Atlántida, Honduras (Conexihon).- El rio Jilamito es la única esperanza de agua para abastecer 26 comunidades del municipio de Arizona en el departamento de Atlántida al norte del país, de los cuatro ríos que hay, el Mezapa, Mangunga y San José de Texiguat ya tienen proyectos hidroeléctricos instalados.

Estas concesiones son ejecutadas por las empresas Hidroeléctrica Centrales El Progreso S.A. de C.V. (Hidrocep) e Inversiones de Generación Eléctrica S.A. de C.V. (Ingelsa), propiedad de los empresarios hondureños Jason Hawit y Emín Abufele.

“Ya solo tenemos el rio Jilamito, no tenemos más fuentes de agua, estos proyectos no son de desarrollo, solo les da riqueza a los empresarios y a nosotros nos dejan luto, dolor y desgracia”, lamentó la ambientalista, Elena Gaitán. Criminalizada por defender los recursos naturales y oponerse a la construcción de la hidroeléctrica.

Más de 650 días tienen los pobladores exigiendo un cabildo abierto para declarar la zona libre de proyectos extractivos y proponen la elaboración de un plan de agua comunitaria que provenga del rio para abastecer 26 comunidades que están divididas en 45 aldeas, caseríos y barrios, pero sus voces siguen siendo ignoradas por los alcaldes.

Por lo tanto los pobladores decidieron tomar medidas de presión para que sus peticiones sean cumplidas e instalaron el 15 de mayo de 2017 el campamento Jilamito por la defensa de la vida y la dignidad, dentro de dos meses cumplirán dos años en resistencia.

Violencia y Criminalización  

El alcalde del Municipio de Arizona, Arnoldo Chacón fue acusado por el delito difamación y usurpación de predios y cuatro personas más de la comunidad Jilamo Nuevo, ellos son, Tulio Laínez, Claudio Ramírez, Julio Leiva y Elena Gaitán.

“Estamos resistiendo en contra de una empresa que quiere perjudicarnos quitándonos el pulmón que es el rio. Hemos sufrido violencia por la policía y la empresa ya que hay criminalizados, discriminación, separaciones de familia, incluso en las faldas del cerro habían tigres y como si fuéramos delincuentes nos rodearon de policías militares y rasgaron la bandera nacional que es un símbolo que debemos respetar, abusaron de muchas maneras”, denunció, la defensora del medio ambiente, Claudia Sánchez.

El Movimiento Amplio por la Dignidad y la Justicia, han denunciado en la municipalidad de Arizona y la Fiscalía del Ambiente las violaciones a los derechos humanos, los daños a la naturaleza y al medio ambiente que la empresa está provocando en el río.

Además señalan que en Atlántida hay 42 cuerpos de agua protegidos jurídicamente,  que están siendo amenazados por 24 concesiones hidroeléctricas, 5 de ellas ya están en operación.

0
0
0
s2sdefault

Noticias Destacadas