Yoro, Honduras (Conexihon).- Mientras asumen su papel de informar y facilitar la educación, las radios [en su mayoría] comunitarias, enfrentan un nuevo esquema de vigilancia a su programación desde el aparato gubernamental, luego de la ordenanza de tener una hora de contenido educativo, en el marco de la pandemia por el COVID-19.

Esta es la denuncia que realizó Jorge Andino, un periodista de muchos años y quién, por su interés y experiencia en el tema, decidió compartirlo, en declaraciones a Conexihon Hn.

Mediante el Decreto Legislativo 67-2020, aprobado en mayo y publicado cerca de un mes después en el Diario Oficial “La Gaceta”, las estaciones de radio y televisión a nivel regional y municipal, deben ceder por una hora, contenido educativo para los niveles de primaria y secundaria.

Sin embargo, en lo que se puede ver como una acción pertinente durante la pandemia por el COVID-19, se encamina un proceso de mayor vigilancia hacia las radios comunitarias. “Se trataría de ahorrarle un gran trabajo al Estado para emplear equipos de monitoreo”, cuestionó Andino.

El comunicador puntualizó sobre el contexto actual de represión a sectores de oposición al régimen de Juan Orlando Hernández, y ejemplificó el caso de los cuatro líderes garífunas, desaparecidos desde el 18 de julio en Tela, Atlántida.

Donde ahora pueden tener base para decidir horas de programación. Añadió que, la última propuesta del diputado del Partido Nacional, Renán Inostroza, para promover de forma automática a los estudiantes del sistema educativo primario y secundario, genera la sospecha que, de ser aprobada, el gobierno hondureño, emitió el decreto 67-2020 para saber que programación colocan en las radioemisoras comunitarias del país. 

Preparadas antes de la pandemia

Andino recordó que, desde antes que el Poder Legislativo, emitiera el decreto, las radios comunitarias vienen cumpliendo este rol hacia sus comunidades.

“Las radios ya estaban dedicando espacios en su programación para difundir material educativo y eso que su papel en las comunidades por su reconocimiento y validez dentro de las comunidades hacen que se realicen ciertas alianzas o acercamientos con las organizaciones sociales dentro de las comunidades y los maestros”, planteó Jorge Andino.

En el caso de los y las docentes, esta alianza junto a las radios comunitarias facilita el llevar contenido educativo en sus respectivas comunidades, donde no existe la posibilidad de conectarse a una red de internet, tener una computadora, pero sí tiene una radio.

La deuda pendiente

A pesar de la existencia de un reglamento general para el sistema de radiodifusión sonora, emitido por la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (CONATEL) en 2013, la deuda pendiente persiste para el posicionamiento de los medios de comunicación comunitarios.

Para Jorge Andino, “El término comunitario no aparece en ninguna de las legislaciones nacionales, es un escenario complicado y hay que insistir sobre este tema”.

Una de las necesidades puntuales, de acuerdo con el comunicador radial, es la necesidad de crear una Dirección de Medios Comunitarios, para un abordaje directo y que favorezca su potencialización.

Casos como las radios que decidan solicitar una frecuencia y que dicha solicitud no se quede en una dirección general donde salen favorecidos los sectores empresariales y las iglesias, denunció.

Otro punto que destacó Jorge Andino, fue el proceso de digitalización del espectro, anunciado “con bombos y platillos” por CONATEL a inicios de este año y programado para el 27 de abril. Se desconoce sus avances en el tema, pero Andino se preguntó ¿Qué y cómo entrarán a ese proceso las radios comunitarias? Y que no existe información al respecto.

Estándares internacionales, como la declaración conjunta sobre diversidad en la radiodifusión, del 12 de diciembre de 2007, los expertos sobre libertad de expresión de Naciones Unidas, de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), de la OSCE y la Comisión Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos, abogaron por un reconocimiento expreso en la ley y de forma diferenciada de medios de comunicación.

Sobre la obtención de frecuencias, la declaración firmada hace 23 años señala que: “debe beneficiarse de procedimientos equitativos y sencillos para la obtención de licencias, no debe tener que cumplir con requisitos tecnológicos o de otra índole severos para la obtención de licencias, debe beneficiarse de tarifas de concesionaria de licencia y debe tener acceso a publicidad”.


Más Leídos