Paris, Francia (Conexihon).- Siguen los registros negativos para Honduras en materia de libertad de expresión, de acuerdo con la Clasificación Mundial de Reporteros Sin Fronteras (RSF) que publicó este martes.

De acuerdo con la organización, en su Clasificación anual denominada este 2018 “El odio al periodismo amenaza las democracias”, situó a Honduras como un país que viene en una “lenta caída” desde el golpe de Estado ocurrido en 2009.

RSF agregó que “El grado de impunidad en Honduras –país gangrenado por la violencia del crimen organizado y la corrupción– es uno de los más elevados del continente. Los periodistas que trabajan para los medios de comunicación de oposición o comunitarios a menudo son agredidos o amenazados de muerte, se ven obligados a exiliarse”.

Junto a Honduras, en países como El Salvador, Guatemala y México, las y los periodistas de investigación que abordan temas relacionados con el crimen organizado y la corrupción se enfrentan a intimidaciones, amenazas y violencia física, denunció RSF.

Reporteros Sin Fronteras precisó que, tanto en México como en Honduras, países que cuentan con mecanismos de protección para periodistas, son “ineficaces e inadaptados” para la situación que enfrentan reporteros y demás trabajadores de la comunicación, quienes realizan su labor en medio de “lamentables condiciones de seguridad y con gran precariedad” sobre todo para la prensa independiente.

Los delitos contra el honor por la vía penal fueron considerados por la organización defensora de la libertad de prensa como “procesos judiciales abusivos” contra periodistas. Acciones como la difamación suele ser castigado con penas de prisión y que en ocasiones puede ser sancionado con la prohibición de ejercer el periodismo.

Elecciones y violaciones contra Periodistas y medios de comunicación

Durante la crisis post electoral en el país, en donde fue declarado ganador el actual presidente y ahora ilegalmente reelecto Juan Orlando Hernández, hubo numerosas presiones, amenazas y actos de violencia contra la prensa, apuntó RSF.
El informe denominado “Libertad de Expresión y Crisis Política” presentado el pasado 12 de marzo por el Comité por la Libre Expresión (C-Libre), registró mediante 59 agresiones a este derecho humano, entre las cuales destaca la represión física para la disolución de la protesta, así como la obstrucción de la labor informativa.

El Observatorio Electoral registró 30 agresiones a periodistas y comunicadores sociales entre el 26 de noviembre de 2017 al 26 de enero de 2018.

Igualmente ocurrieron acciones de boicot contra medios de comunicación opositores a la línea oficial del gobierno. El 11 de diciembre fue saboteada la antena de Radio progreso en Tegucigalpa. Mientras que el mismo día, UNE TV denunció que la fibra óptica fue quemada, para irrumpir en la transmisión en vivo del día anterior, en la que darían cobertura a una movilización de la Alianza de Oposición contra la Dictadura.

Vea: Medios hondureños denuncian sabotaje y boicot a transmisiones

Es por ello que en 2018, Honduras bajó un nivel y se encuentra en el puesto 141 de 180, de acuerdo con la Clasificación anual de Reporteros Sin Fronteras.


0
0
0
s2sdefault