Por: Miriam Elvir*

La usurpación de funciones.

¿Quién no ha soñado con una Honduras verde?...

Hace algunos años junto a un grupo de periodistas nos propusimos un hermoso reto, “Prensa Verde”, un proyecto periodístico encaminado a  la educación ambientalista bajo el lema una Honduras te queremos verde.

Hoy, años después este lema es un verdadero viacrucis, pues el Estado hondureño ha pintado de verde cada calle de nuestro país. Tristemente el verde olivo del uniforme militar ha reemplazado prácticamente el verde de la madre naturaleza.

Este, es el actual escenario de mi Honduras en donde los militares han usurpado funciones de todas las profesiones: militares en los hospitales públicos entregando medicamento, militares en los grandes comercios custodiando bienes privados, militares en los aeropuertos, militares en operativos de tránsito y en capturas policiales, militares de escoltas de funcionarios y de sus familiares, militares en los centros educativos públicos y privados, militares en los mercados, en fin militares en cada espacio público disponible.

Uniformados con sus rostros cubiertos con pasamontañas y con poderosas armas utilizadas en la guerra forman parte del ornato de las calles de Honduras, esto bajo el ridículo argumento de una estrategia para asegurar el orden y la seguridad, pero que cuyo trasfondo es el secuestro estatal para limitar la reacción ciudadana.

Esta realidad es de suma preocupación pues Honduras un país con pobreza extrema y con altos niveles de impunidad y corrupción, mas no así un país en guerra ha destinado mayor presupuesto a la seguridad (compara de armas, equipamiento y adiestramiento militar) que a la salud y a la educación.

Bajo este contexto de culturización del miedo a través de la represión militar es común ver convoyes militares persiguiendo manifestantes, es normal que el uniforme verde olivo sustituya el resto de los colores que conforman un país, incluso el color blanco vinculado a la esperanza y a la paz.

Habrá que acostumbrase a ser detenidos y requisados por militares quienes controlan la libre circulación de los ciudadanos, habrá que aceptar que los militares usurpen a los médicos y maestros, habrá que aceptar que Honduras permanecerá militarizada por “cuatro años más”, habrá que reconocer que nuestro verde será verde olivo.
 

* Periodista y Defensora de Derechos Humanos. Actualmente coordina el Área de Comunicaciones del Comité por la Libre Expresión (C-Libre).


0
0
0
s2sdefault