Por: Rodolfo Cortés Calderón

Las principales plagas que afectan y han afectado los bienes naturales y la población hondureña, de mayor a menor daño, son: el ICF, ALCALDÍAS, UMAS, empresarios MADEREROS, MINEROS e HIDROELÉCTRICOS, INCENDIARIOS y el GORGOJO del PINO.

Los diferentes gobiernos del bipartidismo cachureco, liberales y nacionalistas, que por más de ciento veinte años le han hecho daño a HONDURAS, para “barajar” (esconder) los males que las instituciones del gobierno le hacen al Estado, cada cierto tiempo cambian el nombre a las instituciones, pero son “la misma mona con diferente calzón, siempre azul o rojo”.

Es así como a mediados del siglo pasado surge lo que se dio en llamar la Dirección General de Recursos Naturales con una Sub Dirección de Recursos Forestales, dependencias del Ministerio de RECURSOS NATURALES que tenía como misión, en teoría, la protección y administración de los bienes naturales: biósfera, bosques, suelos, subsuelo, mares, ríos, biodiversidad, agua, clima y atmósfera.

Durante el corrupto, dictador y golpista gobierno militar-nacionalista de OSWALDO LÓPEZ ARELLANO (1963-1975), principalmente en el segundo periodo, surgen una serie de empresas que fueron nidos de corrupción y enriquecimiento de nuevos ricos como MIGUEL FACUSSE BARJUM y RAFAEL LEONARDO CALLEJAS, entre ellas la Corporación Nacional de Inversiones, CONADI, la Corporación Financiera de Olancho, CORFINO y la mal recordada Corporación Hondureña de Desarrollo Forestal, COHDEFOR, más conocida como johdefor (aunque el dictador actual, ni se conocía como político).

EL ICF

Después del enorme desprestigio de la COHDEFOR durante el gobierno liberal del depredador maderero JOSÉ MANUEL ZELAYA ROSALES (2006-2009) para “dorarnos la píldora” por Decreto No.98-2007 se crea con un rimbombante nombre el Instituto Nacional de Conservación y Desarrollo Forestal, Áreas Protegidas y Vida Silvestre, ICF, el peor engendro y estafa del bipartidismo que en vez de conservar, proteger y desarrollar los bosques y la naturaleza la han destruido sin parangón.

Desde aquellos años nuestros bosques, suelos, ríos y mares están desprotegidos, entregados y saqueados de manera servil a empresas extractivas transnacionales que lo único que ven en la naturaleza es el verde del dólar, lógicamente con el consentimiento de empresas presta nombre nacionales.

LAS ALCALDÍAS Y UMAS

Pero, además de los tres poderes del Estado, adquieren gran  responsabilidad a nivel local sobre la depredación de los bosques y de los incendios en Honduras--así como sobre la presencia de empresas madereras, mineras e hidroeléctricas--las corporaciones municipales (ALCALDÍAS) y las Unidades de Manejo Ambiental (UMA), que por ignorancia, complicidad o corrupción no aplican las Leyes que les autorizan para proteger estos bienes o administrarlos con sabiduría.

Las UMA son en realidad escaparates decorativos de las municipalidades, principalmente de los ALCALDES que son al final quienes toman todas las decisiones en el deficiente y manipulado sistema administrativo municipal.

En relación a la plaga del gorgojo han sido incapaces de utilizar estos millones de pies de madera que podrían utilizarse para la construcción de escuelas, muebles escolares, edificios comunales o municipales. Han sido tan incompetentes para mandar a aserrar estos millones de pies de madera de pino para los pobladores rurales que carecen de una modesta vivienda nueva o una digna vivienda mejorada. Han sido tan mediocres que no han desarrollado programas que beneficien estos sectores empobrecidos por las mismas municipalidades.

Según la WEB Once Noticias, reporte de Víctor Aguilar de 4 de mayo 2017,  “El déficit habitacional en Honduras es de casi UN MILLÓN Y MEDIO de viviendas entre nuevas construcciones y las que requieren mejoramiento (covachas)”.

LAS EMPRESAS MADERERAS, MINERAS E HIDROELÉTRICAS

Pero los verdaderos asesinos y destructores de la naturaleza y de los bienes comunes, propiedad de la humanidad para su uso racional, son las empresas extractoras nacionales y transnacionales que en complicidad con sectores del poder económico y del gobierno atacan la madre tierra desgarrándole las entrañas para extraer irracionalmente minerales, aguas y maderas, principalmente madera de color. Son millones de hectáreas de bosque que por estas tres actividades, que no reportan mayor beneficio a la economía hondureña, ya que la mayoría de los capitales son de origen externo y todos estos dineros regresan para enriquecer aquellos países y empobrecer el nuestro.

LOS INCENDIARIOS

Estos hijos e hijas del pirómano romano NERÓN, asolan miles de hectáreas de bosques y vida natural cada año. Con el surgimiento de la plaga de gorgojo, hace medio siglo, los incendios se han incrementado, principalmente durante la última década ya que abunda el material combustible.

El mismo ICF, sin el menor rubor informó que “entre 2017 y 2018, HONDURAS reportó unos 14 mil incendios forestales que destruyeron 712,000 hectáreas de bosque”-

Esta situación se ha incrementado con la complicidad de las autoridades gubernamentales (ICF, Ministerio Público, Tribunales, Policía y Batallones), las ALCALDÍAS y las UMA que por conveniencia política y por apañar a sus partidarios no castiga o aplican las leyes a estos pirómanos. En nuestra comunidad todos los años un ”enfermo” de estos incendia gran parte de bosque, es muy reconocido y a diario el responsable de la UMA pasa por estas calles, sin decir esta boca es mía.

EL GORGOJO DEL PINO

El gorgojo del pino, Dendroctonus frontalis, más que una plaga es el producto de nuestra irracional relación humana, mejor dicho ignorancia o maldad, contra la naturaleza que en diferente momentos descontrola el equilibrio biológico establecido por la madre naturaleza.

La aparición de esta plaga es coincidente con la depredación de los bosques, reservorios y fuentes naturales de producción de agua, que posteriormente origina sequías y consecuentemente incendios que se han presentado en HONDURAS durante los años 1980, 2015 y el actual rebrote del 2019.

Sólo en el rebrote 2015, según el ingeniero GUSTAVO A. CENTENO del Colegio de Forestales de Honduras (Tiempo Digital 31, mayo 2016) se perdieron aquel año 600,000 hectáreas de bosque de pino y el Estado, según cifras oficiales perdió CUATRO MIL MILLONES DE LEMPIRAS.

CONCLUSIONES

1.     Las únicas personas o grupos humanos que históricamente han cuidado los bosques, su entorno, territorios y la naturaleza en general—incluso entregando sus propias vidas--son las ETNIAS que por cultura ancestral hacen un esfuerzo por convivir con la naturaleza. En nuestra HONDURAS debemos rendir tributo, agradecimiento y admiración a las etnias LENCA, PECH, GARÍFUNAS, MISQUITAS, TOLUPÁN, TAWAKAS y CHORTIS.

2.     Con estas instituciones gubernamentales y municipales corruptas e indiferentes el pueblo hondureño sólo está gastando “pólvora en zopilotes” o sea que no hay ningún beneficio con estos parásitos burócratas que se han endiosado en estas instituciones.

3.     La decisión más estúpida es que el Estado (ICF o Municipalidades), Bomberos, escuelas u ONGs ambientalistas se dediquen a hacer campañas de reforestación que siembran, pero después nadie riega ni cuida. La naturaleza es tan sabia y no necesita de nosotros al grado que mejor dejar sin tocar estas áreas deforestadas y dejar que la naturaleza las rehabilite, pero prohibiendo o restringiendo el ingreso humano o de semovientes, declarándolas áreas protegidas.

4.     Pero, además, queremos enfatizar, para no pasar de sesgados en nuestro juicio la culpa que tiene la INDIFERENCIA DE LAS PERSONAS Y PUEBLOS sobre el tema de la deforestación lo que ocasiona el cambio climático, la insuficiencia de agua y la destrucción de la vida en general.

¡EL AGUA ES FUENTE DE VIDA QUE SE NUTRE DE LOS BOSQUES FRONDOSOS, LO MÁS SABIO ES CUIDARLOS Y DENUNCIAR A LOS DEPREDADORES!


0
0
0
s2sdefault

Noticias Destacadas

Más Leídos