Tegucigalpa, Honduras (Conexihon).- “Si pudiera bajar una estrella del cielo…”, dice una canción en el radio de un taxi blanco que trae de nuevo a la oficina, a "esta peligrosa" mujer de 72 años, cabeza