Tegucigalpa, Honduras (Conexihon).- Elba Paz Ayala recorre la morgue capitalina al menos una vez a la semana desde hace ya cuatro meses, la última vez que vio a su hijo con vida

fue en la Jefatura Metropolitana Uno -Core 7 el 27 de septiembre de 2017.

Su rostro desencajado y sus ojos inundados de lágrimas observan levemente una página raída del periódico, en ella se observa a Ever Misael Lagos Ayala (20) junto a otras tres personas a quienes se les acusó de llevar a una persona en contra de su voluntad.

“A ellos los agarraron en la colonia Los Pinos, otro muchacho y dos mujeres menores de edad, ellas ya aparecieron, pero mi hijo y el otro muchacho aún no aparecen”, explicó Paz.

La humilde mujer que labora como recolectora de basura para la alcaldía de Tegucigalpa, asegura que se ha pasado muchos días llorando, sin saber dónde fue a parar su hijo.

“Lo he buscado en todos lados, me dijeron que él salió rumbo a Támara, pero ahí no aparece, es por eso que lo único que quiero es que me digan donde está mi hijo y si ya está muerto que me lo entreguen para enterrarlo”, sollozó.

Lagos Ayala trabajaba como obrero en diferentes oficios.

De acuerdo con la publicación de este día, los detenidos habrían raptado a una persona a las 7:00 de la noche, y la trasladaban a un lugar desconocido. La Policía asegura que los cuatro jóvenes pertenecen a una banda criminal denominada “Los del Barrio”, pero hasta el momento ninguno de ellos ha sido vencido en juicio.

Paz Ayala, en comunicación con Conexihon, solicita a las autoridades nacionales darle mayor información sobre el caso, pues hasta la fecha no sabe si está con vida, si tiene defensa o se encuentra en algún Juzgado de Jurisdicción Nacional.

 

0
0
0
s2sdefault

Más Leídos