1/3

Tegucigalpa, Honduras (Conexihon).- Con una población de al menos 10 mil habitantes, el pueblo garífuna de El Triunfo de la Cruz, es una comunidad a la orilla del mar caribe que basan su economía en la pesca y agricultura, haciendo uso de sus derechos sobre la tierra tradicional, las que les pertenece según los títulos de propiedad desde el año de 1950.

“El Estado de Honduras comenzó a otorgar títulos sobre la tierra en favor de la comunidad Triunfo de la Cruz, departamento de Atlántida, municipalidad de Tela, consta que la comunidad garífuna efectuó varias solicitudes de dominio sobre los territorios en los años 1946, 1969, 1997, 1998 y 2001. Hasta la actualidad, un total de 615 hectáreas y 28.71 centiáreas han sido otorgadas a la fecha en “dominio pleno”, y 128.40 hectáreas en calidad de garantía de ocupación”, señala la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Años de lucha, persecución estatal, criminalización, desalojos violentos, múltiples violaciones a los derechos humanos (DDHH) y asesinatos, ha sido el alto precio con el que el pueblo garífuna ha pagado dichas tierras.

La preciada costa paradisiaca es apetecida por los grandes capitales transnacionales y nacionales, es por ello que a medida que transcurren los años se incrementan las estrategias de coacción para que el pueblo garífuna ceda su tierra y que estos grupos puedan adueñarse e invertir en lujosos hoteles para supuestamente beneficiar el turismo.

Así lo evidencia el último caso, registrado hasta la fecha: el pasado 18 de julio del presente año, hombres armados vestidos con vestimenta policial y militar, secuestraron a cinco personas de la comunidad entre ellos el líder garífuna, Snaider Centeno, presidente de patronato de El Triunfo, que cuenta con medidas de protección, por lo tanto, la comunidad ha realizado manifestaciones y tomas de carretera.

El viernes 24 de julio, a pesar de la represión que vivieron el lunes 20 por parte de las fuerzas de seguridad del Estado, durante una manifestación para exigir el regreso “vivos y sanos” de los hijos de la comunidad, la integrante del patronato Francis López, concedió una entrevista a Conexihon.hn.

“Vivos y salvos los queremos”

“Todavía no tenemos respuesta nos hemos manifestado en la carretera principal, exigimos justicia de que aparezcan nuestros compañeros sanos y salvos eso es lo que nosotros como comunidad queremos, la lucha es también por la defensa de nuestras tierras”, explicó, Francis.

Previo a la desaparición de los cinco jóvenes, recientemente, el 21 de junio se registró el hallazgo del cuerpo sin vida en la comunidad de Punta Piedra del líder Antonio Bermúdez, y el 20 de mayo de 2020, en la comunidad de Río Tinto, el asesinato del integrante de la Organización Fraternal Negra de Honduras (OFRANEH), Edwin Fernández, cuya vida fue arrebatada frente a su familia por no entregar la llave del portón de seguridad de su comunidad.

La integrante del patronato, agregó, “prácticamente todo este año han entrado a nuestras comunidades a llevarse nuestros compañeros y matarlos, también hicieron lo mismo hace poco, en Río Tinto, mataron al presidente del patronato, están tratando de intimidarnos como pueblo, pero nosotros no nos vamos a dejar y exigimos al Estado que cumpla con esta sentencia de la CIDH”.

Sentencia de título comunal

El ocho de octubre del 2015, la CIDH, sentenció al Estado de Honduras a reconocer las tierras de la comunidad y otorgar un título de propiedad comunal, regresar todas las tierras robadas por el Estado y terceros, brindar un fondo de reparación de 1.5 millones de dólares en compensación por daños, asumir compromiso de responsabilidad aceptando las violaciones, dar una disculpa pública y comprometerse a respetar los derechos humanos.  

Por otra parte, el Tribunal recordó que la protección ofrecida respecto del derecho a la propiedad colectiva por el artículo 21 de la Convención y el Convenio No. 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), es la misma independientemente de la calificación de los titulares de dicho derecho como un pueblo o una Comunidad indígena o tribal, por lo que el desconocimiento del Estado de la Comunidad como un pueblo originario no tiene incidencia alguna en los derechos de los cuales esta y sus miembros son titulares.

Pedimos que los investiguen

Una personas integrante del patronato, que prefirió no dar su nombre por motivos de seguridad, culpó a personas con apellidos importantes que tienen terrenos y títulos otorgados por la alcaldía municipal dentro del territorio que le pertenece al pueblo garífuna de El Triunfo de la Cruz.

“Estamos seguros que son estas personas los dueños de los terrenos que están aquí  por el lado de Marbella  yo le quiero hacer un llamado a las autoridades,  que si de algo pueden servir, investiguen a la familia Manaisa, Andony,  Facussé si ellos tienen que decir que hicieron con Snaider, nosotros sabemos que ya lo mataron y sabemos a quiénes contrataron, pero de qué sirve que vayamos a poner denuncias,  si no van a hacer nada”, denunció uno de los miembros del patronato.