Tegucigalpa, Honduras (Conexihon).- Desde hace cerca de dos décadas el periodista hondureño Bartolo Fuentes (54) informa de una de las problemáticas sociales más grandes que existen en Honduras, la migración.

En su labor de ejercer su ciudadanía activa sensibiliza a las personas que huyen del país en que sepan cuáles son sus derechos como refugiados, sin embargo, Fuentes afirma, “nunca he sugerido que la gente se meta ilegal a México, sino que vaya y pida refugio, así como lo estipula el derecho internacional”.


Un refugiado es un extranjero que huye de la persecución y la violencia en su país de origen o residencia a través de la figura del asilo, la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en su artículo 14, establece que “En caso de persecución, toda persona tiene derecho a buscar asilo, y a disfrutar de él en cualquier país”.


“Sin Fronteras” programa radial que transmitía por Radio Progreso, desde 1999, le motivo para participar, junto a otras personas, en la organización del Comité de Familiares de Migrantes del Progreso (Cofamipro).


Una de las primeras actividades que realizó Cofamipro fue la caravana de familiares buscando a migrantes desaparecidos que salió desde El Progreso en el departamento de Yoro, rumbo a la frontera de México.


“Felizmente localizamos por lo menos a cuatro o cinco personas vivas, aunque lastimosamente corroboramos la posibilidad de que se habían muerto algunos de los [hondureños] que se buscaba, esto fue en diciembre del 99”, expresó Fuentes.


A partir de las experiencias con sus familiares y las formaciones en políticas migratorias que ha recibido Fuentes, se interesó en sensibilizar y mostrar la dura realidad de uno de los sectores más excluidos.


El comunicador manifestó que una de las grandes dificultades que ha enfrentado al cubrir esta temática es que algunos territorios son sumamente peligrosos por la actividad criminal en contra de los migrantes y documentar las agresiones resulta altamente delicado porque así como matan a ellos, también podrían matar al que anda recogiendo testimonio de esta situación.


Las personas se juntan y se van


Una de las prácticas más comunes de los migrantes, desde hace varios años, es juntarse en grupos de 10 o más personas, que salen de barrios vecinos y se ponen de acuerdo y huyen, luego en el camino se junta más gente con hasta grupos de 50 individuos.


Este es un fenómeno que se ha dado en los últimos años, pero hasta ahora se ve una multitud caminando en Honduras, es la primera vez que salen de forma pública, manifestó el director de la revista Vida Laboral y del sitio web Honduras Laboral.


Agregó que últimamente “han salido [Caravanas] de Chiapas en México, por lo menos cinco, pero no todas han llegado hasta Tijuana, algunas han quedado en el Distrito Federal”.


Fuentes expuso que desgraciadamente al irse sin la protección del grupo, muchos se exponen a los asaltos, extorsiones y violaciones hasta de la propia policía, que además les captura y si no pagan los deportan.


Los medios de comunicación están amarrados al gobierno


A su criterio las empresas de comunicación en Honduras “están midiendo la información que van a transmitir. Si le va a gustar al que está pagando la pauta publicitaria, que generalmente es el gobierno y sin que se los pidan están cubriéndole la espalda a Juan Orlando Hernández”.


“Eso no es periodismo sino relaciones públicas, disfrazado de periodismo. Le sirven al gobierno, no al público que los lee o escucha y quieren ocultar realidades evidentes”, agregó.


Un ejemplo de esa línea mediática es el mensaje de “Caravana de Centroamericanos” al éxodo que partió el sábado 13 de octubre de la terminal de buses de San Pedro Sula, en el departamento de Cortés.


“Todo lo mueven en función de justificar al gobierno y no quieren mostrar las causas reales que suman a la criminalización de los migrantes. Andan buscando a quien culpar y no reconocer que son las condiciones de vida las que obligan a la gente que se vaya”, manifestó.


Causas de la migración


Las razones de la migración son múltiples pero lo primordial son las carencias económicas, la insatisfacción de sus necesidades básicas, la falta de atención de parte del Estado y ahora pues la pérdida de esperanza de que la situación de miseria que están viviendo cambie –argumentó- Fuentes.


Según el informe sobre el índice de Pobreza Multidimensional, del Instituto Nacional de Estadística (INE) en el 2017, el 60.9 por ciento de hondureños viven en pobreza y el 40 por ciento no satisface sus necesidades básicas de acceso a agua, saneamiento, asistencia a un centro educativo, tienen dependencia económica y el estado de la vivienda se encuentra en hacinamiento.


“Luego vienen otras causas como la violencia en todas sus formas, la intrafamiliar y el estigma que limita el acceso a un trabajo por el hecho de residir en un barrio pobre, también por encontrarse con sus parientes que ya están fuera del país, y no hay que olvidar la persecución política”, añadió.


Después de las elecciones de noviembre la persecución aumentó y las organizaciones de derechos humanos registran al menos 33 muertes violentas producto de la crisis postelectoral.

 

0
0
0
s2sdefault