Honduras no es Venezuela, ni viceversa

Honduras no es Venezuela, ni viceversa

Por: Rodolfo Cortés Calderón.

Consideramos una broma de mal gusto y una tremenda irresponsabilidad de parte de la oligarquía mediática hondureña y mundial, querernos comparar, atendiendo dictados de su patrón imperial estadounidense, a dos países hermanos y pretender confrontarnos en el aspecto ideológico. Comparar a Honduras con Venezuela o viceversa es lo que pretenden los intereses capitalistas para indisponernos a los hondureños a luchar en contra de las oligarquías. Honduras es Honduras y Venezuela es Venezuela. No nos pondrán a pelear a los pueblos latinoamericanos mediocres centros del poder económico, financiero, mediático y religioso.

Ya lo  hemos señalado en varios artículos anteriores. Desde los años 60s el imperialismo en su afán de dividirnos e indisponernos a los pueblos que lo enfrentamos nos pintan un “cuco” para crearnos miedos: primero con el comunismo soviético, después con la revolución cubana, seguidamente con  el sandinismo y hoy nos quieren asustar con el chavismo y el gobierno bolivariano de Venezuela. ¡Ah torpes imperialistas cavernarios, vivimos otros tiempos!

Quieren hacernos creer que con la paliza que le dio SALVADOR ALEJANDRO NASRALLA SALUM de la ALIANZA CONTRA LA DICTADURA al impostor dictador JUAN ORLANDO HERNÁNDEZ del partido NACIONAL aliado en todo tipo de oscuros negocios con los Estados Unidos, se impondrá el comunismo o chavismo en Honduras. Torpes, mil veces torpes y tarados. En Honduras no hay legalmente inscritos partidos revolucionarios, ni comunistas, menos progresistas. Todos los partidos creados por el poder imperial son de derecha, neoliberales, de corte capitalista y a lo sumo siendo optimistas llegan al populismo. Ni en el partido LIBERAL, NACIONAL o LIBRE hay una ideología revolucionaria definida, puede haber en alguno de ellos ideales populistas o de tibio corte progresista e izquierdista, pero ninguno revolucionario en el sentido estricto de la palabra. Hasta ahora todos los gobiernos en mayor o menor medida han sido serviles del Imperio.

Ninguno de los partidos en la contienda pasada del 26 de noviembre, ni el NACIONAL, ni la ALIANZA OPOSITORA son chavistas o comunistas, dejen de engañar al pueblo, ambos son de derecha y forman parte de las estructuras de sostenimiento del capitalismo. Lo que admiramos en SALVADOR ALEJANDRO NASRALLA SALUM es su interés por eliminar la corrupción y recuperar la institucionalidad, eso es todo. Ni MEL ZELAYA (LIBERAL), ni NASRALLA (ALIANZA OPOSITORA) han sido alguna vez socialistas o comunistas. Así que las Corporaciones Mediáticas (TV, Radio y prensa escrita) deben dejar de engañar a la población.  

HONDURAS, nadie lo puede negar es un país bello y que amamos, con 112,492 km2 y con capacidad para dar vida de calidad a sus 8.5 millones de habitantes, ya antes hemos escrito sobre todas sus riquezas, bondades y bendiciones, pero está secuestrado por las mafias imperialistas, nacionales e internacionales que lo explotan. Tiene una población trabajadora, digna y luchadora, sin embargo según la CEPAL (2015) el 60% de la población vive en la pobreza y el 35% vive en la indigencia. Tiene cerca del 15% de analfabetismo según el INE (2010) y más de un millón de jóvenes desempleados NINI, ni trabajan, ni estudian. En los centros de salud no se consiguen medicinas básicas, menos especializadas y los médicos son escasos a pesar de que hay 5,000 médicos desempleados o subempleados. La democracia es débil, en 35 años sólo ha habido 8 procesos electorales manipulados a favor del bipartidismo reaccionario (NACIONAL y LIBERAL), todos con la venia del gobierno de ESTADOS UNIDOS.

VENEZUELA tiene más de 916,445 km2 y 31.5 millones de habitantes; cuánto deseáramos los hondureños tener las riquezas territoriales, acuíferas, minerales y naturales de VENEZUELA. Este país es una potencia en bienes naturales por eso el Imperio globalizado lo quiere secuestrar. Tiene la primera reserva de petróleo del mundo y su subsuelo está repleto de minerales raros estratégicos y diamantes que son la codicia del capitalismo mundial, no digamos su inmensa riqueza acuífera y su múltiple biodiversidad, a lo que se suma su ubicación estratégica. A VENEZUELA  la UNESCO la ha certificado como país libre de analfabetismo y los niños, adolescentes y jóvenes universitarios tienen garantizada educación de calidad y gratuita; millares de médicos graduados en sus universidades y en el extranjero atienden la salud del pueblo en todos los rincones del país; la pobreza según la CEPAL (2015) es de 31%; el gobierno bolivariano ha entregado más de un millón de viviendas a las familias empobrecidas y la democracia se ha consolidado con más de 20 procesos electorales (presidenciales,  de gobernadores, diputaciones y municipales) en los últimos 15 años, una verdadera democracia que supera la de Estados Unidos. 

Ambos países han sido históricamente saqueados y sometidos sus pueblos por el imperialismo norteamericano; VENEZUELA por empresas petroleras gringas y HONDURAS por las empresas bananeras y mineras estadounidenses. A nivel político VENEZUELA fue dominada hasta finales del siglo pasado (1998) por dos partidos tradicionales: COPEI y ACCIÓN DEMOCRÁTICA. HONDURAS desde hace más de 125 años ha estado en manos del bipartidismo NACIONAL y LIBERAL, sin embargo, el 2013 el pueblo hondureño dio al traste con el primero de ellos, el LIBERAL, y en las elecciones de noviembre del 2017 enterró al partido NACIONAL que se sostiene ilegalmente con el apoyo de ESTADOS UNIDOS y de sus ministerios de  colonias la ONU, la OEA y la UE, negándole el derecho al pueblo hondureño que eligió a SALVADOR ALEJANDRO NASRALLA SALUM del partido ALIANZA OPOSITORA como su presidente para el periodo 2018-2022.

Estamos en un momento tan difícil que los hondureños debemos llamarnos a una reflexión profunda. Con esta crisis política todos perdemos porque nos estamos dejando llevar por el energúmeno y megalómano dictador JOH y por corporaciones mediáticas que sólo defienden sus bastardos intereses, pero que les importa un pepino el resto de la sociedad. Veamos cómo todos perdemos con la desestabilización emocional, política y económica que vive el país: la población con los asesinatos, represión, encarcelamientos, pérdida de las garantías y fraude a la juventud que acumula más odio hacia los políticos; los trabajadores producen menos por la represión y tensión; los estudiantes y padres se privan de continuar con su proyecto educativo; los empresarios pierden millones de Lempiras diariamente, ya la empresa privada ha señalado que sólo en estos 15 días han perdido más de 2 mil millones de Lempiras, el turismo dijo perdió 800 millones y así va; el Estado deja de percibir millones y se afecta con los daños materiales sucedidos. La población juvenil se enerva al ver frustrados sus anhelos de elegir democráticamente a sus representantes; los policías ya se dieron cuenta que son ellos los que más exponen su vida enfrentados al pueblo que también se asesina.

Nuestro cariño, admiración y respeto a ambos pueblos; al hondureño, por enfrentar el bipartidismo, la oligarquía y su patrón imperial estadounidense y, al venezolano, por enfrentar sin miedo a la oposición oligárquica anquilosada y al Imperio Hegemónico Globalizado.

Señores empresarios, militares, religiosos y demás sectores de HONDURAS, en sus manos está alcanzar la paz y el desarrollo o seguir en este irrespeto a la democracia y las leyes que a todos nos afecta, la decisión está en sus manos. ¡¡La posteridad no les perdonará su indiferencia y complicidad!!

¡Hermanos y hermanas de la ALIANZA CONTRA LA DICTADURA no cedamos ni un milímetro, sigamos enfrentando a los neocolonialistas liberales, se acerca el triunfo!

09 de diciembre 2017.