Washington, Estados Unidos (Conexihon).- “Esclarecer su móvil y determinar la relación que podría tener con la actividad periodística y la libertad de expresión”, es parte de las exigencias hechas por la Relatoría Especial sobre Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (RELE-CIDH), ante el asesinato del periodista Luis Almendares.

El Relator Especial sobre Libertad de Expresión, calificó este hecho como “otra víctima de la violencia para el periodismo hondureño este año”.

Almendares, de 35 años, fue atacado a tiros en la noche del domingo 27 de septiembre, en la aldea “Mata de Caña”, en Comayagua, departamento del mismo nombre, ubicado en la zona central hondureña.

Se desempeñó como periodista en medios de comunicaciones de Comayagua, fue corresponsal de Radio Globo. Últimamente realizaba su labor informativa a través de su cuenta en la red social de Facebook.

De acuerdo con el comunicado de la Relatoría de la CIDH, las autoridades hondureñas comunicaron que el caso lo investiga la Fiscalía Especial de delitos contra la Vida (FEDV).

“La Relatoría llama al Estado hondureño a investigar de forma completa, efectiva e imparcial este crimen, esclarecer sus móviles, y determinar judicialmente la relación que pudieran tener con la actividad periodística y la libertad de expresión”, recalcó la RELE-CIDH sobre el crimen contra Almendares.

Dicha Relatoría se pronunció ante el asesinato de los comunicadores German Vallecillo hijo y Jorge Posas, el 01 de julio en la ciudad de La Ceiba, departamento de Atlántida. Con Almendares, suman tres los trabajadores de la comunicación asesinados en lo que va de 2020.

Informe anual expone aumento de violencia contra periodistas

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos, en su informe sobre Honduras, publicado en 2019, hizo hincapié que la violencia contra periodistas y la impunidad de los crímenes afecta seriamente el ejercicio de la libertad de expresión.

“El Estado aún no ha logrado garantizar de manera efectiva el derecho de los periodistas a ejercer su labor libre de violencia y, en consecuencia, se vulnera el derecho de la sociedad hondureña a acceder a información de interés público”, señaló el informe de la CIDH.

Mientras que, en su informe anual, la Relatoría Especial de la CIDH llamó la atención de los crímenes contra periodistas en Honduras durante el año en mención, donde no se conocen los autores materiales e intelectuales de estos hechos.

La Declaración de principios sobre Libertad de Expresión, en su inciso nueve, habla que acciones como el asesinato, secuestro, intimidación, amenaza, así como la destrucción de material “viola los derechos fundamentales de las personas y coarta severamente la libertad de expresión”.


Más Leídos