Tegucigalpa, Honduras (Conexihon).- El Movimiento Ambientalista del Sur por la Vida (MASSVIDA), denunció que sin el debido proceso de consulta a los territorios indígenas y campesinos aledaños a los ríos, el gobierno reactivó 14 concesiones hidroeléctricas con la excusa de prevenir desastres naturales en Honduras y crear energía eléctrica.

El total de las concesiones son : 1. Llanitos y Jicatuyo en el Río Ulúa, ubicados en el departamento de Santa Bárbara; 2. El Tablón en el Río Chamelecón; 3. San Fernando y Morolica en el Río Choluteca; 4. Quebrada Relumbrosa, La Ceiba, Atlántida;  5. Río Jalán, Olancho; 6. Río Texiguat, El Paraíso; 7. Río Guangololo, La Paz; 8. Río Leutona, Francisco Morazán; 9. Río Gila, Copán; 10. Río Arsilaca, Lempira; 11. Río Maicupa, Copán; 12. Río Talgua, Olancho; 13. Río Mame, Yoro; y, 14. Río Selguapa, Comayagua.

“Las concesiones que están en el río Choluteca va a tener consecuencias negativas de sequía en el acceso al agua, porque nosotros por ejemplo en el sur del país estamos en la zona del Corredor Seco de centroamericano y aquí si no es con huracanes o con fenómenos naturales, no llega la lluvia en el sur”, sostuvo el ambientalista, German Chirinos coordinador del MASSVIDA.

Agregó que el objetivo de las represas “en el río es retener la poquísima agua que todavía podemos ver en el invierno y en algunos meses cercanos al invierno que corre el agua, ya lo vimos con las pequeñas concesiones que hacen en el río y la agroindustria, no digamos con la construcción y la represa que lo hacen, así como lo dice el decreto”.

Gobierno rembolsará dinero a los inversionistas

El artículo dos, del Decreto Ejecutivo número PCM-138-2020 estipula: “En caso que estos proyectos no sean económica o socialmente viables para ser operados por un tercero o fracase el proceso de adjudicación, el reembolso de las inversiones realizadas en la estructuración de los mismos correrá a cargo del Estado de Honduras a través de la Secretaría de Estado en el Despacho de Finanzas, misma que deberá reembolsar los mismos dentro del plazo máximo de doce meses a partir de que le sea solicitado el reembolso por parte del fiduciario”.

“El Estado de Honduras tendrá que devolver el dinero si el proyecto no da funcionamiento y la Secretaría de Finanzas (SEFIN) tendría que hacer la devolución en menos de 12 meses, con este tipo de cosas es lo que a uno lo indigna”, subrayó el ambientalista Chirinos.

De igual forma, explico que, en Honduras con todas esas facilidades, el capital extranjero puede invertir sin perder, “porque si el proyecto fracasa por oposición de la comunidad, al final quién es el que paga la demanda es el mismo Estado de Honduras, entonces así es fácil invertir porque el Estado es garante de que el inversionista que decida poner un plazo para la ejecución de los proyectos de las represas para la generación de energía, no va a perder”.

Además, dijo, “el mismo PCM habla de que las empresas ganadoras licitadora de estos proyectos tendrán la venia y todo el aporte de la empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE), para que se le otorgue los permisos de operar y estar con toda normalidad, yo siento que hay un abuso qué sirve como garantía a los inversionistas del proyecto, el Estado de Honduras da garantías fijas para un préstamo de la concesión y construcción de un proyecto de este tipo”.

Concesiones de prioridad nacional excluye a comunidades

El artículo cuatro del decreto concesionario especifica que los procesos de estructuración que se desarrollen para el estudio, financiamiento, construcción y operación de las represas deben garantizar que empresas e inversionistas de diferente capacidad tenga la opción de participar en estos procesos

Pero no incluyen a las comunidades aledañas a los proyectos para consultarles, así lo manifestó el líder ambientalista, German Chirinos, que “el Estado declara como prioridad nacional estás hidroeléctricas, sin incluir a las comunidades o el pueblo que puede estar en resistencia a estos proyectos”.

“Es preocupante que para los extranjeros si hay posibilidad de inversión, pero a los hondureños y hondureñas pobres cuando quieren emprender no hay oportunidades y yo lo que miro es que se viene una conflictividad tremenda porque al pueblo no se le toma en cuenta y la decisión de poner hidroeléctricas en los ríos tiene muchos efectos y una es que las zonas aledañas a las represas van a sufrir daños al ser inundadas por el agua retenida”, agregó el defensor del medio ambiente.

También, manifestó que otra complicación es que el río puede quedar completamente seco en el caso del sur porque casi nunca llueve, “otra dificultad es que dicen que van a prevenir las inundaciones, pero podemos ver que aquí en el sur en la represa de José Cecilio del Valle, siempre hay inundaciones en la zona baja de Nacaome todos los años”.

“En Honduras no hay verdadera mitigación de los desastres naturales y no se puede crear un decreto de resolución si aún hay gente que tiene sus casas llenas de lodo, la verdad es que quienes nos gobiernan no les importa porque no viven en estas zonas, entonces que el pueblo sufra en estas condiciones de forma inhumana es porque no ha habido voluntad política de los gobernantes para mitigar de manera permanente los impactos de desastres naturales”, cuestionó el líder ambientalista.

Concluyó, evidenciando que “siempre existirán los desastres naturales debido a todo el calentamiento global, los fenómenos naturales van a convivir con nosotros y va a depender también con lo que cada uno de los gobiernos quieran hacer de mitigar estos riesgos tan grotescos que han existido”.

 

 


Más Leídos