Escrito por: Ronnie Huete S.

Periodista internacional

La administración del gobierno de los EUA mantiene en su agenda el hacer guerras con la mitad del mundo y fortalecer las políticas migratorias encarcelando a personas en campos de concentración, mientras que su economía sigue echada al azar puesto que aún no se recupera de la recesión económica de 2008.

Los supuesto crímenes que envuelven al presidente Donald Trump y que fácilmente le costarían su cargo en la silla presidencial, han pasado a un segundo plano, debido a la agenda mediática de las corporaciones de la comunicación que enfocan su lavado de cerebro, en la migración y la guerra, olvidando en esencia un tema tan relevante como lo es su economía.

Washington DC, 26 de julio de 2019.  "Los Estados unidos parecen destinados por la providencia a plagar la américa de miserias en nombre de la libertad". carta del libertador Simón Bolívar al coronel patricio campbell, fechada en guayaquil, 5 de agosto de 1829.

 Palabras que infelizmente aun tienen vigencia en el pensamiento de los gobiernos de los Estados Unidos de América (EUA), sean demócratas o republicanos.

 Sin embargo, gran parte de los ciudadanos estadounidenses siguen participando en los procesos electorales, a través de su voto, pese a que la democracia en su país es un fracaso.

 Ejemplo de este fracaso es el actual presidente y fenómeno mediático, Donald Trump quien esta declarando la guerra a la mitad del mundo.

 La falta de retorica y el odio visceral que caracterizan las palabras de Trump son aplaudidas por una fuerte masa de los ciudadanos de EUA, quienes están dispuestos a reelegir a Trump como presidente en las elecciones de noviembre de 2020 y seguir con la política fascista que lo ha caracterizado.

 Pero a que se debe esta alienación y la desidia política de la mayoría de los estadounidenses, Noam Chomsky describe este fenómeno social con la frase; “no saben que no lo saben”.

 Y es que las primeras victimas del sistema feroz capitalista son sus propios ciudadanos, quienes a diario reciben una fuerte carga de bombardeo mediático de las principales corporaciones de los medios de comunicación.

 Los dueños de estas empresas son en su mayoría las que conforman la elite financiara que controla el millonario capital de los EUA.

 La difusión de estos medios se basa en los intereses millonarios de seguir manteniendo el poder y la riqueza en el imperio, y por ende la musa del diseño de la realidad actual se basa en el pensamiento de estos personajes inhumanos y cuyo dios es la fortuna.

 Los sacrificios humanos como saldo de las guerras que son financiadas con los impuestos de los propios ciudadanos de EUA siguen su curso en Afganistán, Irak, Libia, Siria, Yemen, Honduras (guerra no declarada), entre otras naciones que sufren la invasión del poderío imperialista de las grandes corporaciones engendradas en los EUA.

 Sin embargo, el confort y la falsa información que se difunden en las principales empresas de la comunicación en los EUA hace que sus habitantes no se den cuenta que parte de su comodidad se debe a los sacrificios humanos que sus propios gobiernos producen mediante el negocio de la guerra y que sus impuestos mantienen estos asesinatos.

 Seguramente los millones de huérfanos sirios o libios no es del interés de los ciudadanos ya que se mantienen conectados a la matriz de la falsa realidad que construyen los medios de comunicación, que los mantiene esclavos de pensamientos banales, reflejados en la gran industria de Hollywood.

La crisis humanitaria en Centroamérica en donde miles de desplazados de la guerra interna que viven sus países como producto del narcotráfico, corrupción y otras aberraciones que han sido apoyadas por los distintos gobiernos de los EUA, los medios corporativos lo resumen en una simple migración en busca del “sueño americano”.

Esta vagabunda idea aun resuena en el pensamiento de los receptores que ignoran que las invasiones militares y el control hegemónico de las políticas internas de los países centroamericanos desde Washington, son las razones por las que las personas se lanzan al desplazamiento forzado, buscando asilo en la nación del norte.

Lo mismo sucede en Turquía en donde la lejana nación esta sufriendo los fuertes bloqueos económicos comerciales que los EUA realiza en contra de su gobierno con el objetivo de mantener el control geopolítico de la nación intercontinental, puesto que su posición cercana con el medio oriente y Europa la hace una pieza fundamental en la continuación de la guerra en la imposición del nuevo orden mundial y que ha obligado a los ciudadanos turcos a abandonar su nación y lanzarse a la suerte de la inmigración.

De igual forma actúa en contra de la nación persa de Irán con quien mantiene una guerra fría de las palabras, puesto que los EUA amenaza con atacarla, pero Irán responde de similar manera.

Este discurso bélico también se cierne sobre Venezuela en donde las ansias de apropiación del petróleo, oro entre otros recursos naturales, tal y cual lo han hecho en Centroamérica, Mali o Senegal, es la intención imperialista de seguir la agenda del control mundial.

Es increíble de como los gobiernos de los EUA han mantenido las guerras a costa de sus ciudadanos y de cómo todavía mantienen la esperanza puesta en las elecciones generales en donde piensan que a través de un voto electoral se solucionaran los problemas del mundo.

Jared Corey Kushner quien es yerno y asesor presidencial de Donald Trump utiliza este dominio de las masas para acercarse a sus planes de alianza con Israel y así fortalecer la ideología sionista en el mundo entero.

Kushner cuyo pensamiento judío askenazi-sionista ha mantenido firme en la construcción de una “paz”, en lo que llama el acuerdo del siglo entre Palestina e Israel, impulsa esta firma, cuyo contexto se asemeja a otra ilusión más que prefabrica el monstruo monopólico de 7 cabezas que controla el mundo en los medios de comunicación.

Será que la sociedad en los EUA tendrá que ver más guerras financiadas con sus impuestos para despertar de su sueño mediático o simplemente seguir avalando los conflictos bélicos que dejan muerte, desolación y un terrible camino que arrastra a la autodestrucción de la humanidad.

Mientras esto sucede la recesión económica que sufre los EUA desde el año 2008 sigue su curso y la lógica de un empresario capitalista como lo es Donald Trump, sigue llevando a su país aun juego de azar como si se tratase de un enorme casino, cuyas maquinas emiten el sonido de los tanques de la guerra.


0
0
0
s2sdefault

Más Leídos