Tegucigalpa, Honduras (Conexihon).-  No se permitió discursos ni proclamas. La movilización convocada en el marco del Día Internacional del Trabajador este martes, no logró culminar en el Parque Central de la capital, al ser violentamente reprimida por elementos policiales y militares en los alrededores del Congreso Nacional.

Como históricamente ocurre en el país, en el marco de esta conmemoración a nivel internacional, las diferentes organizaciones sindicales, magisteriales, y otros sectores, se convocaron en horas de la mañana en uno de los carriles del barrio La Granja e iniciaron la tradicional movilización, que este año fue acompañada por trabajadores de la comunicación y estudiante de Periodismo de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), que conformaron el grupo de Periodistas contra la Censura, a iniciativa del Comité por la Libre Expresión (C-Libre).

Al avanzar hacia la primera avenida de Comayagüela, no hubo paso por uno de los carriles del parque El Obelisco, al ser acordonado este por miembros de las Fuerzas Armadas de Honduras. Igualmente estaba resguardada la sede el Partido Nacional de Honduras.

Las consignas, los carros de sonido, los trabajadores y trabajadoras continuaban el curso de la movilización. La movilización fue amenizada por conjuntos musicales de las organizaciones gremiales, mojigangas, carrozas, ataúdes con nombres de asesinados políticos y las paredes de edificios y puentes fueron cubiertas por afiches exigiendo respeto a los derechos de las mujeres, justicia para el líder estudiantil Roger González –a 30 años de su desaparición forzada- y libertad para los presos políticos .

Las y los estudiantes de la UNAH, organizados en distintos movimientos acompañaron la caminata, caracterizándose como campesinos, indígenas y con algún personaje de la política hondureña.

Una vez en las cercanías del puente Mallol, que une las ciudades de Tegucigalpa y Comayagüela, las organizaciones que encabezaban la movilización, fueron alcanzadas por los gases lacrimógenos que la Policía Nacional, Escuadrón Cobras y Tigres, y el Ejército lanzaron a mansalva sobre las y los manifestantes.

Una parte de la movilización intentó repeler la represión policial-militar, al cruzar por la calle que conduce de la antigua Casa Presidencial al edificio de Larach y Compañía. Fue en vano que el resto de la movilización lograse ingresar al histórico Parque Central de la capital.

La procuradora de Derechos Humanos del Comité de Familiares de detenidos Desaparecidos en Honduras (COFADEH), Mery Aguricia, recordó que hechos similares a este se vivieron hace 34 años (1ero de mayo de 1984), cuando líderes y lideresas del movimiento obrero fueron capturados en el marco de la Doctrina de la Seguridad Nacional (DSN) y que dos meses antes, fueran desaparecidos los lideres Gustavo Morales presidente del Sindicato de Trabajadores del Patronato Nacional de la Infancia (SITRAPANI) y Rolando Vindel, titular del Sindicato de Trabajadores de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (STENEE).

Policía reconoce sus infiltrados

Los diferentes medios de comunicación, aun y cuando ya estaba sitiado los alrededores al parque central, esperaban que la movilización de este día, finalizara con la tradicional lectura de la proclama de las tres centrales obreras y el Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP).

Esdras Meza

Sin embargo, dos tanquetas y una parte de los 16 mil efectivos policiales que distribuyó la Policía Nacional, continuaron lanzando indiscriminadamente gas lacrimógeno, mismo que afectó la cobertura que hacía  camarógrafos, fotógrafos, periodistas y comunicadores sociales.

Hasta el momento se conoce de forma extraoficial la captura de siete personas, de las que cuatro sí se encuentran hasta la tarde este martes en las celdas de la Jefatura metropolitana del barrio Los Dolores (Core 7).

Mientras seguían los disparos de bombas lacrimógenas, los efectivos armados  golpeaban y capturaban a un joven en las cercanías del  banco de Occidente, frente al restaurante Duncan Maya, a unos pocos metros del Parque Central.

Y miembros del Escuadrón TIGRES por varios minutos detuvieron a Esdras Meza, de 25 años, quien tenía en su cuerpo golpes de bombas lacrimógenas en su cuerpo. Varios periodistas, camarógrafos siguieron al joven para mostrar su detención, a lo que los miembros policiales respondieron con empujones y alejando al joven de las cámaras y los relatos de la prensa.

Por la intervención del dirigente obrero José Luis Baquedano, lograron la pronta liberación del joven, quien denunció ante quienes le entrevistaron que “solo me agarraron porque yo me vine a apoyar esta movilización”.

En tanto, Baquedano condenó que este Día Internacional de los Trabajadores y Trabajadoras, no dejaran que la clase obrera presentara su proclama y que fueran contestadas sus acciones con represión.

“Estaremos denunciando a nivel internacional este tipo de atrocidades que cometen contra la clase obrera y contra quienes se manifiestan por las injusticias de este país”, puntualizó Baquedano.

Aunque existía un fuerte número de policías, militares, TIGRES y CORAS que sitiaron los alrededores del centro capitalino, el edificio del cabildo de la Alcaldía Municipal del Distrito Central (AMDC), fue incendiado en la parte principal, por lo que dos camiones del Cuerpo de Bomberos cerraron la calle, además de las otras avenidas bloqueadas por las tanquetas policiales.

Instantes posteriores a la represión, por medio de un comunicado, el portavoz de la policía Nacional, Jair Meza señaló como responsables de este hecho a “infiltrados en el centro de la capital” reconociendo prácticamente la penetración en las movilizaciones de personas ajenas que causan disturbios para responsabilizar a quienes se manifestaron este día.

-Cabe señalar que el 12 de enero en una manifestación contra el fraude electoral hubo un conato de incendio en el hotel Marriot, por lo que guarda prisión Raúl Alvarado y Edwin Espinal, en la cárcel de máxima seguridad de LA Tolva, Moroceli-

Inmediatamente, en conferencia de prensa, donde estuvieron altos mandos policiales, entre ellos Orlin Cerrato, ex vocero policial durante el golpe de Estado de 2009, se escudó en un discurso trillado de “mantener el orden público”.

Cerca de las dos de la tarde, y a través del canal de televisión UNET Tv, Juan Barahona en representación del Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP), dio lectura a la proclama con la que finalizaría, como en otros años, la movilización del este 1ero de mayo en la capital.


0
0
0
s2sdefault

Más Leídos