Tela, Atlántida (Conexihon).- Los conflictos territoriales y los silencios informativos fueron los principales temas del Tercer Encuentro de Radios Comunitarios en Honduras “Por la defensa del territorio norte-sur”.


En el evento desarrollado el 19, 20 y 21 de diciembre se dieron cita siete radios comunitarias de la zona Sur y Norte de Honduras, para compartir conocimientos y experiencias de las luchas que emprenden desde sus comunidades y concuerdan en la necesidad de unirse para romper los cercos mediáticos en Honduras.


En la jornada, estuvieron presentes locutores y comunicadores de Radio Popular del Aguán, Stereo Namasigüe, Radio Voces de Aramecina, Faluma Bimetu, La Voz de Zacate Grande, Radio Sugua, Radio Lumalaly Griga y la emisora comercial Radio Progreso.
Los trabajadores de la palabra, –reconocieron- que informan desde sus comunidades sobre las problemáticas que afrontan debido a la instalación de proyectos extractivistas que dañan al medio ambiente y las formas de vida de esas poblaciones, por lo que abren sus espacios informativos al pueblo y en especial a los jóvenes que prestan sus servicios voluntarios.

                                                                                                 Foto: Josue Santiago


Tal es el caso de Josué Santiago, comunicador de la Radio Popular del Aguán que señaló “la función primordial es informar de las problemáticas que hay en Tocoa acerca de la minería y las malas prácticas de los funcionarios públicos que están embarrados en actos de corrupción”.


Además, expresó que en el encuentro le permitió conocer a otras radios comunitarias y de sus experiencias en el ámbito del periodismo, de igual forma se trazó nuevos retos de realizar programas más educativo e informativo para tratar de expandir las redes en otras comunidades.


Según un trabajo de investigación realizado por el Comité por la Libre Expresión (C-Libre) en el 2017 se contabilizaron 54 radios comunitarias a nivel nacional, que están a manos de comunidades organizadas, mancomunidades, consejos, campesinos y pueblos tribales e indígenas.


Un elemento importante de destacar es que más del 95 por ciento del espectro radioeléctrico permanece en manos privadas y la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) ha realizado normativas internas para “regular” las radios comunitarias especialmente en los últimos años.


En Sambo Creek, Atlántida se está instalando en un territorio Garífuna ancestral una termoeléctrica, y en la radio Sugua que significa caliente en garífuna se denuncia ese proyecto de “muerte” por el cual han sido amenazados varios comunicadores.


La amenaza del silencio


Es por ello que muchas radios exigen se cumpla con el convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) de realizar la consulta previa, libre e informada de proyectos.


Para Anthony Morales locutor de Sugua no existe apoyo institucional para las agresiones que sufren los radiocomunicadores. “Nos han amenazado con nuestros nombres nos dejan audios, mandan personas a decirnos que nos callemos si no nos van a meter balas y nosotros ya denunciamos a la Dirección Policial de Investigación (DPI) y a la Fiscalía de las Etnias”, lamentó.


Asimismo expresó que en las comunidades vecinas, los pobladores fueron engañados porque no tienen una radio que los informe y cuente la verdad de esos proyectos que dañan el medio ambiente.


Límites a la libertad de expresión


En el departamento de Valle está la radio comunitaria Voces de Aramecina, la locutora Yariela Valdés subrayó que la problemática más grande es que hasta la fecha no cuentan con un local propio, porque están ubicados en la Alcaldía Municipal y eso los limita a tener una libre expresión y una mayor cobertura para poder concientizar a mas persona.

Por otra parte, la Voz de Zacate Grande está organizando un equipo de futbol para unir más a la comunidad. Darwin Aguilar miembro de la radio anuncia “compartir las experiencias en estos espacios de comunicar y expresar lo que uno siente es uno de nuestros objetivos primordiales”.

Esto ha sido un espacio para conocer y reconocer el trabajo que están haciendo en cada una de las comunidades que están en conflicto y además se está con la esperanza y fuerza de energía para responder ante las agresividades de un gobierno o empresa privada que están carcomiendo a las comunidades, por eso estamos uniendo el trabajo para una comunicación alternativa que informa y forma en las comunidades, destacó la periodista Karen Paredes de Radio Progreso.


El periodista, José Peraza, de Radio Progreso comentó que “es importantes tener alianzas entre medios comunitarios porque ya no estamos para avanzar solos en esta Honduras en la que hoy nos encontramos, si se unen los empresarios gobiernos y políticos para crear un cerco mediático, nosotros nos unimos para romper esos cercos porque en estos tiempos es momento de democratizar la palabra ya que no solo la tienen la clase dominante, sino que la gente pobre debe tenerla que sufren los embargues de las decisiones que se toman sin consultar al pueblo”.


Radio Stereo Namasigüe se fundó con el objetivo de dar a conocer los talentos de las personas en el municipio pero después se enfrentaron a problemas con proyectos de energía fotovoltaicas y ahora esa es la temática principal dar a conocer que están talando árboles y proyectar el daño ambiental detalló, Cándido Gómez.


El encuentro culminó con una histórica visita a la radio Faluma Bimetu, que en español significa Coco Dulce. Ubicada en el Triunfo de la Cruz en el departamento de Atlántida, esta fue la primera radio comunitaria en Honduras con más de dos décadas informando.


0
0
0
s2sdefault