Valle, Honduras (Conexihon).- Pasadas las cinco de la tarde, al ponerse el sol, el periodista Gabriel Hernández recorría por última vez las calles de Nacaome. No por decisión propia, sino que fue asesinado al mediodía del domingo 17 de marzo, a metros de su casa de habitación, en el barrio “La Ceiba” de la localidad.

Desde su programa “El pueblo habla”, trasmitido por el canal local “Valle TV”, Hernández se caracterizó por ser crítico hacia el trabajo de la corporación municipal, encabezada por Víctor Flores, así mismo, cuestionaba la falta de proyección hacia el departamento de Valle de los diputados al Congreso Nacional.

El comunicador fue auxiliado por personas que, al querer salvar su vida, lo trasladaron en un automóvil pero ya las balas asesinas surtieron su cometido y falleció en el trayecto.

Ya no apareció en el estudio para transmitir su programa. Hoy las cámaras y sus colegas y prensa nacional e internacional, tras ser ejecutado, denunciaban el hecho y al tiempo de exigir justicia.

Hernández, de 54 años, además de su trayectoria periodística, cursaba la carrera de Leyes en un centro universitario privado del municipio.

Versiones de sus colegas, apuntan que Hérnandez había solicitado medidas al Mecanismo Nacional de Protección; mismas que le fueron negadas en el año 2018.

Es la primera víctima de este año, en un país donde mas de 70 periodistas y trabajadores de medios de comunicación, han sido asesinados desde el 2001, de acuerdo a datos del estatal Comisionado Nacional de Derechos Humanos (CONADEH). Las cifras añaden que el 92 por ciento de estos casos permanecen impunes.

Sus colegas lo recuerdan como una persona de mucho coraje, que denunciaba los actos de corrupción de frente; sin faltar el ser un amigo, un hermano en la faena periodística.

“Todavía no salgo del asombro, no puedo creer lo que le ha paso a quien compartimos tanto, la forma como fue asesinado por grupos criminales”, expresó Neptalí Rubí, periodista de la región sur del país, que recibió consejos y compartió coberturas con Gabriel Hernández.

En entrevista para Conexihon, Rubí agregó que el crimen contra su colega deja un vacío no solo en Nacaome, sino en la zona sur, donde alcanzaba a ser visto en su programa. “Siempre se mantenía firme y desde su espacio mandaba un mensaje para despertar la conciencia a la población”, añadió.

"Siempre me pasaba aconsejando porque tenía mayor experiencia en los medios de comunicación, compartíamos materiales informativos, no puedo creer que ya no esté con nosotros", amplió Rubí, quien es periodista del Noti estelar

Él siempre me pasaba aconsejando porque tenía mayor experiencia en los medios de comunicación, compartíamos materiales informativos, lo recuerdo como un hombre con dignidad, mucho coraje, que iba de frente a las situaciones, ante los actos de corrupción que lograba identificar. Esto dentro y fuera de los medios de comunicación.

Periodista Neptalí Rubí

El sur, territorio hostil para periodistas

El accionar de las fuerzas policiales y militares en la zona sur no se caracteriza por ser garante del respeto a los derechos humanos, principalmente la libertad de expresar e informar.

En Choluteca, el periodista Jairo López, desde agosto de 2018 enfrenta censura tras cerrarle su espacio televisivo en un canal local, por presiones de la empresa Energía Honduras (EEH), según lo denunció al Comité por la Libre Expresión (C-Libre). Para noviembre del mismo año, enfrentaba un proceso de criminalización, y el pasado mes de enero fuera detenido por más de 11 horas.

El pasado 27 de febrero, fuerzas policiales atacaron a la periodista Melissa Hernández, quienes le lanzaron una bomba lacrimógena, mientras filmaba un hecho que involucraba a una patrulla policial y amenazas hacia un defensor de derechos humanos.

En Valle, el propio Neptalí Rubí fue víctima de las fuerzas militares, que lo capturaron mientras él daba cobertura a una manifestación ciudadana en rechazo de la reelección ilegal de Juan Orlando Hernández en la presidencia del país, en diciembre del 2017.

Por otra parte, Leonel García, quien dirige y conduce el programa “Dígalo como Quiera” y muy cercano a su colega hoy asesinado, reportó recientemente amenazas y hostigamiento policial.

De acuerdo con el periódico web “Reporteros de Investigación”, García se encuentra en grave riesgo, luego que el estatal Mecanismo de Protección le negara medidas para salvaguardar su integridad.

¿Dónde está la protección a periodistas?

El asesinato contra Gabriel Hernández, evidencia la vulnerabilidad con la que, la prensa de ese municipio ejerce su profesión.

Temor, vulnerabilidad, falta de protección; estas palabras resumen lo que la prensa convive en Nacaome. Rubí describió sentirse vulnerable “ante un sistema que arrasa con todo aquello que pueda provocarle daño”.

Cuando se dió el hecho del compañero Gabriel, sostuvo Rubí, el accionar de la policía fue colocar una especie de operativo con solamente cuatro miembros. Esto con el objetivo de una parte de las acciones para dar con los responsables del asesinato de Gabriel Hernández.

“Lo que causa indignación”, denunció el Rubí, es cuando no menos de 15 elementos policiales o militares resguardan a un político determinado.

“Pero le pasa algo a un colega es que está a favor del pueblo, solo cuatro policías para un ´super operativo´ que supuestamente instalan para buscar a quienes asesinaron a Gabriel”, cuestionó.

El mensaje que envía este sistema, es que tengamos temor y que sólo seamos relacionadores públicos en los medios de comunicación y no ser beligerantes en lo que presentamos en nuestro trabajo, pormenorizó Neptalí Rubí.

En las últimas horas la Secretaría de Seguridad, en un comunicado, únicamente habla de la conformación de un equipo de investigadores para el esclarecimiento del caso, una vez teniendo los resultados, se hará público la información.

Mientras niegan protección a periodistas, haya represión a la ciudadanía, voces como la de Gabriel Hernández, corren el riesgo de ser silenciadas por las balas asesinas en un país, donde informar, puede costarle la vida.

Gabriel Hernández 

0
0
0
s2sdefault