Tegucigalpa/Washington.- La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Honduras

(OACNUDH) expresaron su profunda preocupación ante las amenazas y hostigamientos contra defensoras y defensores de derechos humanos, periodistas y medios de comunicación, en el contexto post-electoral, e insta al Estado de Honduras a adoptar medidas que garanticen un entorno seguro para que puedan realizar libremente su labor.

La OACNUDH indicó en un comunicado que ha podido documentar durante la crisis post electoral un número creciente de denuncias de actos de intimidación y hostigamiento contra personas defensoras de derechos humanos, líderes sociales, que habría afectado a más de 50 personas en los departamentos de Atlántida, Yoro, Cortes y Choluteca.

Estos actos, que se habrían intensificado después del 20 diciembre, y que han sido materia de pronunciamiento de ambos órganos internacionales de derechos humanos, incluirían de acuerdo a testimonios recogidos, allanamientos sin orden judicial y seguimientos por parte de las Fuerzas de Seguridad del Estado y personas vestidas de civil, llamadas intimidatorias y campañas públicas de estigmatización a través de la divulgación de panfletos con falsos perfiles personales y atribuyendo la comisión de actos delictivos.

Intimidación

Asimismo, según la información recibida, algunos periodistas habrían recibido amenazas y llamadas intimidatorias tras difundir información sobre el contexto político del país. Igualmente, varios periodistas y medios de comunicación habrían sido víctimas de una campaña de intimidación a través de afiches en los que son acusados públicamente de ser “asesinos de la democracia y la verdad” serviles al gobierno o “incitadores de la violencia y el odio” pagados por la oposición.

Los hechos descritos vulneran el derecho a la honra y dignidad de quienes ejercen periodismo o defienden derechos humanos sin ningún tipo de sustento. Asimismo amenazan su integridad física y psicológica y generan un ambiente intimidatorio y amedrentador en el que se ven seriamente limitados los derechos a la reunión, la libertad de expresión y asociación reconocidos por los instrumentos del derecho internacional de los derechos humanos y que constituyen pilares básicos de la participación social en un estado democrático de derecho.

La labor de defensa de derechos humanos y el ejercicio del periodismo son esenciales para la construcción de una sociedad democrática sólida y duradera, y tienen un papel protagónico en el logro pleno del Estado de Derecho. La CIDH y la OACNUDH instan al Estado a adoptar todas las medidas necesarias para impedir estos hechos y prevenir estos ataques, incluyendo la adopción de un discurso público que reconozca la importancia de la labor de defensores y periodistas y el desarrollo de investigaciones prontas, efectivas e imparciales que permitan la identificación de los responsables y su sanción como medidas efectivas de no repetición.

La CIDH y la OACNUDH recuerdan igualmente la necesidad de dotar de los recursos adecuados al Mecanismo Nacional de Protección para defensores de derechos humanos, periodistas, comunicadores sociales y operadores de justicia para que pueda reforzar el apoyo que presta a los defensores en forma proporcionada a los riesgos que en cada momento puedan existir para el desarrollo de actividades de defensoría. En este marco, la CIDH y la OACNUDH instan al Estado a implementar políticas y prácticas dirigidas a transparentar los criterios de inclusión, evaluación del riesgo y protección del Mecanismo Nacional de Protección, conforme a los estándares internacionales de derechos humanos.

Libertad de expresión en riesgo

El Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (CONADEH) y el Colegio de Periodistas de Honduras (CPH) advirtieron hoy, que la libertad de expresión está en algo riesgo, debido a las constantes amenazas, agresiones, atentados y campañas de odio contra periodistas y los diferentes medios de comunicación en el país.

Roberto Herrera Cáceres, titular del CONADEH, declaró que en los últimos días este ente estatal atendió más de 15 denuncias de periodistas y medios de comunicación de Univisión, Tv Azteca, Waldivisión, UNE TV y las amenazas contra periodistas de HCH, Canal 11, Radio Progreso, Televicentro, Canal 36, Radio Globo, La Tribuna, El Heraldo, La Prensa, Canal 10, entre otros… que se sienten afectados en el ejercicio de sus actividades, ya sea por actuaciones de los cuerpos de seguridad del Estado como de particulares que participan en marchas de protesta.

“Hemos recibido más de 15 denuncias, en lo que va de la crisis post electoral, de periodistas y medios de comunicación, de las diferentes corrientes, que se sienten violentados en su derecho de informar al pueblo hondureño”.

Agregó, que poner en peligro y amenazar a los periodistas, de todas las corrientes ideológicas, implica que hay un enemigo en común frente al sistema de vida democrático.

Para el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos la, libertad de expresión considerada la piedra angular de la democracia,  favorece el debate público, la participación ciudadana y el control del poder político, por lo que cuando se restringe la libertad de expresión o la libertad de prensa no solamente se afecta el derecho humano individual para expresarse sino que también se lesiona el derecho colectivo de la ciudadanía a recibir información e ideas por parte de los medios de comunicación.


0
0
0
s2sdefault