Tegucigalpa, Honduras (Conexihon).- Retorno al país de los exiliados políticos, libertad para quienes permanecen presos y justicia para los mártires de los años 80, fueron las exigencias de la Convergencia Contra el Continuismo (CCC) y el Comité Nacional por la Liberación de los Presos Políticos, este jueves 27 de diciembre.

En un comunicado, ambos espacios, conformados por organizaciones del movimiento social y defensoras de los derechos humanos en el país, consideraron necesario “ampliar el actual Comité de Presos Políticos para continuar exigiendo justicia a los mártires de ayer y de hoy”.

Hechos como la práctica de la desaparición forzada en el país iniciada en 1979, misma que arreció durante la década de los 80, el golpe de Estado de 2009 y el fraude con que el Tribunal Supremo Electotal (TSE), impusiera como presidente a Juan Orlando Hernández, registran tres casos con impunidad, dolor y luto, expusieron las organizaciones.

“Con los años ochenta del siglo pasado, llegó la democracia constitucional, acabó la dictadura militar, pero no la militarización del país, los militares retornaron a sus cuarteles hasta los años noventa. Pero también llegó la persecución, cárcel, tortura, exilio, desaparición y muerte que llenó de dolor y luto permanente a cientos de familias hondureñas que aún claman por justicia, mientras los culpables viven tranquilos y disfrutan del reconocimiento y respeto de un pueblo a quien se empeñan en borrarle sus recuerdos y su memoria”.

A la comparecencia de la CCC y el Comité por Liberación de Presos Politicos, asistió el ex presidente Manuel Zelaya, en su condición de coordinador general del partido Libertad y Refundación (LIBRE).

El imperio de la barbarie

Para la coordinadora general del Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (COFADEH), Bertha Oliva, desde el retorno a los procesos electorales, en 1982, existen deudas históricas hacia compatriotas que han sido víctimas de la represión orginada desde el Estado y sus cuerpos armados.

“No se puede hablar de democracia, de paz, de tolerancia cuando hay un pasado que reclama verdad y justicia, como familiares reclamamos y exigimos eso”, recalcó Oliva.

Además, hizo un llamado para al retorno de los exiliados y exiliadas por razones políticas y que se les garantice al menos no ir a prisión o ser víctimas de ejecuciones arbitrarias y sumarias.

Oliva aseguró que, existe un compromiso con las víctimas de la represión en el marco de la crisis post electoral, así como del golpe de Estado de junio de 2009 y existe una exigencia del pueblo hondureño en el tema de las desapariciones forzadas.

“En Honduras continúa la barbarie, la intolerancia y que no hay ninguna determinación para liberar los presos políticos”, señaló Oliva.

Queremos recibir el 2019, con el retorno de nuestros compatriotas y que se pongan en libertad a los presos políticos, concretizó la defensora de derechos humanos.

Uno de los funcionarios de gobierno, Ebal Díaz, quien participó en una serie de reuniones con diferentes representantes de partidos políticos (menos LIBRE), en un discurso similar al de los años 80, donde se negaba la existencia de detenidos desaparecidos, en la actualidad no reconoce la existencia de presos por su oposición al régimen de Hernández.

“No hay presos políticos, hay personas que cometieron delitos comunes, así lo demostró el Ministerio Público”, dijo el Secretario de la Presidencia ante los medios de comunicación el pasado 10 de diciembre.

De acuerdo a cifras que maneja el COFADEH, 38 personas murieron durante la represión hacia los manifestantes de oposición en rechazo a la imposición de Hernández como presidente reelecto. 300 personas han salido al exilio y 165 personas enfrentan criminalización por razones políticas; de las cuales cinco permanecen presos en “cáceles de máxima tortura” y el resto se defiende en libertad.

0
0
0
s2sdefault

Más Leídos