Francisco Morazán, Honduras (Conexihon).- Criminalizar la cultura del hondureño diciéndoles sucios culpándolos de las inundaciones es la forma de como tratan de ocultar la poca inversión que se hace en mitigación de riesgos y en la misma cultura, manifestó el economista Ismael Zepeda, del Foro Social de Deuda Externa y Desarrollo de Honduras (FOSDEH).


“Como esperamos tener una sociedad de primer mundo, si tenemos gobernantes de quinta, la inversión para el ordenamiento territorial, cultura ambiental es mínima y las políticas públicas hacen que se concentre la pobreza con viviendas en zonas vulnerables, infraestructura no adecuada, y que no exista la compensación de los recursos naturales” agregó el economista.


De este modo, -ejemplificó- en Tegucigalpa el alcalde tiene la visión de construir un montón de puentes, pero que no le pone atención a las alcantarillas que se obstruyen y que la presión que ejercen los asentamientos humanos y con la nueva población de las ciudades no se hacen los ajustes necesarios.


“Si crecen los barrios y colonias por ende tiene que crecer el sistema de aguas lluvias y el sistema de drenajes y la municipalidad no lo hace, la infraestructura colapsa de una manera que lo vemos en las lluvias y eso tratan de ocultar la no inversión ni en la culturización de la sociedad”, subrayó el experto.


Damnificados inseguros deja la falta de voluntad política en proyectos de reubicación


Todos los años se presentan similares desastres naturales pero la falta de voluntad política y la escasa capacidad técnica dejan como consecuencias damnificados viviendo en condiciones de pobreza y vulnerabilidad con afectaciones directas a la vida humana, explicó la coordinadora del Observatorio del Ordenamiento Territorial de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, Claudia Mondragón.

casa inundada en Choluteca


En las alcaldías existen planes de ordenamientos territoriales que deberían implementar en prevención, proyectos de infraestructura, reubicación social y en el medio ambiente para dar respuesta efectiva en desastres naturales, así como lo señala las Leyes de Ordenamiento Territorial, Municipalidades y agua para ordenar, gestionar y planificar las comunidades.


“Si los pobladores no tienen otra opción donde habitar van a seguir regresando a los lugares de alto riesgo e inadecuadas para vivir porque gran parte de la población no vive en zonas de riesgo porque ellas deseen sino porque no tiene otra opción de accesos a tierra más seguro, y eso es por la tenencia de la tierra”, argumentó la experta en Ordenamiento Territorial.


Asimismo indicó, que los planes de contingencia no dan respuestas auténticas a la vida de la población que tiene afectaciones en las actividades económicas por la pérdida del cultivo, ganado y hasta de víctimas mortales que genera más miseria.


Crece la angustia


“El sábado 6 de octubre empezó la lluvia muy fuerte a eso de las 6:40 p.m. de la noche, se derrumbó una parte de la pared de mi casa, yo estaba muy nerviosa porque en lo primero que yo pensaba era en mis hijos, a las 7:10 p.m. ya se estaba terminando de derrumbar toda la pared y parte del techo, nos salimos de la casa en plena tormenta porque pensamos que se iba a derrumbar toda”, lamentó la defensora del Observatorio Ecuménico Internacional de los Derechos Humanos (OEIDH), Yesenia Beltrán.


La defensora vive en barrio Brasil, entrada principal Aguas de Choluteca, carretera de San Marcos de Colón.


El domingo amaneció enferma de fiebre y gripe consecuencia de estar debajo de la tormenta, tocando el adobe para tratar de arreglar lo que se estaba derrumbando, con láminas y tablas alcanzó a cerrar, “ya era de noche y me daba miedo porque mi barrio se ha hecho peligroso”, expresó Beltrán.

 

Con lamina cerro la pared para evitar que entre alguien ajeno al hogar 

También comentó que un familiar le dijo a la defensora que no se preocupara que lo material se recupera pero que la vida no, aunque Yesenia suspiró que algunas cosas se quedaron enterradas por que no pudo sacarlas.

Más de 10 mil personas afectadas en el Sur por tormentas 


El jueves las lluvias comenzaron pero fue el sábado que las tormentas ocasionaron calamidades afectadando la zona Sur del territorio nacional donde se reportan hasta el momento 10,048 personas afectadas, 1,044 evacuadas, 2,514 albergados y 518 viviendas afectadas, detalla el resumen de incidencias de la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco),


Seis personas han fallecidas y dos están desaparecidas, comunicó el jefe de Sistema de Alerta Temprana de Copeco, Juan José Reyes.


Así mismo afirmó, “hay lugares con riesgo de que pueda brotar una epidemia y genere enfermedades en las vías respiratorias, siendo el sector de Marcovia en el departamento de Choluteca donde hay 172 familias albergadas en la Escuela Tiburcio Carias Andino”.


La saturación en el suelo es de un 100 por ciento, dejando riesgos de deslizamientos, el 90 por ciento de las 160 aldeas y caseríos del municipio de Marcovia están incomunicadas por el desbordamiento del rio Choluteca.


Los departamentos de Choluteca, Valle y Francisco Morazán, que se mantuvieron en alerta roja en los últimos cuatro días, reportan grandes desastres consecuencias que dejaron las 70 horas de lluvia que abatieron con 300 milímetros de agua.


La alerta roja significa riesgo extremo para avisar a la población que tome las medidas de precaución necesarias para salvaguardar sus vidas. 


“Lo que tuvimos el fin de semana fue un sistema de baja presión que se introdujo al país desde el pacífico y este sistema nos dejó lluvias de hasta 70 horas y que crecieran los ríos de forma considerable”, enunció el jefe de Meteorología de Copeco, Francisco Argeñal.
Los daños son grandes y devastadores

Los daños son grandes y devastadores


“Los daños materiales son grandes las familias no pudimos sacar nada de las casas por que no sabíamos que iba a pasar tormenta tan grande, los niveles del rio estaban aumentando desde el día viernes, siempre crece cuando llueve y de manera repentina a las 5:30 del sábado ya el agua comenzó a meterse de manera rápida y nos llegaba hasta la cintura”, relató la periodista, Xiomara Velázquez.


La Corbeta es un barrio de Choluteca donde vive la comunicadora, ella comenta que barrio La Cruz y Buenos Aires también están devastados y aproximadamente viven 200 familias.


“Mi papá y mi hijo se quedaron en un hotel pero mi hermana y yo nos quedamos cerca de la casa porque siempre hay gente que se aprovecha de la situación, ladrones que se meten a las casas y a las 3 de la mañana nos fuimos a descansar, regresamos en la mañana a ver que podíamos hacer, y hoy martes aún seguimos limpiando los desastres”, subrayó la comunicadora.


La deforestación es el principal problema

Los árboles, tierra y el ciclo de las estaciones del año tienen una función esencial en los cambios climáticos, cuando se destruye el ecosistema y los manglares especialmente en el Golfo de Fonseca hacen colapsar los suelos en las tormentas naturales.


“Cortar los arboles es uno de los mayores problemas, ya que no estaban para absorber el agua que se salió, porque nunca había pasado eso y la inundación sigue”, afirmó la ambientalista del Movimiento Ambientalista Social del Sur por la Vida (MASS-VIDA), Blanca Trigeros.


En la comunidad de Prados en el departamento de Choluteca se inundaron las casas y los cultivos se arruinaron que son los que utilizan para sobrevivir los pobladores.

Inundación en la comunidad de Los Prados 

Aún sigue inundado aquí y da pesar que hayan cortado los árboles para poner plantas fotovoltaicas en la comunidad de Los Prados concluyó, la defensora del medio ambiente.


0
0
0
s2sdefault