Gracias, Lempira (Conexihon).- Lamentable los periodistas del municipio de Gracias en el departamento de Lempira, no se quedan atrás y al igual que el resto del país denuncian ser víctimas de agresiones sin que están sean visibilizadas, en su mayoría los agresores son agentes de encargados del “orden y la seguridad ciudadana”.

La invisibilización de agresiones que se han cometido en contra de trabajadores de medios en ese municipio, fue reflejada por los mismos periodistas que participaron en un taller realizado por el Comité por la Libre Expresión (C-Libre), quienes destacaron que autoridades locales les han amenazado y arrestado en el ejercicio de su labor informativa.

Según registros de C-Libre en este departamento han asesinado a dos periodistas, uno de los casos es la muerte del locutor Adelmo Arturo Cortez Milla de 42 años de edad, asesinado el 23 de julio del año 2015, cabe mencionar que hasta la fecha se encuentra en impunidad. 

Otro caso que registra C-Libre es del periodista Nery Geremías Orellana, de 26 años de edad, quien era director de la radio Joconguera del municipio de Candelaria el cual es fronterizo con el país El Salvador, según datos el periodista murió el 14 de julio, a la 2:00 de la tarde, en el hospital público del Municipio de Sensuntepeque, de la República de El Salvador, como resultado de un impacto de bala en el cráneo, caso que también está en impunidad.

Detenciones en el ejercicio periodístico

Uno de los periodistas agredidos es Abdías Martínez, quien labora en Canal 31 y es originario del municipio de Belén, narró a Conexihon “Considerando como agresión, en una ocasión el hecho que se haya interrumpido una transmisión en vivo y luego una amenaza por el hecho de estar cubriendo una noticia, nos tocó interrumpir incluso llamar a la calma a personas que nos estaban agrediendo”.

“Creo que nosotros construimos respeto cuando salimos a las calles estos hechos aislados igual cuando nos han ocurrido otros eventos como detenciones policiales, en las que por el hecho de grabar nos pongan las chachas”.

Ante las detenciones que ha sido objeto Abdías, exigió “Exijo respeto y que las instituciones sepan que no somos enemigos de ellos, que somos aliados y que también resolvemos o ayudamos a resolver los problemas sociales, tratamos de incidir en que el cambio en los pueblos y ciudades este avanzando de manera que no veo que deba alguien que molestarse por el trabajo que realizamos”.

También el periodista Carlos Sorto, quien labora en  Canal GRT, contó que fue víctima de agresión por parte de agentes policiales “Existen muchos riesgos tanto de forma personal como colectivos, en mi caso personal he vivido experiencias, en el mes de mayo del 2020 cuando estábamos en pleno confinamiento a causa de la pandemia por COVID-19, me encontraba haciendo una transmisión en el Parque Lempira de esta ciudad no andaba gente en la calle por el confinamiento, con mi camarógrafo tuvimos una mala experiencia”.

Carlos prosiguió con su relato “Cuando esperábamos que nos llamaran para hacer una transmisión en vivo del desolador panorama en las calles de Gracias en ese momento; fuimos sorprendidos se nos acercaron dos patrullas policiales eran siete elementos, nos quitaron el equipo y nos dijeron que hacíamos allí aun viéndonos el equipo de televisión enseñándoles el salvoconducto que teníamos, no nos permitieron expresarnos sino que dijeron a tomarnos videos y fotografías, nosotros preguntamos porque se nos llevaba a ese escenario, nos dijeron que no tenían que dar explicaciones”.

Según los agentes policiales le expresaron a Carlos y su compañero que habían recibido una denuncia de personas que estaban violentando el toque de queda establecido por el Gobierno “Nos dijeron que iban allí por una denuncia que habían recibido que ciertas personas estaban violentando el toque de queda, aún cuando los funcionarios sabían que los periodistas teníamos también derecho a la libre circulación con el salvoconducto que nos amparaba, no se nos permitió expresarnos, nos capturaron, nos montaron a la patrulla y nos llevaron a la estación policial”

El mayor temor de Carlos y su compañero era que los agentes policiales los expusieran en redes sociales por ser detenidos sin motivos, según Carlos en el momento que llegaron a la estación policial el vocero los reconoció los dejaron libres pidiéndoles disculpas “El vocero se disculpó y el jefe de policía en la zona nos ofrecieron una disculpa”.

Ante la agresión sufrida Carlos, exigió “Exijo que exista más accionar de las fuerzas del orden porque somos los periodistas si estamos expuestos a esos escenarios que se nos escuche y que haya la apertura que se nos informe de nuestros deberes y derechos, exijo que el funcionario tiene que tener una formación integral más capacitado para enfrentar escenarios con la población, ellos llegan y bruscamente lo arrestan a uno”.

Amenazas y persecución sufre periodista al realizar investigaciones

Por su parte David Mejía, quien es periodista del canal 31 de Gracias, comentó a Conexihon que uno de los riesgos de ejercer el periodismo en la zona es cuando se realizan investigaciones “Uno de los grandes riesgos es en el abordaje de los temas ambientales y temas investigativos a instituciones gubernamentales”

David señaló que ha recibido amenazas y persecución por haber realizado investigaciones de entes gubernamentales “De alguna u otra forma los directores de estas instituciones se han visto involucrados, en el año 2019 una de las situaciones que sentí que estaba en peligro fue por una desforestación en una micro cuenca y luego en un proceso investigativo en una institución gubernamental, que también sufrí bastantes amenazas y de alguna u otra forma persecución por parte de los involucrados en ese proceso investigativo”.

Sobre algunas agresiones que David recibió dijo que hubo un proceso  conciliatorio con los involucrados que no hubo necesidad de poner una denuncia, pero incitó a los entes gubernamentales a brindar apoyo a los comunicadores sociales en caso de agresiones “Es necesario que los entes investigativos prestes atención a cada una de las agresiones hacia los comunicadores sociales”.