Tegucigalpa, Honduras (Conexihon).- En las observaciones hechas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), producto de su visita in loco al país, muestran “algunas imprecisiones” que le serán transmitidas para su subsanación en su informe final.

Así lo dijo este viernes la Mesa Nacional de Derechos Humanos, en conferencia de prensa, y entre ellas es que, en las observaciones preliminares dadas a conocer por la CIDH el pasado viernes 03 de agosto, reconoce al Estado hondureño por la “creación de la Secretaría de Estado en el Despacho de Derechos Humanos que comenzó a funcionar en enero de 2018”.

De acuerdo al Decreto No. 266-2013, del 23 de enero de 2013, cuatro días antes de tomar posesión de su primer periodo presidencial Juan Orlando Hernández (hoy presidente ilegalmente reelecto), desaparecieron cinco Despachos de Estado, siendo fusionadas en siete gabinetes sectoriales.

Según el artículo 14 del decreto en mención, la Secretaria de Derechos Humanos fue anexada a la Secretaría de Gobernación, llamándose “Secretaría de Derechos Humanos, Justicia, Gobernación y Descentralización”.

Para el director del Centro de Investigación y Promoción de los Derechos Humanos en Honduras (CIPRODEH), Wilfredo Méndez, quien forma parte de la Mesa de DDHH, atribuir como logro “la creación” a esta administración presidencial es algo “que no es cierto” y es una de las impresiones que haremos llegar a la CIDH.

La creación de esta Secretaría de Estado ocurrió en abril de 2010, bajo la administración del nacionalista Porfirio Lobo Sosa (2010-2014), hasta que fue desechada por su sucesor a inicios de 2014.

“Por eso no entendemos esa imprecisión de parte de la CIDH en sus observaciones”, sostuvo Méndez.

Además, falta precisión con el tema de los femicidios, porque no está estableciendo de forma clara y precisa, cuando existe una situación grave en el país.

Deben hablar claro, hubo fraude y hay dictadura

Conceptos como “Presos Políticos”, “Fraude Electoral” y “Dictadura”, no aparecen en las observaciones preliminares emitidas por la CIDH.

Referente a la crisis post electoral, la CIDH menciona que, en su haber, cuenta con información que en los primero cinco días de diciembre de 2017, fueron detenidas cerca de mil 300 personas, tras violar el “toque de queda”, que se aprobó en Consejo de Ministros en la noche del 01 de diciembre del 2017 mediante decreto PCM- 084-2017.

“Habla -La CIDH- de personas que guardan prisión, pero no dice que estas personas son presos políticos debe ser clara y firme”, denunció Méndez.

De igual forma, las observaciones preliminares hacen un recuento de 84 personas en libertad bajo medidas contrarias a la prisión preventiva y cinco están en prisión, acusados de delitos de atentado a la seguridad privada y del estado hondureño, fabricación de armas de guerra.

Sin embargo, en ninguno de los apartados son vistos por la CIDH como presos por razones políticas. Eso que hablan de la dictadura y del fraude electoral, en las recomendaciones no están establecidas claramente.

Estado no debe actuar irresponsablemente al sentirse satisfechos con observaciones de CIDH

Aunque en las observaciones hay serios cuestionamientos hacia el Estado de Honduras, en temas de libertad de expresión, uso excesivo de la fuerza, falta de respuesta institucional, entre otros, funcionarios del gobierno evidencian satisfacción ante lo desempeñado por la misión de la CIDH que visitó el país del 30 de julio al 03 de agosto.

El secretario de la Presidencia, Ebal Díaz, declaró a medios de comunicación gubernamentales que la CIDH evidenció su satisfacción “porque ni una sola institución cerró sus puertas a la información que solicitaron.

Por su parte Karla Cueva, titular de esta secretaría de Derechos Humanos dijo que hubo un reconocimiento de la misión de la CIDH, a lo que la funcionaria llamó “los avances realizados durante el 2017 por el Estado de Honduras”.

Lo anterior fue rechazado por la Mesa de Derechos Humanos, quienes en un pronunciamiento leído este viernes calificaron a los dos funcionarios como “presurosos e irresponsables” al declarar dicha satisfacción frente a las observaciones preliminares de la CIDH.

“No hay que engañar a la gente de esa manera, estas son observaciones no un informe, la Comisión tuvo bastantes reuniones para sustentar lo que nosotros estamos diciendo”, pormenorizó Wilfredo Méndez, en torno a las diversas reuniones que el pleno de Comisionados de la CIDH tuvo con víctimas de la crisis post electoral, así como con defensores y defensoras de los derechos humanos; de igual forma con líderes y lideradas en defensa del territorio y los bienes comunes.

0
0
0
s2sdefault