Tegucigalpa, Honduras (Conexihon).- Bajo un ambiente de amenazas, intimidaciones, agresiones, vigilancia, asesinatos e impunidad los periodistas y comunicadores sociales hondureños conmemoran este tres de mayo, el Día Internacional de la Libertad de Prensa.

Sólo en los primeros cuatro meses de este año, tres personas ligadas a los medios de comunicación fueron ultimados, al menos dos sufrieron atentados criminales y una decena reportaron al Comité por la Libre Expresión actos de intimidación.

Desde octubre de 2001, cuando fue asesinado el cronista deportivo, Arístides Soto, hasta la fecha, C-Libre ha registrado en Honduras 96 muertes violentas de comunicadores sociales, periodistas y trabajadores del gremio.

Pablo Isabel Hernández Rivera, quien era director de una radio en el municipio de San Marcos de Caiquin departamento de Lempira y Carlos Peralta, locutor de radio y televisión quien era conductor de un programa de música en Canal 25 de esa ciudad al norte del país, son las últimas víctimas del silenciamiento.

Cabe mencionar que el ultimo comunicador asesinado el 11 de abril pasado, en La Ceiba, Atlántida Carlos Peralta conocido popularmente, como “El Merenguito” por los bajos ingresos que recibía como comunicador, también trabajaba conduciendo un taxi en el que fue abatido por desconocidos.   

Un total, 84 asesinatos equivalentes al 88 por ciento, ocurrieron después del golpe de Estado perpetrado en junio del 2009, momento en que la prensa experimentó un aumento de ataques y convirtiéndose en uno de los países con mayor riesgo para el ejercicio del periodismo. 

Datos de C-Libre confirman que el estado judicial en el que se encuentran los casos de asesinatos a periodistas, el 74% de los casos se encuentran en estado de impunidad, mientras que el 20% se encuentra en un estado ya de judicialización, pese a los compromisos que el Estado adquirió con la comunidad internacional en el Examen Periódico Universal (EPU).

Por la presión ejercida a través de los medios de comunicación, las autoridades solo judicializaron los casos relevantes como de Alfredo Villatoro, ex director de prensa de HRN, Artemio Deras, Héctor Medina Polanco y los catedráticos universitarios, Jorge (Georgino) Orellana y Aníbal Barrow Nery Francisco Soto Torres, C-Libre tiene datos de otros periodistas que también han sido judicializados como Reynaldo Paz Meyes, José Carlos Fernández Umaña, Artemio Deras Reyes Orellana, Igor Abisai Padilla Chávez, Víctor Yobani Funes Solis, Osmin Antonio España Chaves, Jorge Posas.

En el ojo del huracán

En el Examen Periódico Universal (EPU) Honduras se comprometió a cumplir 24 recomendaciones, orientadas a proteger la libertad de expresión y a los periodistas así como combatir la impunidad de los autores de delitos cometidos para silenciar a la prensa.

Sin embargo, siete años después de la conformación del Sistema de Protección para Periodistas, Comunicadores Sociales, Defensores de Derechos Humanos (2015) y a cuatro años de la creación de la Fiscalía Especial para la Protección de los Defensores de Derechos Humanos, Periodistas, Comunicadores Sociales y Operadores de Justicia (FEPRODDHH), se observan muy pocos avances para articular acciones desde el Estado que garanticen el libre ejercicio del periodismo.

En marzo pasado la Oficina de Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACDH), publicó que, en el 2021, último año de gobierno de Juan Orlando Hernández, 93 periodistas fueron víctimas de amenazas, hostigamientos y asesinatos. El informe detalla que, entre los afectados cuentan 209 defensores de derechos humanos. INFORME_ANUAL_2021_OACNUDH_WEB_final.

Los compromisos

En el EPU las autoridades se comprometieron a adoptar todas las medidas, incluida una reforma legislativa para regular el sector de las telecomunicaciones y garantizar el acceso a la información pública, las libertades de prensa y de expresión y el derecho de reunión pacífica.