Amapala, Honduras (Conexihon). - Las mantas con mensajes de lucha forraron dentro y fuera del lugar simbólico de la liberación de tierras y playas. Adentro, las ollas y el fogón se fundían para la comida que acompañó la actividad.

“Volvimos a poner el rótulo TERRITORIO LIBRE DE TERRATENIETES”, nos dijeron al llegar a las instalaciones de la radio comunitaria “La Voz de Zacate Grande”, dónde el sábado 14 de abril, la Asociación para el Desarrollo de la Península de Zacate Grande (ADEPZA) celebró su 18 aniversario.

La gente llegaba al “Territorio recuperado”, como se le llama al lugar donde queda la radio y el Campamento Internacional de Observación de Derechos Humanos, ya fuera para saludar o colaborar con mantener “limpiecito” donde por la tarde se llevaría a cabo la reunión. Al final se trasladaron a unos 40 metros de la comunidad, justo en el desvío hacia la comunidad de “Las flores” para realizar una caminata programada para la una de la tarde, hora pactada para el inicio de los festejos.

La península de Zacate Grande consta de 10 comunidades parte del municipio de Amapala, una de ellas es Puerto Grande, allí el 15 de abril de 2005 se constituyó ADEPZA, con liderazgos que identificaron la amenaza de grandes terratenientes de pretendían quitarles sus territorios.

Un personaje hizo falta, nunca faltó a un aniversario de la organización. Pedro Canales, uno de sus fundadores y criminalizado también por la defensa del territorio, no estuvo en la conmemoración de estos 18 años por problemas de salud que debió resolver fuera del país.

Antes de iniciarse la caminata, Allan Torres, nuevo coordinador de ADEPZA definió la actividad de sus 18 años como que, en cada paso representaba lo “que hemos vivido”.

 El lugar de inicio de la caminata fue donde la comunidad enfrentó a gente empleada por Miguel Facussé (ya fallecido), para tener un terreno libre de intervención de terratenientes.

Entre las personas que opusieron resistencia “hubo gente herida, criminalizada, eso es lo que vamos a recordar un poco, lo que se vivió eso”, afirmó Torres.

En la caminata y en el acto de conmemoración, estuvo en memoria la lideresa Berta Cáceres, asesinada el 02 marzo de 2016. “Ella venía a los aniversarios y ahora siempre la tenemos y la recordamos espiritualmente”, dijo Allan Torres.

“Si perdemos la alegría estamos acabados”

Allan Torres

Las comunidades que conforman el Puerto de Amapala recibieron el año 2018 con el despojo de la Isla Exposición, cuya finalidad es la de instalar una Zona Especiales de Desarrollo Económico (ZEDE), mejor conocidas como “Ciudades Modelo”.

Pero Torres apuntó que, en el marco de estos 18 años de celebración, es también “para impulsarnos a una estrategia de lucha frente a lo que se está viviendo, incluso en esta dictadura”.

Caminar bajo el sol, con hambre, con deseos de tener nuestra tierra para habitarla, comunicar y trabajarla. Ese es el sentir de una población que inicia su caminata en un punto donde hace 18 años, personas afines al terrateniente Miguel Facussé y con instrucciones suyas, llegaron a ejercer violencia. Años antes, el también conocido como “Tío Mike”, llegó a península sureña de Honduras haciéndose pasar como amigo de los habitantes de Zacate Grande, y poco a poco de apropió de tierras y playas, hasta un zoológico hay, según rememora ADEPZA.

Se recordó a pobladores que “lucharon por tener un terreno libre de intervención de terratenientes y la gente que opuso resistencia, hubo gente herida, criminalizada. Vamos a recordar un poco lo que se vivió eso”, amplió el joven líder de ADEPZA.

Ellos -militares- están quietos, no hacen nada. Vigilan la radio, no cesa la militarización total de la isla. Eso no significa que nos vamos a callar o va a cesar, nos dan fuerza para luchar, aunque los tengamos cerquita, a unos 20 metros desde agosto del año pasado “ellos tienen gente que les informan quienes andan en la radio y en la organización, por eso no preguntan”.

Entre una condena y la defensa irrenunciable del territorio

Paso a paso la caminata llegaba a su destino final. Santos Hernández, defensor del territorio la acompañó y sobre su espalda cargó la condena “por usurpación”. Sin embargo, en declaraciones a este medio, lejos de sentir temor alentó a sus compañeros y compañeras a seguir en la lucha.

“No vamos a dejar luchar por la tierra”, sostuvo Hernández.

Santos, junto con Abel Pérez, fueron condenados el 26 de abril de 2017 por el tribunal de sentencia de Choluteca por los delitos de usurpación, daños y amenazas en perjuicio del terrateniente Jorge Cassís Leiva.

Casís Leiva alega ser dueño de varios terrenos en la comunidad de Playa Blanca y en la Semana Santa del 2015, un grupo de pobladores utilizó un predio para estacionamiento y alojar a quienes visitaban la playa. El terrateniente alegó su derecho sobre esa parcela y la mirilla judicial apuntó contra Pérez y Hernández; también fue procesado Tomás Cruz, pero absuelto en juicio oral y público.

El mismo escenario se repitió, según denunció Santos, en la Semana Santa de este año. Él lo denominó como un “periodo de guerra”, donde al generarse ingreso económico para mantenerse, donde nuevamente el terrateniente llegó a hostigar y amenazar a la comunidad. Jessica Cárcamo, madre de cuatro hijos y residente de la comunidad de Playa Blanca fue testigo “Esto les va a costar lágrimas de sangre” nos dijo uno de los fieles a ese hombre –Cassís Leiva- expuso la joven defensora del territorio.

“Es una lucha hasta el final”

“Aquí nací en la lucha. Ellos se vinieron poquito a poco en nuestras tierras, pero ahora les grito que acá somos (nosotros) dueños. Por esto no van a callarme, me fortalece el decirles que no les tengo miedo”.

Estas son las palabras de Ethel Corea comunicadora y defensora del territorio, criminalizada hace 14 años. Ella forma parte de más de 30 defensores y defensoras del territorio acusados por el terrateniente Miguel Facussé por el delito de usurpación.

Mas de una década de criminalización a la que todavía se enfrenta, Ethel describe su diario vivir.

“Como familia se siente un impacto muy grande porque nos quitan una fuente de trabajo muy importante de alimentación y destinarlo para transportarnos a firmar nuestras medidas, caso contrario vamos presas”, aclaró Corea.

Corea fue amenazada de muerte en marzo de 2011, por su labor como comunicadora en “La Voz de Zacate Grande”. “Serás la segunda en morir” le fue dicho a ella de acuerdo con una alerta emitida por el Comité Por la Libre Expresión (C-Libre).

Al tomar de la mano a su pequeña hija y formar parte de la caminata dijo que para llegar al final “Hay que seguir luchando”.

En una de las casas de la comunidad, se encuentran instalados militares que pertenecen a la Fuerza Naval desde agosto del año pasado. Se quedan inertes, solo ven pasar la caminata, pero mantienen vigilancia sobre los liderazgos de ADEPZA y la radio comunitaria. “Los tenemos encima” denunciaron en noviembre pasado a www.conexihon.hn.

La caminata llegó a las instalaciones de la radio comunitaria de Zacate Grande. Un acto religioso prosiguió el programa de conmemoración de más de una década de nacimiento de ADEPZA. Para la noche, la población compartió alegría, esperanzas y sostuvieron el mismo grito que esta zona es “LIBRE DE TERRATENIENTES”.

 

 

 

 

0
0
0
s2sdefault