Tegucigalpa, Honduras (Conexihon).- Efectivos policiales arremetieron contra el camarógrafo de Canal 11, Engel Padilla, mientras filmaba escenas de represión policial hacia una protesta en apoyo al sector transporte en la colonia San Miguel, de la capital hondureña.

Un video que publicó la periodista de la misma televisora, Kimberly Espinoza, evidencia como varios antimotines rodean al camarógrafo, quien indefenso logra sostener su cámara mientras era golpeado y, a empujones llevado hacia una posta policial de la colonia en mención.

En “Once Noticias”, espacio informativo del canal, se condenó el hecho en contra de su compañero de trabajo. “Debe haber más respeto, nosotros sólo cumplimos con informar”, expresó una de las presentadoras del noticiero.

La información difundida por su compañero Carlos Soto, denunció que “no sólo perdió su cámara, sino su libertad”.

Engel Padilla estuvo alrededor de tres horas detenido en las celdas de la posta policial de la colonia San Miguel. Información que conoció Conexihon, asegura que hasta el momento de redacción de esta nota, se encuentra en las instalaciones de Medicina Forense, dónde le practican los exámenes correspondientes y documentan sus lesiones.

La Secretaría de Seguridad, en un comunicado público, con simpleza rechazaron cualquier procedimiento “de nuestros funcionarios en el cual puedan trasngredir los derechos humanos y libertad de prensa”.

Aseguraron el inicio de una investigación para supuestamente “determinar el grado de abuso y deducir responsabilidades".
Sin embargo, la cámara, los golpes, el impedimento informativo ya es de conocimiento público.

En su informe “Violencia contra Periodistas y trabajadores de medios”, la Relatoría Especial de Libertad de Expresión, de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), llama a los Estados para que adopten mecanismos de prevención y evitar la violencia contra quienes trabajan en medios de comunicación.

“El asesinato, secuestro, intimidación, amenaza a los comunicadores sociales, así como la destrucción material de los medios de comunicación, viola los derechos fundamentales de las personas y coarta severamente la libertad de expresión. Es deber de los Estados prevenir e investigar estos hechos, sancionar a sus autores y asegurar a las víctimas una reparación adecuada”, cita el artículo nueve de la Declaración de principios sobre Libertad de Expresión.

El Comité por la Libre Expresión (C-Libre), aseguró que en el presente mes, son tres los hechos de violencia policial- militar hacia trabajadores y trabajadoras de los medios de comunicación, sumada la de esta tarde en su alerta número 61, de lo que va de 2018.

Anteriormente, el 09 de julio, la periodista Maylin Coto, de la Corporación Televicentro fue agredida por un policía con pasamontaña, cuando realizaba una cobertura a un operativo policial. Mientras el 02 de julio, el periodista Javier Rodríguez fue detenido por policías que además le dañaron su cámara de vídeo en la ciudad de Olanchito, en el departamento de Yoro.


0
0
0
s2sdefault

Más Leídos