éramos estudiantes del Profesorado de Letras en la antigua Escuela Superior del Profesorado ¨Francisco Morazán¨, precisamente actuando en uno de los ocho entremeses de Miguel de Cervantes y Saavedra conocido como El Retablo de las Maravillas, escrito allá por 1615.

Edilberto Borjas estaba matriculado en aquella antigua escuela,  en  un curso adelantado un año más allá que el nuestro, era una época de formación de Saúl Toro, Rigoberto Paredes, Honduras Cárdenas, Normanda Martínez, Roberto Zapata, Rebeca Guzmán,  Ramón Hernández, Julián Lanza,  Rubén y Jaime Berríos,  solo para recordar algunos nombres de esa generación.

Con el tiempo dando vueltas como un trompo, luego nos vimos en Bogotá estudiando las licenciaturas en lingüística y literatura, unos matriculados en la Universidad Pedagógica  colombiana y otros en la Universidad Javeriana, allá nos encontramos  Dagoberto Martínez, Rubén Berríos, Julián Lanza, Rigoberto Paredes,  estudiando literatura con los jesuitas; en la UPN bogotense estudiaban Roberto Zapata, Ramón Hernández, Edilberto Borjas, Rebeca Guzmán y Normanda Martínez.

Allá obtuve el Premio Nacional de Poesía a nivel Universitario de la Universidad Jorge Tadeo Lozano,  con el texto aún hoy inédito ¨Puerta de Golpe¨, por cierto que alguna vez aparecí en antologías colombianas de poesía creyéndome  aeda de aquella nación que nos acogió con calidez humana y solidaria.

Tito Estrada, Mario Jaén y Saúl Toro estaban inscritos en la Escuela de Arte Dramático cuyo corriente teatral estaba dirigida por extraordinarios directores de teatro latinoamericano como Santiago García y Patricia Ariza.

Y luego regresamos con los ánimos encendidos tanto que los compañeros Rigoberto Paredes, Rubén Berríos, Roberto Zapata, Ramón Hernández y Edilberto Borjas fundamos primero el   Bachillerato en Letras y luego la Licenciatura, para mucho tiempo después, fundar la Maestría en Literatura Centroamérica, cuyos enemigos institucionales la defenestraron como opción académica de alto nivel.

Saúl Toro y sus compañeros de estudio procedentes de  Bogotá fundaron por su parte la Escuela de Arte Dramático y a la vez sus propios grupos de teatro que aún todavía por allí funcionan con una longevidad impresionante. Crearon también el Departamento de Arte y la Carrera de Teatro en la Universidad Nacional, junto con otros compañeros de currículo artístico.

Edilberto Borjas entre tanto, también fungía como profesor de Español del Instituto Hibueras en donde por muchos años organizó el festival estudiantil de teatro a nivel de Tegucigalpa.

Ya  en el Departamento de Letras  de la Unah asumía el papel de animador cultural que ha sido toda la vida, produciendo teatro, actividades culturales diversas, reconociendo artistas, en fin, la re afirmación incansable de  promotor  cultural.

Paralelamente dedicó su vida a crear una vida cultural en Cantarranas que inició con el Festival Gastronómico de Comidas tradicionales en vías de Extinción, allí mismo fundó un grupo juvenil  de teatro y promovió a su vez la Casa de la Cultura a través del Centro Local de la Cultura, de enorme penetración artística cultural en los alrededores de esta calurosa ciudad de Cantarranas.

Ha incentivado el muralismo en su pueblo, de manera que ahora se ha realizado el Segundo Guancasco Muralista, que viene siendo el encuentro de muralistas hondureños con centroamericanos y latinoamericanos,

Así mismo creó el grupo de los zanqueros y ahora ha incentivado de manera sistemática la pinta de murales acción que está extendiendo por toda la ciudad, hoy encontramos en estas casas y sus paredes, murales con la imagen de Berta Cáceres, Edilberto Borjas, Lucila Gamero de Medina, Alfonso Guillén Zelaya, Froylán Turcios, Roberto Sosa y demás referentes literarios históricos del país.

El Festival Gastronómico y Artístico tiene hoy una dimensión de pluralismo de las artes porque ha convertido el parque central y una tarima dispuesta para la presentación de obras de teatro, grupos juveniles musicales, reconocimiento de escritores e intelectuales nacionales, danzas folclóricas, lecturas de poesía, exhibición de murales.

Estas actividades tienen veintitrés años ininterrumpidos de funcionamiento y nuestro querido compañero  ha encontrado un alcalde liberal,  Francisco Gaitán, que por un tiempo de diez y seis años ha sido quien lo ha apoyado  en todo momento para tales menesteres, inclusive esta práctica cultural está siendo imitada por otras alcaldías como la de Trujillo, Guaymaca, Ceiba y pueblos aledaños circunvecinos del departamento de Francisco Morazán.

Los muralistas han pintado un cuadro en la parte adyacente de una pared de la iglesia de Cantarranas.

Y en esos dos días los intelectuales, artistas y escritores visitan el pueblo, junto a un público ya matriculado con el festival.

Los profesores de español y otras materias generales universitarias envían a sus alumnos a participar de tan extraordinario acto artístico cultural sin precedentes en Honduras, a excepción de la otra capital cultural que de manera brillante organiza en Gracias el poeta Salvador Madrid.

Lo interesante de esta actividad cultural es que no está ligada a la celebración de las ferias religiosas tradicionales del país, sino más bien al arte y la cultura.

Este año, reconoció la carrera literaria de cuatro poetas de la vanguardia literaria hondureña, a Pompeyo del Valle, Livio Ramírez, Tulio Galeas y Galel Cárdenas.

Por la noche, a partir de la seis de la tarde se invitó a una orquesta de música tropical nacional para que  que amenizara,  como punto final, el acto cultural de los dos días de expresiones artísticas de este bello rincón de la patria de Francisco Morazán, José Trinidad Cabañas y Ramón Rosa.  

*Poeta, Ensayista. Ex Catedrático del Departamento de Letras, UNAH.


0
0
0
s2sdefault

Más Leídos