Tegucigalpa, Honduras (Conexihon)-. Datos del Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (CONADEH), confirman que, Honduras, es un país de alto riesgo para el ejercicio del periodismo, y que esa situación se alimenta del alto grado de impunidad que mantienen los entes operadores de justicia.

Un informe, publicado el 8 de septiembre, en el marco de la celebración del Día Internacional del Periodista, el CONADEH detalla que el 90% de los asesinatos ocurridos en las últimas dos décadas se mantienen en la impunidad.

El Informe de Libertad de Expresión, presentado recientemente por el Comité por la Libre Expresión (C-Libre), registra que entre el 2001 y el 2022, en este país centroamericano, ocurrió la muerte violenta de 97 periodistas. Sin embargo, en ese mismo periodo, el CONADEH, solo registra los asesinatos de 94 personas vinculadas a los medios de comunicación.

“El ejercicio del periodismo, en Honduras, quedó marcado, en los últimos años, por una serie de hechos violatorios a la libertad de expresión que van desde amenazas, agresiones, atentados, desplazamiento forzado y la muerte de casi un centenar de miembros en circunstancias violentas”, dice la publicación del CONADEH.

Revela, que entre el 2016 y 2021, la Unidad de Desplazamiento Forzado atendió a 66 periodistas amenazados por el ejercicio de su trabajo. Y de igual manera, este organismo, reporta casos de tentativa de homicidio, lesiones, extorsión y muertes de parientes o personas cercanas a su entorno,

Según el CONADEH la mayoría de hechos violentos contra periodistas, ocurrieron en los departamentos de Francisco Morazán, Cortés y Choluteca.

Impunidad

Recientemente, la Fiscalía General de la República, respondiendo a una solicitud de información pública, de este medio de comunicación, sostuvo que, entre junio del 2009 y junio del 2022, esa entidad operadora de justicia, registró la muerte violenta de 95 periodistas y comunicadores sociales y que de esa cifra apenas llegaron a judicializar 18 casos.

En su respuesta a la petición, la Fiscalía también reveló, que, de los 95 asesinatos de periodistas, solo mantiene en su poder, 20 dictámenes de medicina forense, pese a que éste es un documento que el fiscal que lleva el caso lo puede obtener en la Dirección de Medicina Forense, adscrita al Ministerio Público. La misma institución donde él trabaja. 

Medicina forense es el procedimiento médico que se realiza sobre el cadáver con el fin de determinar la causa, el mecanismo y la forma de muerte. Este dictamen es necesario para la investigación, la judicialización y la condena de los criminales.

Cuatro asesinados en 2022 

A partir del Golpe de Estado del 28 de junio 2009 los crímenes contra los periodistas se incrementaron en el país. De 97 periodistas y comunicadores sociales que han sido asesinados desde el 2001, ochenta y ocho fueron acribillados después de esa fecha.

Del total de crímenes contra los miembros de la prensa, cuatro ocurrieron en el presente año, pese a la aceptación de las recomendaciones, que desde el 2015 le hicieron al Estado, las naciones al mundo que participaron en el Examen Periódico Universal (EPU).

En esa oportunidad las autoridades se comprometieron a establecer los mecanismos necesarios para garantizar la libertad de expresión y el libre ejercicio del periodismo. A investigar los crímenes y a condenar a los responsables.  Sin embargo, esa, es una deuda pendiente con la sociedad.

El primer asesinato de este año, ocurrió el 9 de enero, en la aldea, Tierra Colorada, de San Marcos de Caiquín, departamento de Lempira, cuando fue abatido a tiros, Pablo Isabel Hernández Rivera, director de la Radio comunitaria, Tenan. Después, el once de marzo, asesinaron en San Pedro Sula, al periodista, Omar Antonio Hurtado Carranza.

El once de abril, en la Ceiba Atlántida, apareció muerto en su vehículo, el comunicador social, Carlos Peralta. Y el 29 de mayo, falleció en el Hospital Escuela, de Tegucigalpa, el comunicador social, Ricardo Ávila, quien fue internado de emergencia, después de haber sido atacado por un sicario que le infirió un disparo de arma de fuego, en la cabeza.


Más Leídos