Conexihon.hn.- Tegucigalpa, Honduras---El Programa de Desarrollo Agrícola de Honduras (PDAH) y el Programa Agrocrédito 8.7, fueron creados por el Poder Ejecutivo en el año 2019 y 2020 respectivamente, ambos coinciden en la misión de incrementar la productividad mediante la rentabilidad agrícola, beneficiando el emprendimiento de los micro, pequeños y medianos productores.

Para ambos programas el presupuesto asignado supera los 6,500 millones de lempiras para el año 2020 de ese monto y según el Banco Hondureño de la Producción y la Vivienda (BANHPROVI) y el PADH, lo ejecutado hasta agosto de este año corresponde a 680 millones de lempiras es decir el equivalente a un 10% del presupuesto general.

La poca ejecución de los programas se refleja en trabajos periodísticos de campo publicados en Conexihon.hn, en los que se plasma la cruda realidad de los productores y productoras a nivel nacional quienes claman por el apoyo estatal que tanto se promociona en los medios de comunicación, pero cuyas realidades son otras, entre esto lo protocolario de los requisitos para optar a un financiamiento de los fondos de dichos programas.

Durante cuatro meses (junio a octubre de 2020), Conexihon.hn, relató las historias de nueve familias hondureñas que jamás dejaron de trabajar la tierra, pese a la llegada de la pandemia por COVID-19 al país. Sus historias reflejaron las duras y desiguales condiciones económicas y sociales para un sector al que el estado de Honduras según sus gobernantes ha sido declarado prioritario en materia de inversión pública.

En tal sentido, Juan Orlando Hernández a través del Poder Ejecutivo impulso la aprobación de estos dos programas con generosos recursos destinados a apoyar la producción de alimentos y la agroindustria alimentaria.

Los cantos de sirena para el fortalecimiento del sector agrícola y agroindustrial a micro, pequeña y mediana escala

El producto financiero Agrocrédito 8.7%, fue diseñado como un fidecomiso del Banco Central de Honduras (BCH) y el Banco Hondureño de la Producción y la Vivienda (BANHPROVI) destinado para el sector agroalimentario

El objetivo de Agrocrédito 8.7 es incentivar el acceso al crédito agroalimentario para mitigar los efectos del cambio climático en el sector productivo, a través del otorgamiento de créditos y su vinculación con programas de asistencia técnica y fondo de garantía.

Los beneficiarios de esta iniciativa serán proyectos agroalimentarios que mitiguen el efecto del cambio climático implementándose a través de asistencia técnica, sistemas de riego o inversión en estructuras protegidas en su plan de negocio; o proyectos agroindustriales-alimentarios que procesen alimento para mercado local

Por su parte, el Decreto Ejecutivo Número PCM-052-2019 da vida al PADH cuyo objetivo es incrementar la productividad y rentabilidad agrícola, mediante la inversión en activos productivos, así como el establecimiento de una mentalidad emprendedora, desarrollando conocimientos, capacidades, actitudes y habilidades como elemento esencial generados de riquezas y bienestar para los productores y productoras.

El PADH está adscrito a la Secretaria de Estado en os Despachos de Defensa Nacional a través de la creación de una dirección de Desarrollo Agrícola en la jefatura del Estado Mayor Conjunto ente encargado de estructurar, ejecutar y administrar el programa.

De acuerdo a la información obtenida por Conexihon.hn vía Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública (LTAIP), por parte de BANPROVIH y PADH,  las ejecuciones presupuestarias correspondientes a los dos programas estatales para el fomento al agro, hasta el mes de agosto no superan el 11% del monto general aprobado.

Nombre del programa

Presupuesto general del programa

Monto ejecutado hasta agosto de 2020

Total de municipios beneficiados hasta agosto 2020

PADH

3,843,914,253.58

  24,355,107.03

13

Agrocrédito 8.7

2,400,000,000.00

656,172,742.00

49

Totales

6,243,914,253.58

680,527,849.03

62

La información reflejada en el cuadro anterior se deriva de los oficios  “SOL-BANHPROVI-33-2020 y Oficio N° UT-119-2020-SDN”, la que evidencia que solamente un 10.47% del presupuesto se ha ejecutado por parte de estos dos programas estatales.

Además evidencia que de los 298 municipios del país, solamente se han beneficiado 62 lo que representa el 21% de la cobertura territorial de Honduras.

PCM 030-2020: Más presupuesto… ¿Para quién?

Con la finalidad de resguardar la seguridad alimentaria del país, Juan Orlando Hernández refrendó ante el Consejo de Ministros de la nación centroamericana, su postura de declaratoria de  prioridad nacional el apoyo al sector productor de alimentos y a la agroindustria alimentaria.

Para ello el gobierno de Honduras, aprobó el decreto ejecutivo PCM 030-2020, con él que busca responder a los desafíos que presenta la crisis del COVID-19, implementado para ello “importantes medidas en resguardo de la soberanía y la seguridad alimentaria de sus habitantes”.

Artículo número uno del PCM 030-2020: “Se declara prioridad y necesidad nacional, así como de interés público estratégico para la nación, el sector productor y de procesamiento de alimentos. El Poder Ejecutivo, el sector agroindustrial alimentario, el sector financiero, el sector de transporte  y demás sectores relacionados deben reorientar sus esfuerzos en el sentido de asegurar que el país cuente con reservas suficientes de alimentos para hacer frente a la emergencia humanitaria y sanitaria que afecta a la Nación, priorizando mantener las cadenas productivas y de distribución de alimentos activas en todo momento; acciones que deben ser sostenibles en el tiempo para paliar los efectos posteriores a las crisis”.

El artículo seis, ordena a la Secretaria de Finanzas (SEFIN), asignar los recursos presupuestarios, que al igual que Agrocrédito 8.7 no se plasman a exactitud. Por su parte el artículo cinco instruye la  entrega administrativa de proyectos en ejecución entre estos el programa de fortalecimiento del servicio del agua urbano en Honduras que asciende a 45 millones de dólares.

Además ese mismo artículo cinco, ordena a la SEFIN proceder d manera inmediata a la aprobación de cuatro proyectos cuyos montos superan los 300 millones de dólares en su mayoría de financiamientos del Banco Mundial (BM), del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y de fondos nacionales.

El PCM 030-2020 es otro proyecto estatal acobijado por el COVID-19 y destinado a fortalecer el agro y la agroindustria a través de un fuerte capital, al igual del PADH y Agrocrédito 8.7. Estos presupuestos han pasado con sutileza ante la veeduría ciudadana que lucha inequitativamente contra la corrupción imperante en los fondos públicos destinados al combate de la pandemia.

Por su parte los y las micros, pequeños y medianos agricultores del país se aferran a sobrevivir a la realidad de la orfandad estatal, lejana a la garantía de una soberanía y seguridad alimentaria que demanda de millonarias partidas presupuestarias, gestionadas a través de los bonitos discursos de la prioridad nacional para el apoyo del sector productor de alimentos y  agroindustria alimentaria


Últimas Noticias

Más Leídos

  • Semana

  • Mes

  • Todo