Por: Copinh

Organizaciones internacionales de amplio reconocimiento por su labor en defensa de derechos humanos con sede en Estados Unidos y Bruselas, han presentado un dossier llamado “Violencia, Corrupción e Impunidad en la Industria Energética Hondureña: Un perfil de Roberto David Castillo Mejía” donde se revela valiosa información acerca de la vinculación con actividades criminales del presidente de DESA y único autor intelectual procesado por el asesinato de nuestra compañera y hermana Berta Cáceres. 

El perfil de David Castillo evidencia lo que Berta Cáceres y el  COPINH hemos denunciado en múltiples ocasiones; la colusión entre militares, políticos, empresa privada, crimen organizado y banca internacional para el “desarrollo”, para el despojo de los bienes comunes de la naturaleza de las comunidades indígenas y la violación de sus derechos fundamentales, así como, el despojo de la soberanía y bienes del pueblo hondureño.

David Castillo es un militar hondureño, entrenado en la academia militar estadounidense de West Point, ex funcionario público en la ENEE y personaje convertido en empresario vinculado en al menos 8 empresas en Honduras y Panamá. La vinculación de Castillo en dichas empresa se destaca por sendos actos de corrupción, ilegalidades, influencias indebidas a operadores de justicia y fuerzas de seguridad del Estado, violaciones y discriminaciones a la comunidad indígena Lenca de Río Blanco, relaciones con empresas vinculadas al narcotráfico, acoso sexual, persecución y por supuesto el asesinato de nuestra compañera Berta Cáceres como autor intelectual y principal vínculo con los demás responsables.

David Castillo ha sido el principal socio de Daniel Atala Midence, José Eduardo Atala, Jacobo Atala y Pedro Atala en la construcción del proyecto de muerte Agua Zarca. Así como el principal contacto de los bancos FMO, FinnFund y BCIE.

El perfil de David Castillo no evidencia un hecho aislado, sino que desenmascara el patrón de funcionamiento de la llamada industria de energía limpia o renovable y del extractivismo en Honduras. La misma que hoy tiene una guerra abierta contra las organizaciones de base que defendemos los territorios, asesinando  y criminalizando como en el caso de los compañeros y compañeras de Guapinol.

Es por esto que el COPINH exige:

  1. A las autoridades Hondureñas y de los Estados Unidos la investigación y sanción de cada uno de los hechos anotados en este dossier.

  2. La suspensión y revisión minuciosa de todos los proyectos inconsultos otorgados desde el Golpe de Estado de 2009 por darse en un contexto de ilegalidad, corrupción y violencia.

  3. La cancelación inmediata de la concesión sobre el sagrado Río Gualcarque del pueblo Lenca.

  4. El enjuiciamiento de David Castillo sin demora alguna.

  5. La captura y enjuiciamiento de los demás autores intelectuales del asesinato de Berta Cáceres.

Reafirmamos que continuaremos luchando por la justicia para las comunidades Lencas para nuestros pueblos y las tantas víctimas del modelo extractivo que se implementa a sangre y fuego en Honduras. 

Seguiremos disputando la verdad y la justicia.

Hoy con más fuerza exigimos ¡Justicia Para Berta, Justicia Para Honduras!

Dado en La Esperanza, Intibucá a los 4 días del mes de septiembre del año 2019.

Con la fuerza ancestral de Berta, Lempira, Mota, Iselaca y Etempica se levantan nuestras voces llenas de vida, justicia, libertad, dignidad y paz”

0
0
0
s2sdefault

Más Leídos